Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
martes 26 octubre |
San Witta (Albino) de Bürberg
Aleteia logo
home iconEspiritualidad
line break icon

Miedos: Si no puedes eliminarlos aprende a vivir con ellos

Simon Kellogg CC

Carlos Padilla Esteban - publicado el 23/06/17

Cuanto más amo más me cuesta perder

Me asustan los caminos desconocidos.Los lugares que nunca he pisado. Como si mis pasos sólo pudieran estar tranquilos en el hogar ya hollado. Allí donde me siento seguro, en casa.

Tal vez es el miedo a recorrer lugares nuevos. Ese miedo inmaduro a la vida, a los mismos hombres que no conozco aún. A lo desconocido.

El miedo a perder la vida. A salir herido después de la batalla. El miedo a no alcanzar mis sueños. El miedo a no ser feliz y no tener paz.

A lo mejor me da miedo no llegar hasta donde pensaba ir. O que alguien frustre mis planes soñados. Me da miedo quedarme solo, rechazado. Me asusta vivir el desprecio. Me impone la misma verdad a la que me enfrento. La propia, la de otros.


SAD TEEN

Te puede interesar:
¿Intentando agradar por miedo? Cuidado, eso no es amor

Sueño con tener siempre paz en el alma y no siempre lo consigo. Una paz verdadera que nadie me pueda quitar. Sueño con alcanzar esas metas nunca antes pensadas. Es posible hacerlo si confío.

Pero camino con miedo en mi alma. Tengo miedo al que tiene poder sobre mi vida. Al que puede decidir sobre mí.

Decía Jean Vanier: «El problema es que hemos recibido una relación con la autoridad que tenemos miedo de la autoridad y de Dios todopoderoso. Así que cuando Dios se aproxima a nosotros nos retiramos porque tenemos miedo».

Miedo a ese Dios todopoderoso que controla mi vida. Me asusta el poder del poderoso. Y me veo vulnerable y débil.

Me detengo asustado ante un Dios que todo lo puede pero no soluciona todos mis problemas. Un Dios todopoderoso que es impotente ante mi cruz. Me dice que lo está haciendo todo nuevo en mí cuando yo sólo veo injusticias. Me asusta su forma de hacer las cosas. La suya. La de los hombres.




Te puede interesar:
¿Cómo es el poder de Dios?

El papa Francisco me recuerda que tengo que confiar más y temer menos. Cuando veo a tantos cristianos perseguidos por su fe, quiero aprender de ellos. De su fortaleza, de su fidelidad. Cuando no entiendo el mal del mundo y me rebelo. Quiero volver a escuchar en mi corazón: «No tengáis miedo. ¡Yo he vencido al mundo!».

Él ha vencido en el mundo. Él ha vencido en mi vida herida. En mis caídas y fracasos. Ha vencido en los hombres divididos y rotos. Ha vencido en las víctimas inocentes de atentados, de incendios, de accidentes absurdos.


COPTIC CHRISTIANS KILLED

Te puede interesar:
Milagros atribuidos a los 21 cristianos coptos decapitados en Libia

No tengo que tener miedo pero veo que mi corazón sigue asustado. Quiero escuchar esa voz de Dios en mi corazón. «No temas. ¿Por qué tienes miedo?». Él va conmigo y eso me consuela. En mi miedo al dolor y a la muerte.

Quiero que me sostenga en mis miedos infantiles. En mis inseguridades propias de mi inmadurez. En ese miedo real a perder porque he amado. Me he dejado la vida y he echado raíces.

A veces no temer a la muerte puede ser un signo de que no he amado de forma personal. Esa falta de miedo a desaparecer…

El otro día leía: «A veces la falta de temor no provenía de la vivencia de la luz, sino del rechazo a la vida. No habían aún empezado a vivir, ni habían podido establecer una relación positiva con el mundo. Por ello, la pérdida de la vida no constituía un problema para ellos. Cuando empezaron a reconciliarse con su vida, pude ver cómo de pronto surgía el pánico frente a la muerte. Aprendieron a temer por su vida. Hay que empezar por vivir en el mundo, aceptar esta vida, amarla y sacar alegría de ella. Sólo entonces las experiencias límites de la vida pueden conducir a la trascendencia. Hasta que ocurre, no es más que una justificación para negar la vida».




Te puede interesar:
8 frases para entender el nihilismo actual

Desde que amo y soy amado temo más la muerte. Temo los límites. Pero si no amo paso de puntillas por la vida y me importa menos morir.

Una madre siempre tiene miedo a la muerte. Por ese hijo al que ama. El que no se ha comprometido con la vida, parece no tener miedo.

Yo me siento responsable de la vida que he dado. De las raíces que han crecido. Y me cuesta pensar en separarme de los que quiero. Y eso es sano. No tener miedo es más una carencia que una gracia.

Una persona le decía a otra: «Tú eres como un roble. Con fuertes raíces. Se hunden hondo en la tierra. Te cuesta mucho trasplantarte. Te duele el alma. Sufres. Tienes miedo a perder. Y luego, en otra tierra, haces lo mismo. Echas de nuevo tus raíces. Crece tu tronco. Temes un nuevo trasplante».

Debe ser entonces que cuanto más amo más me cuesta perder. Cuando más raíces tengo más miedo me da volar. Sé que Dios me ha hecho así. Con un corazón que ama y se ata.

Y por eso no temo mis propios miedos que son parte de mi alma. Quiero aprender a vivir con ellos con paz. Son míos. Forman parte de mi vida. No me juego la vida. No la arriesgo a cualquier precio.

Me importa la tierra que piso. Sufro por mi sangre, por mis raíces. Por el amor que he entregado y el que me han dado. Y la muerte me asusta como ese adiós temporal que se hace eterno de golpe.


FAMILY MEMORIES

Te puede interesar:
La muerte no es el final ni deshace los vínculos familiares

Tags:
miedo
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
Ary Waldir Ramos Díaz
El Papa cuenta que vio un milagro por intercesión de la Virgen de...
2
QUIÑONEZ
Pablo Cesio
Álex Quiñónez, una muerte cargada de violencia que vuelve a enlut...
3
READING
Gelsomino del Guercio
Las tres reglas fundamentales para los lectores en la misa
4
SINDONE 3D
Lucandrea Massaro
El Hombre de la Sindone, reconstruido en 3D: ¡Son verdad los Evan...
5
Aleteia Brasil
¡Cuidado con las oraciones de sanación y liberación!
6
newborn
Mathilde De Robien
15 nombres de niña cuyo significado conecta con Dios
7
EUCHARIST
Philip Kosloski
Esta hostia eucarística fue filmada sangrando y latiendo como un ...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.