Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
jueves 15 abril |
San Damián de Molokai
home iconEspiritualidad
line break icon

Esto es lo que logra sacar de la depresión y da fuerzas

KieferPix | Shutterstock

Carlos Padilla Esteban - publicado el 04/03/21

El poder del amor me salva, me sana por dentro, me alegra y capacita para enfrentar los más duros momentos de la vida

No quiero que mi pasado determine mi futuro. Que mis heridas de amor me impidan volver a amar por miedo a ser de nuevo herido. Que las decisiones tomadas un día marquen el camino sin poder enmendar la ruta. No quiero depender demasiado de lo que ya he sufrido.

Sé que lo que me han hecho me influye a la hora de enfrentar el futuro. Aumenta la confianza o despierta el miedo. Y lo que he hecho también tiene su peso en mi forma de enfrentar nuevas decisiones.

Todo, las acciones y las omisiones, los logros y las carencias, influyen en mi vida, impactan en la vida de las personas que me rodean. Decía Jean Paul Sartre:

«Libertad es lo que uno hace con lo que le han hecho».

El presente es lo que tengo

fizkes | Shutterstock

Soy más libre cuando sé qué hacer con aquello que he recibido como parte de mi pasado. Me pesa, me duele, lo guardo con rencor, lo acaricio con dolor.

El pasado y lo que me han hecho, lo que he sufrido, tiene un peso inmenso en mi alma. Eso no lo puedo cambiar.

Porque los días pasados no vuelven. Ni se presenta ante mí esa misma oportunidad que un día tuve de elegir, de amar o dejar pasar, de odiar o hacer el bien.

Pasó esa hora, ese minuto exacto. Pasó el momento que me dio Dios para cambiar mi historia. Y ahora entonces sólo me queda el presente que toco con manos temblorosas y frágiles.

Puedo volver a amar después de haber sido herido, volver a hacer daño después de haber sido perdonado, y volver a fallar después de haber prometido que nunca de nuevo volvería a suceder.

Pero sucede, porque yo lo elijo y mi promesa cae al vacío del olvido. Puedo ser libre eligiendo lo que quiero vivir y hacer. Puedo elegir amar cuando no he recibido amor. Y puedo dejar de hacerlo al dolerme tanto la herida del desamor. De mí depende.

El amor me hace capaz de afrontar lo que sea

NIEODWZAJEMNIONA MIŁOŚĆ

Sé que cuando soy valorado, querido, amado, respetado, enaltecido, el poder de ese amor me salva, me sana por dentro, me alegra y capacita para enfrentar los más duros momentos de la vida.

El amor sana el alma y el cuerpo. El amor me ayuda a vencer una enfermedad de muerte. Y logra sacarme de la depresión que me amenaza con hacerme perder el rumbo.

El amor que espera a la puerta de un campo de concentración es el acicate que levanta el ánimo de los presos durante la segunda guerra mundial en Alemania. Porque si alguien espera mi regreso merece la pena sobrevivir para llegar a verlo.

Las palabras de Nietzsche son muy claras:

«El que tiene un porqué para vivir, puede soportar casi cualquier cómo«.

Por eso explica Viktor Frankl:

«Siempre que se presentaba la menor oportunidad, era preciso infundirles un porqué, un objetivo, una meta a sus vidas, con el fin de endurecerles para soportar el terrible cómo de su existencia«.

Un día tras otro

COUPLE
Rawpixel.com - Shutterstock

Y normalmente el motivo de mi existencia es el amor. Ese amor que doy y ese amor que recibo.

El desprecio, la indiferencia, o el olvido abren una herida profunda en el alma. Tengo claro que no saberme amado me hiere y enferma por dentro. Pierdo la fortaleza y no sé enfrentar los problemas.

El amor se juega en presente. No necesito que todos me quieran. Que el mundo me quiera. La admiración no siempre va unida al amor.

Sin admiración no hay amor, eso está claro. Pero no necesariamente amo a quien admiro. Hay personas cuya vida me parece admirable, pero no las amo. Las admiro de lejos.

La admiración que desemboca en el amor es la que sucede en las cortas distancias. Admirar al que veo de cerca no es tan sencillo. Porque de cerca no sólo aprecio lo bello, también resalta lo vulgar, lo feo, lo menos noble de la persona amada. Y puedo, con el paso del tiempo, dejar de admirarlo.

La admiración es algo mágico. Admiro lo que no poseo, lo que es distinto a lo que yo tengo, lo que es noble porque brilla.

El problema del amor hecho rutina es que la vida se juega en lo cotidiano. Y ahí quizás hay más razones para la condena y el desprecio que para la admiración.

El peligro entonces es que al faltar la admiración deje de amar. Y comienzan así el desprecio y la indiferencia a apoderarse de mi alma.

Libre para amar

OLD FATHER, DAUGHTER
Perevalov Alexey | Shutterstock

El amor es la raíz de mi vida. Es lo que me levanta cada mañana y me lleva a luchar. El amor matrimonial, el filial. El amor a un padre o a una madre. El de un amigo, o de un hermano. Ese amor que doy y recibo de forma incondicional.

Doy gracias a Dios por poder palpar ese amor en mi vida. Por los amores concretos que me levantan. El amor sana siempre el alma.

Soy libre para actuar siempre desde el amor que guardo en mi corazón. En lugar de quedarme atado a rencores y desprecios sufridos.

Soy dueño de mi historia, no esclavo de mis propias heridas que manejan a su antojo mi estado de ánimo. Esa libertad para elegir cómo vivo el ahora es lo que marca mi camino.


LOVE

Te puede interesar:
3 mentiras que te impiden amar bien

Tags:
amordepresionfuerzasentido
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
RIVELAZIONE
Maria Paola Daud
La Virgen que se apareció en Roma, revelándose a un adventista
2
PADRE PIO
Philip Kosloski
Cuando Padre Pío rezaba por alguien, decía esta poderosa oración
3
Dicas de amor
Una hermana es más que una amiga, es la mitad de nuestro corazón
4
SANDOKAN
Inma Álvarez
La verdadera historia de Sandokán: era español y obispo
5
MIRACLE
Maria Paola Daud
Mateo se perdió en el mar… ¡y apareció en brazos de papá!
6
Miriam Díez Bosch
¿Un santo en el Titanic?
7
MARIA DEL VALLE
Esteban Pittaro
Conmoción en Argentina por una joven que falleció tras un aborto ...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.