Recibe Aleteia gratis directamente por email

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

Cuando el trabajo perjudica a tu salud mental

WORK
crazystocker - Shutterstock
Comparte

La vuelta al trabajo puede ser complicada tras unas bonitas vacaciones

Más de 300 millones de personas en el mundo padecen depresión, un trastorno que es la principal causa de discapacidad. Además, muchas de ellas sufren también síntomas de ansiedad.

Según un reciente estudio dirigido por la OMS, los trastornos por depresión y por ansiedad cuestan a la economía mundial 1 billón de dólares al año en pérdida de productividad.

Por otro lado, es bien conocido que el desempleo es un factor de riesgo para la salud mental mientras que la obtención de un empleo o la reincorporación al trabajo ejercen efectos positivos en el estado de ánimo de las personas.

La vuelta al trabajo después de las vacaciones crea estados de ánimo no siempre positivos. Cuesta retomar el ritmo. De todas maneras hay que saber distinguir entre el cansancio y la fatiga que normalmente se siente a la hora de volver a retomar los ritmos y los contextos de trabajo que son poco saludables donde, pese a la buena voluntad de los trabajadores, muchos sufren problemas mentales.

La promoción de la salud mental en el lugar de trabajo y el apoyo a las personas que sufren trastornos psiquiátricos reducen el absentismo laboral, aumentan de la productividad e incrementan los beneficios económicos.

WORK
SpeedKingz - Shutterstock

Riesgos para la salud relacionados con el trabajo

Hay muchos factores del entorno laboral que pueden afectar a la salud mental.

  • La inadecuada organización del trabajo
  • La mala dirección
  • Un incumplimiento en la definición de las funciones de cada puesto de trabajo
  • Las aptitudes y competencias del personal
  • Las facilidades que ofrecen al personal para realizar su trabajo.

Por ejemplo, puede ocurrir que una persona tenga las aptitudes necesarias para llevar a cabo sus tareas pero que no disponga de suficientes recursos o no reciba el apoyo que necesita debido a las prácticas de gestión y administración de la empresa.

Los riesgos para la salud mental en el contexto del trabajo

  • Políticas inadecuadas de seguridad y protección de la salud
  • Prácticas ineficientes de gestión y comunicación
  • Escaso poder de decisión del trabajador o ausencia de control de su área de trabajo
  • Bajo nivel de apoyo a los colaboradores
  • Horarios de trabajo rígidos
  • Falta de claridad en las áreas u objetivos organizativos
  • Los riesgos también pueden guardar relación con el contenido del trabajo

Por ejemplo, puede que las tareas asignadas a una persona no se adecúen a sus competencias o que la carga de trabajo sea permanentemente elevada.

Algunos trabajos, como ocurre con los que desempeñan el personal humanitario y el de primera intervención, acarrean un riesgo más elevado, pueden afectar a la salud mental y causar síntomas de trastornos psiquiátricos o un consumo nocivo psicofármacos. 

Por otra parte, los riesgos pueden ser superiores en situaciones en las que el equipo no está cohesionado o no se dispone de apoyo social.

Por último, el acoso psicológico y la intimidación en el trabajo (mobbing) provocan estrés laboral y otros dañan en la salud física y psicológica de los trabajadores. 

En síntesis, estos efectos en la salud tienen consecuencias para las empresas, que se concretan en pérdidas de productividad y una alta rotación del personal, afectando negativamente a las interacciones familiares y sociales.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.