Aleteia logoAleteia logoAleteia
miércoles 22 mayo |
Santa Rita de Casia
Aleteia logo
Curiosidades
separateurCreated with Sketch.

¡La espada de san Pedro se guarda en Polonia! ¿Sabes dónde?

Miecz świętego Piotra w Poznaniu

fot. Muzeum Archidiecezjalne w Poznaniu

Joanna Operacz - publicado el 06/05/24

Poca gente lo sabe, pero el Museo Arquidiocesano de Poznań tiene en su colección la espada con la que, según la tradición, san Pedro cortó la oreja a Malco

“Entonces Simón Pedro, teniendo consigo una espada, la desenvainó, hirió al criado del sumo sacerdote y le cortó la oreja derecha. Y el criado se llamaba Malco” (Jn 18,10), reza el relato de la captura de Jesús en el Huerto de los Olivos.

En la catedral de Poznan, una vitrina cuelga de la pared, y en su interior hay un arma blanca firmada en una placa de latón aparte como: “Espada de ‘San Pedro’. Regalo del Papa Juan XIII al recién bautizado príncipe Mieszko I, entregada en 968 a través del obispo Jordán de Poznan”. ¿Se trata de la misma espada mencionada por san Juan Evangelista?

Miecz świętego Piotra w Poznaniu

Se ha colocado una copia de una página de la crónica de Juan Dlugosz en una vitrina bajo la espada. He aquí la traducción:

“El Papa entonces proclamó e instituyó para la Iglesia de Poznan a un hombre de conocida virtud, fe y religiosidad, el italiano Jordán, de noble familia romana, de la familia y casa de Orsini. Después de su ordenación y bendición recibida en Roma, el Papa le ordenó en el año de Nuestro Señor de 966 que fuera al Reino de Polonia para dirigir allí la Iglesia.

El mismo Papa Esteban, para hacer más agradables los comienzos de Jordania al clero y al pueblo de Polonia, le regaló la espada de san Pedro, con la que se cree que el apóstol cortó la oreja a Malco en el Huerto de los Olivos, tal vez la misma espada, o tal vez otra distinta, y la bendijo en memoria de tan espléndido hecho del apóstol; para que la Iglesia en Polonia tuviera una joya abierta de la que enorgullecerse (…) La misma espada se guarda aún hoy con ferviente reverencia en la Iglesia de Poznan”.

Si consultamos la página web de la catedral de Poznan, nos enteramos de que la espada que cuelga de la pared de la iglesia es una copia realizada en 2005. Sin embargo, el original, es decir, la espada que san Pedro Apóstol utilizó memorablemente, se encuentra en realidad en el tesoro del Museo Arquidiocesano.

Miecz świętego Piotra w Poznaniu

Un tesoro en la bóveda

La espada, o para ser más precisos: la cuchilla (porque así es como se clasifica formalmente este tipo de arma, utilizada principalmente para atar peces y otros animales, menos a menudo para el combate cuerpo a cuerpo) mide 70,5 cm de largo y 9,4 cm de ancho en su parte más amplia. Se ensancha hacia la parte inferior. Era de hierro. En su momento tuvo -probablemente- un mango de madera, que no ha llegado hasta nuestros días.

¿Cómo es posible que un tesoro así sea tan poco conocido en el país y fuera de él? La misma pregunta se hicieron los participantes en una sesión dedicada a la exposición celebrada en 2011 en Poznań.

La cuestión es complicada. La espada tiene una historia documentada de veneración que se remonta a varios siglos atrás, por ejemplo, en varios documentos de los siglos XVII y XVIII leemos que dicha reliquia se guardaba en la catedral de Poznań y era llevada en procesión y mostrada al pueblo para ser honrada durante festividades importantes, por ejemplo, en la fiesta de san Pedro y San Pablo. Sin embargo, a finales del siglo XVIII, el obispo Ignacy Krasicki -probablemente en una oleada de escepticismo ilustrado- prohibió que la espada se exhibiera en público.

Con el paso de los años, se exhibió cada vez menos y cayó en el olvido. Una fotografía tomada en la sacristía de la Prelatura de la catedral en 1945 muestra hasta qué punto ha caído en el olvido: cajas, cajones y tubos vacíos y desparramados de los que los ocupantes sacaron diversos objetos de valor. Encima de este montón desordenado, la espada de san Pedro cuelga tranquilamente de la pared en una vitrina, que al parecer no despertó el interés de los saqueadores.

No fue hasta mediados de los años ochenta cuando la espada fue trasladada al museo por su entonces director, el reverendo canónigo Stefan Tomaszkiewicz. Por iniciativa suya, el objeto fue sometido a tratamientos protectores de conservación.

“Sería bueno que [la espada] se convirtiera en un icono de la ciudad”, declaró Aleksandra Pudelska durante la conferencia de 2011. Señaló que es el primer monumento de la Polonia cristiana y un testigo del naciente Estado polaco. “Los habitantes de Poznań pueden estar orgullosos de poseer este tesoro, y todo polaco debería conocerlo”, decía la página web del museo.

Diferentes opiniones

Hay que añadir, sin embargo, que no todos los historiadores están convencidos de la autenticidad del artefacto. Es cierto que las investigaciones llevadas a cabo por científicos del Museo del Ejército Polaco de Varsovia sobre la forma y el tipo de aleación con que se fabricó la cuchilla indican que fue forjada en el siglo I d.C. en los confines orientales del Imperio Romano. Sin embargo, los representantes del Museo Militar de Gran Polonia son más cautos a la hora de evaluar la antigüedad del arma y se inclinan más por suponer que se trata de una copia medieval.

Aunque la espada de san Pedro no data del siglo I, sino de los siglos X o XIV, se trata de un arma incisiva que, junto a la Szczerbiec, tiene la historia documentada más larga del país. Por tanto, es difícil no estar de acuerdo con el autor de la entrada en el sitio web del museo en que la exposición merece mucha más atención de la que actualmente le rodea.

Fuentes:

“La espada de San Pedro de la catedral de Poznań. El destino del monumento” en “Ecclesia. Studia z Dziejów Wielkopolski”, vol. 6, 2011; Museo Arquidiocesano de Poznań; Wikipedia.

Tags:
culturahistoriasan Pedro
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Oración del día
Hoy celebramos a...




Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.