Recibe Aleteia gratis directamente por email

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

¿Por qué el calor nos vuelve gruñones?

HEAT WAVE
Shutterstock
Comparte

¿Cómo afrontar los cambios que producen las altas temperaturas en nuestro estado anímico?

¿Conoces esa sensación de apenas poder hilar dos ideas seguidas durante los días de calor insoportable y pegajoso? No son imaginaciones tuyas, no es que seas un blandengue. Lo cierto es que cada vez hay está más demostrado que el calor nos vuelve, bueno, más tontos. Es decir, si no estamos acostumbrados al calor.

Como explica un artículo de NPR, los estudiantes de un edificio 10 grados más cálido de lo normal tenían “tiempos de reacción más lentos” y, en promedio, los resultados de sus exámenes bajaron en un 13%. Esa podría ser fácilmente la diferencia entre un aprobado y un suspenso.

Sin embargo, una ola de calor no solo nos hace más bobos y lentos, me temo. También parece que nos enfurece más y nos hace más impulsivos, y a veces, incluso nos deprime.

Una pequeña porción de personas con trastorno afectivo estacional, por lo general caracterizado por síntomas depresivos durante los meses de invierno, sufren los síntomas al revés y lo pasan peor en el verano. 

Como madre, no me sorprendieron en absoluto estas estadísticas. Si estuviera reflejando en un gráfico los casos de rabietas en nuestra casa, solo sé que vería un pico agudo siguiendo la subida del termómetro. Y yo que solía pensar en el verano como una época de absoluta diversión…

Quiero decir, el verano es realmente una época divertida. Es fantástico no estar recluidos en la casa y me encantan la suciedad, la arena y los polos de helado que vienen con la temporada.

Los que vivimos en zonas de inviernos inclementes nos mentalizamos para los días más largos y oscuros y hacemos planes para que nuestra familia sobreviva sin morir de exasperación claustrofóbica.

Pero lo cierto es que también tenemos que prepararnos para los meses de verano.Si ya sabes que una ola de calor te hace más propenso a estar de uñas con tu familia, estar más cansado, menos creativo y mucho menos paciente, lo mínimo que puedes intentar es relajarte un poco y no ser tan duro con los que te rodean.

Por ejemplo, ¿esa cosa que tu esposa ha estado haciendo y que te saca de quicio? Probablemente no sea el mejor momento para sacar el tema. Si puede esperar a que el calor se calme, déjalo estar unos días más.

¿Los niños pelean más de lo normal? Al menos sabes el motivo, lo cual significa que sabes que pasará. Y tú… ¿estás inusualmente exhausto? Hazte un favor y no te reprendas por ser perezoso. Probablemente sea el calor.

Incluso si por lo general no se te da bien cuidar de ti mismo o misma, este es probablemente el momento en que más lo necesites. Hidrata sin piedad a todo el mundo ─incluso si eso significa beber limonada a jarras─ y no te sientas mal por ver series de Netflix más de la cuenta para mantener a todo el mundo cuerdo y tranquilo.

Es genial poner el listón alto, de verdad que sí. Pero también está muy bien ser realista sobre el precio que se cobra una ola de calor para los cuerpos y mentes de tu familia.

Es un reto mucho mayor de lo que la mayoría de la gente cree. Así que si te sientes totalmente desganado o desganada en cuanto sube la temperatura, asegúrate de cuidarte bien y no olvides que esto es temporal.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.