Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
viernes 24 septiembre |
Virgen de la Merced
home iconDesde Roma
line break icon

Colombia sin guerra y sin paz

Vatican Insider - publicado el 24/10/16

Comenzaron ayer en La Habana, sede de las negociaciones de paz que duraron cuatro años entre el gobierno del presidente Manuel Santos y la ex guerrilla de las Farc, nuevos coloquios para revisar los acuerdos que rechazó el referéndum popular del pasado 2 de octubre. El jefe de los negociadores del gobierno, Humberto de la Calle, antes de partir hacia La Habana, dijo que los diferentes puntos que se discuten tras la victoria del «no» fueron evaluados «detalladamente» por parte del gobierno. Y precisó: «El objetivo es llegar a un nuevo acuerdo para buscar la paz estable y duradera».

E estas semanas, el presidente Santos (que ganó el Premio Nobel de la Paz 2016 justamente por haber tratado de poner fin a 52 años de guerra intestina, con miles de muertos, secuestros y millones de desplazados) negoció, en particular, con el ex presidente Álvaro Uribe, líder de la oposición y vencedor de la consultación popular del domingo 2 de octubre.

Estos fueron los resultados oficiales definitivos del referéndum, cuyo éxito sorprendió al país: «No», 6.431.376 votos (50,21 %); «Sí», 6.377.482 votos (49,78 %). La diferencia: 53.894. Votaron 13.053.364 personas y se abstuvieron 21 millones (62,6%, el mayor porcentaje en los últimos 22 años).

Después de este veredicto popular, el Presidente Santos se puso a trabajar inmediatamente y declaró, junto con los líderes de las Farc, que el cese al fuego permanecía y que había que dar por terminada la guerra. Lo que falta, añadió, es cómo vivir en paz. Concretamente, después de los contactos políticos generales entre Santos y Uribe, en estas últimas semanas han estado trabajando dos delegaciones: la gubernamental (integrada por Humberto de la Calle, la Ministra del Exterior, María Ángela Holguín y el Ministro de la Defensa, Luis Carlos Villegas) y la del frente del «no» (conformada por Óscar Iván Zuluaga, Carlos Holmes Trujillo e Iván Duque).

No se sabe cuáles fueron los puntos que Uribe y los suyos (del Centro democrático, el ex presidente Andrés Pastrana, de las Iglesias evangélicas y ex procurador nacional Alejandro Ordóñez) pidieron renegociar con las Farc. Por ahora, lo que se sabe es que Uribe apoya una amnistía para los guerrilleros que se incurrieron en delitos graves, pero también pide una ley especial para atenuar eventuales responsabilidades de los miembros de las Fuerzas armadas y de la policía, que durante más de medio siglo contrarrestaron al grupo armado.

La estrategia de Uribe

Álvaro Uribe, que con el éxito del «no» ha vuelto a la política activa con mucha energía (y seguramente será candidato presidencial en 2018), se auto-propuso para renegociar directa y personalmente con las Farc, pero pidió que los encuentros se lleven a cabo en un «país neutral», es decir no en Cuba. El ex gobernador (de 2002 a 2010) se topó con dos firmes negativas a su propuesta insidiosa: la del gobierno, que recordó al político conservador que hasta prueba contraria en Colombia hay un gobierno legítimo en pleno uso de sus poderes, y la de la Iglesia católica, que se situó en la misma postura del gobierno. Entre otras cosas, Uribe, en su agitación incontenible, llegó incluso a proponer su participación en las probables negociaciones entre el gobierno y el Ejército de Liberación Nacional (ELN) que, si no se desmoronan los acuerdos preliminares, podría sentarse a una mesa para negociar la paz con Santos.

Este segundo grupo armado, muy pequeño, tiene contactos con Bogotá, mediante la ayuda del presidente de Ecuador, para la apertura de una negociación verdadera. En Colombia muchos han precisado que la estrategia de Uribe es tendenciosa y peligrosa para el proceso de paz y para la misma autoridad del gobierno. Parecería que el presidente estuviera tratando de condicionar al gobierno, como si el resultado del referéndum pudiera ser interpretado para restar autoridad al gobierno en funciones.

El jueves pasado, el presidente Santos (al final del plazo para reunir observaciones y sugerencias para las nuevas negociaciones) declaró que algunas parecen buenas para mejorar el acuerdo, pero también que hay otras que no tienen lugar, como el sistema judicial de transición que permitiría juzgar a los miembros de la ex guerrilla, de las Fuerzas armadas y de la policía por delitos particularmente graves.

En los acuerdos se deja a un lado la posibilidad de cumplir eventuales condenas fuera de la cárcel, y esto no le gusta al Centro democrático de Uribe, que propone, por el contrario, la cárcel obligatoria y la imposibilidad de ocupar cargos públicos. Para los militares en condiciones semejantes, Uribe propone el estudio de medidas que lleven a una sustancial reducción de las condenas.

