Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
jueves 03 diciembre |
San Habacuc
home iconEstilo de vida
line break icon

¿Cómo tus heridas de la infancia afectan a tu vida adulta?

SAD

Shutterstock-Halfpoint

María del Castillo - publicado el 16/05/19

Ese niño quedó necesitado de amor, acogida, compañía, admiración, etc. Hasta que no recuperemos y saciemos esas necesidades se seguirá expresando de la única forma que sabe

¿Te descubres con frecuencia reaccionando como un niño? ¿Pierdes el control cuando vives situaciones de dolor? ¿No sabes por qué tienes ganas de huir ante ciertas personas?

Es probable que estés teniendo regresiones infantiles como consecuencia de una herida en tu niñez. Quizás no pudiste expresar tu rabia por no hacer daño a otros, explicar tus miedos por falta de atención y escucha, mostrar tu tristeza por miedo a que se rieran de ti… Aquellas situaciones de dolor que, en su día, no pudiste gestionar, están saliendo, ahora, en forma de comportamientos dañinos e incontrolables. 

Nuestros padres y familiares seguramente no querían herirnos, ni hacernos daño. Nadie en su sano juicio lo desea. Pero sus propias heridas emocionales, las adicciones, los condicionamientos culturales (en otras épocas se entendía que una buena educación tenía que reprimir los sentimientos) o las circunstancias de la vida (muertes tempranas, separaciones, etc) pueden haber dejado huellas traumáticas que, si no se trabajan adecuadamente, se arrastran toda la vida.

¿En qué afectan las heridas no resueltas de la infancia?

Miedo a lo nuevo. “Yo eso no lo hago”. Si los padres impidieron al niño -por miedo, control, autoritarismo- experimentar y explorar la realidad, le redujeron la capacidad de arriesgar, creer en sí mismo, su autoconfianza y seguridad. Por tanto, el adulto, se enfrentará con dificultad a los cambios y retos que se le presenten. 

Desconfianza y ansiedad. “Mejor estar solo, el mundo está contra mí” Los niños por naturaleza son confiados. Cuando se les humilla, rechaza, o se les hace daño, se potencia en el adulto conductas de huida, introversión, ansiedad e incluso pesimismo. 

Apegos insanos. “Hago lo que sea con tal de que te quedes”. Si las necesidades afectivas del niño no se cubren de manera sana en el momento adecuado, pasará sin recursos a la edad adulta. Dos posibles consecuencias de ello son: mendigar amor y atención, o bien, el aislamiento.

Rigidez emocional. “Yo no lloro nunca”. Un adulto que reprime el llanto ha sido herido en su infancia. El castigo y la humillación ante esa conducta, o no ser atendido a pesar de sus lagrimas, pueden haber endurecido a la persona.

Falta de libertad. “Tengo que cumplir con lo que se espera de mí”. Las “máscaras” juegan un papel muy importante a la hora de esconder temores y complejos. Hay adultos que no son capaces de decir que no, de enfrentarse a figuras de autoridad, de defender sus ideas, o de llevar la ropa que quisieran. Las burlas, ironías, comparaciones, exigencias son algunos factores que potencian en el adulto este tipo de comportamientos.

Estas son algunas de las formas en que tu niño herido se expresa, cobrando un papel protagonista. Ese niño quedó necesitado de amor, acogida, compañía, admiración, etc. Hasta que no recuperemos y saciemos esas necesidades se seguirá expresando de la única forma que sabe: contaminando nuestra vida adulta.

Observa y analiza desde tu “yo adulto” si tienes reacciones desproporcionadas a circunstancias que no son para tanto. Si es el caso, no es tarde. No te quedes solo: pide ayuda a tu familia o seres queridos más cercanos, o de un profesional en caso de que sean demasiado fuertes.

Tags:
infanciapsicología positiva
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia hoy se publica diariamente en ocho idiomas: francés, inglés, árabe, italiano, español, portugués, polaco y esloveno.
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
FATHER JOHN FIELDS
John Burger
Muere el sacerdote voluntario para el ensayo ...
HUG
Dolors Massot
El médico que abrazó al enfermo de coronaviru...
MARIA DEL MAR
Rodrigo Houdin
Fue abandonada en un basural, pero buscó a su...
HOMELESS
Javier González García
La historia de Marina: De vivir en la calle a...
Philip Kosloski
Cuando sientas que todos conspiran contra ti,...
EMANUELLE CUETO RAMOS
Jesús V. Picón
Sacerdote con cáncer terminal: Pierde los ojo...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.