Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
jueves 23 septiembre |
San Pío de Pietrelcina
home iconEstilo de vida
line break icon

Mi oscura enfermedad y cómo la enfrento a diario

SADNESS

Kleber Cordeiro - Shutterstock

Orfa Astorga - publicado el 24/08/21

Testimonio anónimo que llegó al consultorio de Aleteia

¿Cuándo empezó? ¿Por dónde vino?… No lo sé. Mi proclividad a la depresión puede ser el resultado de una herencia genética sumada a la influencia de una conflictiva familia de origen, y mil cosas más.

Lo cierto es que padezco un trastorno cuyos síntomas afectan al comportamiento y se asemejan a una enfermedad neurológica, pero que no procede de ninguna enfermedad física conocida ni se pueden explicar por ella. Paradójicamente mi constitución es de un varón alto, fuerte e inteligente según algunos test que alguna vez se me aplicaron.

Y… dentro de mí había un “además” que me hacía rechazar esa vulnerabilidad.

Alguna vez en consulta un neuropsiquiatra me dijo con fría dureza: tienes una enfermedad para la cual, aunque existe medicina y terapia específica, no existe una solución definitiva, por lo que deberás aprender a manejarla y quizá de esa forma puedas superarla.

Sus palabras me golpearon: ¿Quizá alcance a superarla? ¿Incurable?

Se había referido a algo que me hacía entrar en los oscuros callejones del miedo, cuando me encontraba en una etapa de mi vida en la que me sentía muy solo.

Tal especialista no andaba errado, pues esa rara limitación se convirtió en compañera de viaje de mi vida marcando la impronta de mis errores, derrotas, culpas personales y mis modestos logros, mientras me hacía mucho daño a mí mismo, o se lo hacía a mis semejantes.

Luego, con el afecto y consejo de buenos amigos comencé a buscar a Dios, ignorante de que era Él quien me buscaba. Fue entonces que adopté la actitud de, con el mazo dando y a Dios rogando.

Luego, tras arduo esfuerzo: una conquista laboral y el amor de mi propia familia.

Por ello me sentía tan bien y tan seguro, que parecía que todo quedaba como un ominoso pasado. No tenía adicciones, trabajaba duro, tenía cierto éxito, enfrentaba mi conciencia, reconocía mis culpas, rectificaba y lograba una cierta paz y libertad interior.

Sin embargo… recaía.

Me pasaba lo que en el microrrelato del escritor Augusto Monterroso que dice: “Cuando despertó, el dinosaurio todavía estaba allí”.

Mi enfermedad, mi dinosaurio, seguía allí.

Mi enfermedad, mi enemigo

Fui comprendiendo que, como en las adicciones, no se trataba de evitar exponerme a ciertas situaciones de riesgo que pudieran desatar la compulsión … Mi enemigo me acompañaba a todas partes, todas las horas del día en las sombras de mi subconsciente, produciéndome pensamientos que no concordaban con la realidad, desatando mi ansiedad.

Un enemigo al que empecé a reconocer en mis prejuicios, presunciones equivocadas, el rumiar ideas obsesivas, la forma en que procesaba recuerdos y sobre todo, a mi reacción cuando alguien, sin saberlo, tocaba mi vulnerabilidad.

Y fui aprendiendo que los días de sol se hicieron para las noches oscuras, y en esos días de luz me preparaba para enfrentar la noche, cuando esta se presentase; lo haría recordando todo lo bueno que tenía y por lo que mucho valía la pena perseverar.

Con un plan para no reaccionar, y sí provocar que las cosas buenas sucedieran.

A Dios gracias fui perdiendo la capacidad de actualizar el dolor de mi pasado, y empezar a pensar cada vez más en un presente, al servicio de los demás.

Ya hace bastante tiempo que mi enfermedad no me cubre con su sombra mientras que, sin bajar la guardia, sigo perseverando en tres principios para vencer el enemigo desde mi interior mismo.

  • Ante las dificultades o el toque del dolor, no fugarme hacia lo placentero, o recurrir a distractores que no impliquen esfuerzo.
  • Aplicarme a logros que exijan esfuerzo y concentración en la aplicación de la inteligencia y la voluntad.
  • Poner mi vida en manos de Dios de quien nada malo puede venir, para que mi ánimo y esperanza no dependan del curso que tomen los acontecimientos.

Sé que mi enfermedad sigue ahí, pero ya no le temo.

Testimonio anónimo con el fin de ayudar a otros.

Por Orfa Astorga de Lira.

En Aleteia te orientamos gratuitamente. Escríbenos aconsultorio@aleteia.org

.

Tags:
depresiondolorenfermedadestres
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
JIM CAVIEZEL
J.P. Mauro
El impactante tributo de Jim Caviezel a la Virgen María
2
Ary Waldir Ramos Díaz
Papa Francisco: Puede que yo merezca insultos, pero la Iglesia no
3
Ary Waldir Ramos Díaz
El Papa Francisco afirma que la ideología de género es «diabólica...
4
crisis man
Marzena Wilkanowicz-Devoud
Los poderosos consejos de 3 monjes para vencer la desgana
5
ANMOL RODRIGUEZ
Domitille Farret d'Astiès
Atacada con ácido cuando era bebé, Anmol Rodriguez supera e inspi...
6
SINDONE 3D
Lucandrea Massaro
El Hombre de la Sindone, reconstruido en 3D: ¡Son verdad los Evan...
7
Christine Stoddard
5 pequeñas oraciones para disminuir el estrés y tener paz
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.