Comienza la desmovilización

Mientras tanto, el presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, sigue adelante y no se detiene con su programa: hace unos días estableció mediante un decreto las 26 zonas territoriales en donde tendrán que concentrarse los militares de las Farc para entregar las armas y para dar los primeros pasos en la reinserción social. Según Luis Carlos Villegas, Ministro de Defensa, estas zonas harán más fácil la delicada misión de la ONU, que contará con la ayuda de numerosas delegaciones de otros países de América Latina, para poner en marcha la desmovilización con plenas garantías de seguridad, irreversibilidad y transparencia.

En concreto esto significa que la aplicación de los principales pasajes del acuerdo (más de 205 páginas) ya ha comenzado. La decisión y el comienzo de las operaciones para la desmovilización en las zonas elegidas hace que el camino hacia la paz sea irreversible, por lo que las nuevas negociaciones tendrán una importancia menor de la que están teniendo estas primeras fases programadas. Este es el contenido de la dinámica que invocaron muchas partes: poner en marcha inmediatamente los mecanismos y las condiciones de la paz para alejarla de politiquerías que tratan de utilizarla para reunir votos y lanzar programas electorales.

¿Un referéndum ilegal?

Ninguna disposición legal obligaba al presidente Santos a convocar un referéndum. Durante los últimos 30 años nunca se recurrió a un instrumento semejante con otros grupos armados o paramilitares más pequeños. La de Santos fue una iniciativa propia con un claro objetivo: incluir el tema de la paz en el ámbito de las decisiones populares y del gran debate político, quitándoselo de las manos a los profesionistas de la guerra y de la paz que durante décadas construyeron las propias fortunas políticas aprovechándose de la situación.

Hay que recordar una posible paradoja, además de una nueva insidia para el proceso. Muchísimos de los que votaron «no», hace meses y temiendo un éxito estrepitoso del «sí», fueron a los tribunales para pedir que la consulta fuera invalidada. En aquellas instancias dominan las voces de exponentes y posturas de grupos cercanos a Uribe. Dentro de pocos días deberían llegar las primeras sentencias, y, entonces, se podría verificar un hecho insólito: que los tribunales declaren que el referéndum, efectivamente, fue ilegal, por lo cual la victoria del «no» sería considerada fuera de la ley.

La Iglesia colombiana y Papa Francisco
Durante la apertura de la anual «Expocatólica», el 22 de octubre pasado, en Bogotá, el arzobispo de la capital de Colombia, el cardenal Rubén Salazar Gómez, lanzó un nuevo llamado a favor de una paz rápida y duradera. «Como Iglesia», dijo, «hemos proclamado de manera clara que queremos y luchamos para que se llegue muy pronto al acuerdo, para que se firme el cese definitivo de hostilidad y del conflicto armado. Yo no puedo juzgar el proceso que se está viviendo en este momento, pero los colombianos y la Iglesia han manifestado que necesitamos que se llegue lo más pronto posible a un acuerdo y por eso pedimos a  las personas que están interviniendo que no dilaten el proceso. », advirtió el prelado. «El Gobierno está recibiendo todos los aportes necesarios para mejorar el acuerdo logrado con las FARC, me consta y doy testimonio de la actitud total de apertura atendiendo las necesidades y requerimientos de las diferentes corrientes de pensamiento y corrientes políticas que existen en este momento en el país, no va a ser fácil», reconoció. Y también se refirió a la otra negociación, con el segundo grupo armado (el ELN): «Estamos esperanzados con el inicio de las negociaciones con el grupo del ELN, pienso que será un paso muy importante cuando esta guerrilla entre a negociar con el Gobierno. Todavía no se han iniciado las negociaciones con el ELN, la situación no es tan fácil y uno de los problemas graves es el secuestro, ellos se comprometieron a no volver a seguir secuestrando y por ello hay que creerles», aseguró.

Mientras tanto, justamente en estos días aumentan las noticias según las cuales hará en Colombia un nuevo encuentro entre el presidente Manuel Santos y Papa Francisco. Podría ser inmediatamente después del 10 de diciembre en el Vaticano, después de que Santos haya recibido el Premio Nobel de la paz 2016. Sería una ocasión propicia para estudiar juntos el estado de la cuestión, misma que el Papa sigue de cerca con especial interés, incluso porque se relaciona e influye en una posible visita al país sudamericano. Al final del último encuentro en el Vaticano entre Santos y el Papa, el pasado 15 de junio, el presidente dijo a la prensa que Francisco le había dicho: «Le confirmo que quiero ir, pero todavía no están las fechas, pero si se firma la paz, esto será una aceleración de los tiempos».

Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
PADRE PIO
Philip Kosloski
Cuando Padre Pío rezaba por alguien, decía esta poderosa oración
2
Ary Waldir Ramos Díaz
Papa Francisco: Puede que yo merezca insultos, pero la Iglesia no
3
Ary Waldir Ramos Díaz
El Papa Francisco afirma que la ideología de género es «diabólica...
4
JIM CAVIEZEL
J.P. Mauro
El impactante tributo de Jim Caviezel a la Virgen María
5
crisis man
Marzena Wilkanowicz-Devoud
Los poderosos consejos de 3 monjes para vencer la desgana
6
Maria Paola Daud
Cuando la Virgen María detuvo la lava del volcán Etna
7
ANMOL RODRIGUEZ
Domitille Farret d'Astiès
Atacada con ácido cuando era bebé, Anmol Rodriguez supera e inspi...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.