¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

En el síndrome de ovario poliquístico la alimentación es fundamental

OVARIES
B D S Piotr Marcinski - Shutterstock
Comparte

Llevar un estilo de vida saludable, priorizando la actividad física y la buena alimentación es fundamental para prevenir no solo esta patología sino todas.

El Síndrome de Ovario Poliquístico (SOP) es una disfunción endocrina y metabólica en la cual los ovarios no están funcionando bien haciendo que los óvulos no se liberen en forma correcta. Es muy frecuente en mujeres de edad reproductiva. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), afecta a la salud ginecológica de entre el 4% y el 8% de las mujeres de todo el mundo.

 Para diagnosticarla se deben cumplir por lo menos dos características: 

  • Ovarios poliquísticos: En una ecografía se pueden visualizar los folículos del ovario de tamaño pequeño (como unos bultos) porque no se han terminado de desarrollar.
  • Hiperandrogenismo. Se encuentra una presencia elevada de andrógenos, una hormona que está en mayor cantidad en los hombres, lo que hace que aparezcan características como acné, presencia de más vello en la cara u ombligo, alopecia, retraso en la menstruación, y también aumento de probabilidad de algunas enfermedades (obesidad y diabetes tipo 2).
  • Anovulación. Pasan meses en los que no se produce la ovulación, y por tanto no aparece tampoco la menstruación.

Se trata de un trastorno complejo, en el cual no solo se produce un desorden a nivel hormonal, sino también metabólico, donde el sobrepeso, obesidad y la resistencia a la insulina están ligadas a esta patología. 

La resistencia a la insulina se produce cuando la insulina (hormona que ayuda a la glucosa o sea el azúcar de los alimentos a entrar a las células para obtener energía para nuestro cuerpo) no está trabajando eficientemente y esto hace que una parte de la glucosa no puede entrar a las células, se acumule en la sangre y cause niveles altos de glucosa en la sangre.

A pesar de ello la buena noticia es que podemos revertir esta situación, mejorar el Síndrome de Ovario Poliquístico y su sintomatología a través de la medicación y de modificaciones en nuestra dieta y estilo de vida.

Como es frecuente en la mayoría de las patologías lo que comemos puede hacer una diferencia, por lo que hay algunas estrategias nutricionales que podemos incluir. 

EXERCISE
Rasulov - Shutterstock

Modificaciones en nuestro estilo de vida recomendados

Lo más importante es mantener un peso saludable o bajar de peso si es necesario (con asesoramiento nutricional de un profesional). Es habitual que las mujeres que presenten SOP también tengan sobrepeso u obesidad, algo poco favorable porque aumenta más el riesgo de desarrollar diabetes tipo 2.

Estar en movimiento, evitar el sedentarismo es fundamental, es bueno para la salud en general pero especialmente para el Síndrome de Ovario Poliquístico, porque ayuda a mejorar la resistencia a la insulina y reducir grasa corporal. Así que, es hora de empezar a salir a caminar a diario, practicar algún deporte que nos guste, hacer actividad física, baile, lo que sea que te mantenga activa. 

Con respecto a los alimentos hay estudios que muestran una mejoría de la resistencia a la insulina y el peso con una dieta baja en hidratos de carbono. Por lo que hay que incrementar y priorizar los alimentos con carbohidratos de buena calidad nutricional como las frutas, los vegetales, cereales integrales, frutos secos, leguminosas siempre controlando las cantidades. 

Esto ayudará a mejorar nuestra flora intestinal, disminuir la inflamación general, y a que disminuya la resistencia a la insulina, haciendo que el páncreas no produzca insulina en exceso y así no aumente la producción de andrógenos en los ovarios.

Por consiguiente, debemos evitar los alimentos con carbohidratos simples, que no nos aportan ningún nutriente imprescindible, como ser dulces, azúcar añadido, alimentos ultraprocesados, cereales refinados, grasas de mala calidad, bolletería, refrescos. Con estos alimentos sucede todo lo contrario, nos producen inflamación, alteran la flora intestinal, favorecen la reserva de tejido adiposo (grasa) y provocan diferentes reacciones en nuestro organismo causantes de la resistencia a la insulina. 

¿Y los suplementos? pues bien, hay algunos suplementos pueden ayudarnos con algunos déficits que pueden presentarse, pero siempre deben ser recetados y valorados por el médico tratante. Los más comunes y que se ha visto mejores resultados son:

Suplementos de vitamina D, el déficit aumenta la resistencia a la insulina, por lo que primero el medico tiene que analizar si con la alimentación y la exposición solar ya no es suficiente y es necesario suplementar.

Suplementos de Inositol, lo que hacen es mejorar el metabolismo de la glucosa, disminuir la resistencia a la insulina y regular el ciclo menstrual.

Frente a la duda de que puedas tener este Síndrome del Ovario Poliquístico acude a tu médico para valorarte y seguir un tratamiento si es necesario personalizado. 

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.