Recibe Aleteia gratis directamente por email
Estilo de vida, espiritualidad, noticias positivas... Recibe Aleteia por email
¡Suscríbete!

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

Dieta para evitar la retención de líquidos

FEET
Comzeal images - Shutterstock
Comparte

Comer bien todos los días ayuda a nuestro organismo y nos permite sentirnos bien. Es importante también estar atentos a las señales que nuestro cuerpo nos da para mantener una buena salud.

Muchas veces nos sentimos molestos, con las piernas y tobillos hinchados, pesadas. Probablemente sea debido a una retención de líquidos y, en estos casos, nuestros hábitos alimentarios también tienen mucho que ver.

No subestimemos el poder de la alimentación porque comer bien todos los días ayuda a nuestro organismo y nos permite sentirnos bien. Es importante también estar atentos a las señales que nuestro cuerpo nos da para mantener una buena salud.

Nuestro cuerpo esta compuesto por un 60% de agua: nuestros huesos contienen un 22% de agua; el tejido adiposo, un 25%; los músculos y el cerebro, un 75%; la sangre, un 83%…

El agua se encuentra distribuida en diferentes compartimientos:

  • Líquido extracelular: este se encuentra fuera de las células, que a su vez se divide en líquido intersticial (que baña las células) y plasma (parte líquida de la sangre).
  • Líquido intracelular: se encuentra dentro de las células.

El cuerpo tiene sistemas que le permiten regular y mantener el equilibrio entre estos compartimientos, pero cuando se produce un desequilibrio entre ellos (líquido intracelular y extracelular) aumenta el líquido intersticial y se genera la retención de líquidos. En estos casos, también se pueden formar edemas.

Síntomas

  • Inflamación de tobillos, cuello, piernas o incluso párpados.
  • Sensación de pesadez generalizada
  • Disminuye la micción
  • Aumento del peso sin motivo
  • Presión arterial elevada
SALT
Handmadepicture - Shutterstock

Causas

Las causas son varias:

  • cambios hormonales,
  • determinadas enfermedades del corazón,
  • problemas en los riñones,
  • algunos medicamentos,
  • mala alimentación: poco consumo de agua; excesiva cantidad de sal en los platos…

Atención a la alimentación

Las decisiones que tomamos a diario respecto a los alimentos que elegimos para comer son muy importantes e influyen beneficiándonos o no en este balance de fluidos, así como en el correcto funcionamiento de nuestros órganos y células.

Por lo tanto, es necesario tomar conciencia, y valorar el acto de comer porque cumple funciones esenciales para nuestro organismo Lo mismo que el descanso. Pero lo cierto es  que muchas veces el comer se vuelve solo un acto de llenar y saciar nuestro cuerpo y no de nutrirlo.

Para cambiar esto necesitamos aprender a alimentarnos bien, buscar la información adecuada que nos ayude a mantenernos sanos. Veamos que hábitos alimentarios podemos incorporar a diario y que nos ayudaran a mejorar en este caso la retención de líquidos.

FOOD
Artem Evdokimov - Shutterstock

Recomendaciones

  • Incluir alimentos ricos en potasio como alubias, judías, calabacín, champiñones, patatas, pepino, legumbres, frutas como el plátano, piña, albaricoque, limón. Las frutas y los vegetales son muy ricos en agua, fibra y minerales, por lo tanto, ayudarán a regular el desequilibrio de electrolitos provocados por esta retención de líquidos.
  • También alimentos ricos en magnesio como semillas de calabaza, de lino, de girasol, de sésamo, eneldo, albahaca, almendras. Cuando hay deficiencia de magnesio o potasio, es necesario reforzar con el consumo de alimentos fuente de ellos, ya que tiene poder diurético.
  • Hidratación adecuada, principalmente a través de agua, pero también se pueden incluir infusiones y caldos. La cantidad es en función de la sed, nos ayudará a forzar la diuresis.
  • Realizar actividad física, o baile, patinaje, lo que le guste más pero que ayude a mantenerse en movimiento. Esto ayudará a mejorar el sistema circulatorio.
  • Mantener un peso saludable, si se presenta sobrepeso u obesidad es recomendable comenzar a bajar esos kilos de más progresivamente con la ayuda de un nutricionista.
  • Disminuir el consumo de sal agregada en las preparaciones. Puedes ver sugerencias en este otro artículo.
  • Evitar alimentos ricos en sodio como conservas, productos congelados, alimentos precocinados, aceitunas, quesos y embutidos.
  • Dormir bien, un buen descanso es esencial. Puedes ser de ayuda dormir con las piernas ligeramente elevadas, para de esta manera forzar el retorno venoso.

Boletín de Noticias
Recibe gratis Aleteia.