Aleteia

Así comparte este dibujante su emocionante historia un año después de morir su esposa

Comparte

Gary Andrews cuenta cómo es la vida con sus hijos desde que su esposa falleció inesperadamente hace poco más de un año.

«Joy fue mi alma gemela durante 19 años de mi vida». Así describe Gary Andrews (56 años) lo que suponía su esposa para él. Eran felices, tenían dos hijos -una adolescente y un niño-. Pero en octubre de 2017 toda aquella armonía se truncó.

Gary estaba de viaje en Canadá por cuestiones laborales. Habló con Joy por el móvil y ella le dijo que no se encontraba del todo bien pero no le iba a dar más importancia a aquello que creía que era un catarro. Desgraciadamente no fue así y a los pocos días Joy fallecía a causa de una sepsis (una infección generalizada).

Gary Andrews hasta entonces era conocido por su trabajo para Disney, por las series de dibujos animados de las que es director, como «Sam, el bombero», que está en antena desde 1987. O por sus criaturas mitológicas de los «Cuentos de Albion», que parecen un preludio de «Juego de Tronos». Y también como actor y director teatral. El «Romeo y Julieta» de Shakespeare es un sueño que pronto verá la luz…

Para Gary, el fallecimiento de su esposa fue muy doloroso pero enseguida pensó que debía asumir que su vida había cambiado: «Hoy me he puesto la alianza de casados en la otra mano para que no se me olvide que ahora mi vida tiene otro rumbo», escribió recientemente.

Padre y madre a la vez

A través de Twitter y con su maestría para el dibujo, Gary comparte con sus más de 50.000 seguidores el día a día de un profesional que cocina, pone lavadoras, lleva a sus hijos a todas partes y siempre, siempre tiene en mente que su mujer sigue estando presente en su vida y cuida de ellos allá donde esté.

El hashtag #widowerlife acompaña sus doodles y es así como recibe comentarios muy cariñosos y de apoyo por parte de numerosas personas. Por su parte, ofrece reflexiones llenas de sentido común, por ejemplo, sobre la conciliación del trabajo y la familia cuando llega el fin de semana:

Porque hacerlo compatible todo es un arte, y a menudo él mismo retrata cómo se siente:

Gary, por su parte, no se avergüenza de mostrar sus sentimientos. «Los tengo a flor de piel». «Incluso escuchando música en el tren tuve que girarme hacia la ventana para esconder las lágrimas», escribió.

Y siempre, de fondo, muestra el apoyo que siente que le llega de su esposa, la que sigue sosteniendo como a un niño:

https://twitter.com/GaryScribbler/status/1061057796056203271

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.