Recibe Aleteia gratis directamente por email

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

Recetas de un popular sacerdote que ha sufrido depresión y anorexia

Comparte

Duerme la mitad de horas que antes y así cuida su alimentación

Tras una temporada severa sumido en la depresión y en la anorexia, el padre Marcelo Rossi, uno de los sacerdotes más populares de Brasil, reinventó su propia vida. Ahora duerme poco: cuatro horas por la noche más una siesta después de comer. La mitad de lo que dormía antes.

Se volvió profundamente selectivo para comer. ¿Carbohidratos? “Casi cero”, dice. ¿Pizza? “Sólo con masa de berenjena”. Nada de sal añadida a las comidas. Los quesos fueron abolidos: “tienen demasiada grasa”. Lo mismo las carnes rojas: “Se tarda tres días en digerirlas”. Aunque le encanta la carne. Cuando siente mucha falta, usa condimentos de sabor en la comida. ¿Pollo? “Lo evito: reciben anabolizantes”. Todavía faltan 12 kilos para recuperar el peso ideal.

Para el Padre Marcelo, su decadencia física empezó tras una caída en 2010. Aun convaleciente, el sacerdote no abandonó la exhaustiva rutina de trabajo, con sesiones de autógrafos del best-seller Ágape que duraban de las 11 de la mañana a las 10 de la noche. “Estaba hiperestresado, debilitado y deprimido. Debería haber parado“, recuerda.

Ahora el famoso predicador ha vuelto, tal vez un poco más recatado que antes pero con un apetito y esperanza enormes. El retorno fue catapultado con su entrada en las redes sociales. Las apariciones comenzaron tímidamente hace un año, por iniciativa exclusiva suya.

Sus interacciones tienen un éxito estrepitoso. Hoy, los registros en vivo de sus misas, de 8 minutos de duración, llegan a tener 1,5 millones de visualizaciones. Cada día son 20 millones de interacciones en las redes sociales, entre clicks, comparticiones y comentarios.

El mayor objetivo de su entrada en el universo on line fue aproximarse a los jóvenes. Y lo consiguió. Después de las redes sociales, la participación de los fieles menores de 30 años en sus misas se duplicó. El próximo mes empieza a grabar un CD y un DVD y lanzará un nuevo libro en 2018. “Volví para el ataque”, dice.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.