Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
domingo 28 febrero |
Santos Mártires de Alejandría
home iconEspiritualidad
line break icon

Un sacerdote confiesa cómo es escuchar los pecados de la gente

Courtesy Image

Zoe Romanovsky - publicado el 11/12/14

Entrevista a monseñor Charles Pope sobre el sacramento de la reconciliación

Se ha escrito mucho sobre el sacramento de la reconciliación – la teología subyacente, su evidencia escritural, su poder y sus beneficios para los penitentes, pero ¿cómo es, a nivel de experiencia, para un sacerdote escuchar los pecados de los demás semana tras semana, mes tras mes?

¿Puede ser un peso? ¿Influye en la vida espiritual de un presbítero? El editor de lifestyle de la edición inglesa de Aleteia, Zoe Romanowsky, le preguntó a monseñor Charles Pope cómo es escuchar confesiones desde hace 24 años.

Monseñor Pope es párroco de la iglesia Holy Comforter-St Cyprian de Washington, D.C. (Estados Unidos). Estudió en el seminario Mount Saint Mary, donde consiguió una maestría en Divinidad y un grado de maestría en Teología Moral. Fue ordenado sacerdote en 1989, trabaja desde entonces en la arquidiócesis de Washington.

Monseñor Pope ha conducido estudios bíblicos en el Congreso de Estados Unidos y en la Casa Blanca, y actualmente es el decano del Decanato del noroeste y coordinador arquidiocesano para la celebración de la misa latina.

Es profesor, director de retiros, director espiritual y escritor consagrado, escribe un artículo cada semana en Our Sunday Visitor y modera un blog cotidiano para la arquidiócesis de Washington.

Monseñor Pope, ¿recuerda la primera vez que escuchó una confesión? ¿cómo fue?

Me acuerdo. Quizá alguien me pidió que escuchara su confesión antes de que yo llegara a la parroquia, pero sentarme en el confesionario por primera vez fue inolvidable porque había un problema con el confesionario.

Ya estaba un poco nervioso cuando alguien entró y se arrodilló, y entonces la rejilla se cayó de repente y había una persona mirándome fijamente. La señora estaba avergonzada, porque se esperaba una confesión anónima, y yo me puse a hurgar alrededor buscando la fórmula de la absolución, aunque la había memorizado, así que definitivamente fue una experiencia inolvidable.

Yo tenía apenas 27 años cuando sucedió, y algunas de las cosas que escuchaba durante las confesiones del sábado eran más bien complicadas. Quiero decir, ¿qué sabio consejo podía dar a un setentón con problemas matrimoniales? Es sorprendente la confianza que la gente coloca en los sacerdotes cuando acude a ellos. Nosotros debemos tener confianza en el hecho que Dios actúa a través de nosotros.

¿Qué ha cambiado en la manera en que escuchaba las confesiones al inicio de su ministerio sacerdotal y ahora?

Lo principal es que he aprendido a animar a las personas a profundizar en su confesión. Lo que sucede en general es que la gente dice lo que ha hecho y no ha hecho, y esto está bien, pero el tema más profundo es el por qué. ¿Cuáles son los impulsos más profundos? Pienso que ahora soy más capaz de escuchar las cosas que la gente me dice y entender cómo están vinculadas.

Hay una larga lista de cosas sobre las que animo a las personas a reflexionar cuando se preparan para la confesión, y después, como los siete pecados capitales, las actitudes, la arrogancia, la rabia. Hacer esto ayuda a reavivar las confesiones. Muchos se frustran porque confiesan siempre las mismas cosas… la clave es ir más allá.

¿Qué le ha enseñado sobre la naturaleza humana el hecho de escuchar los pecados de la gente día tras día?

Me ha enseñado a tener paciencia con la condición humana. Todos nosotros tenemos nuestras manías, nuestras luchas.

Se invita a tomar el pecado seriamente, pero en la mayor parte de las confesiones la gente lidia con sus propias luchas, y he descubierto que las luchas de las personas y sus puntos fuertes están estrechamente unidos.

Quizá una persona es muy buena en las relaciones con las personas pero no con las cosas, por ejemplo, o es muy apasionada pero lucha con la castidad. Nuestras luchas y nuestros puntos fuertes están a menudo unidos.

Me acuerdo que un confesor me dijo: “Independientemente de cómo resuelvas esto, no destruyas en este proceso a Charles Pope”. Me he tomado muy en serio este consejo. A menudo podríamos resolver nuestros pecados de una manera que nos haría renunciar a nuestros puntos fuertes, pero el Señor quiere que superemos este aspecto.

¿Qué influencia a nivel emocional y psicológico ha tenido sobre usted escuchar confesiones durante tantos años?

La primera sensación que tengo cuando alguien viene a confesarse es alivio. Ha escuchado el Evangelio y esto lo ha llevado al arrepentimiento, pero también a la esperanza y a la gracia. Me hace muy feliz que esté ahí y es el momento de ser amable y de escuchar.

Uno de los peligros para los sacerdotes es que somos un poco como los médicos. Me acuerdo que hace años fui a un médico que practicaba desde hacía años. No lo sabía, pero me había roto las costillas y pensé que tenía algo terrible. La actitud del médico fue del estilo “Debes haberte roto las costillas, es una estupidez”.Había visto cosas así millones de veces, pero para mí todo era nuevo y me daba miedo”.

Como sacerdotes, hemos oído de todo y puede existir la tendencia a poner el piloto automático. Debemos combatir esta tentación. En ese momento debemos intentar estar con esa persona. Puede ser la confesión número 30 del día, pero no lo es para la persona que está delante.

Es importante buscar “estar” en la situación. Yo busco “estar” recordando a san Juan María Vianney, que decía que había que ser duros en el púlpito y amables en el confesionario.

¿Cómo se prepara espiritualmente para escuchar confesiones? ¿Al final hay algo específico que le ayude a olvidar lo que ha escuchado y seguir adelante?

Me confieso cada semana. Los sacerdotes deberían confesarse a menudo, de otro modo no pueden ser confesores eficaces. Considero que es una preparación importante.

El resto es principalmente la llamada preparación “remota”. Soy bloguero y escritor, y buena parte de mi trabajo tiene que ver con la vida espiritual y moral, por lo que hago muchas lecturas espirituales. Creo que es una condicio sine qua non para los sacerdotes, y es seguramente muy importante para mí.

Generalmente leo algún libro en un momento determinado y hago una Hora Santa cada día. Hay momentos muertos en el confesionario, y aprovecho para agradecer por la misericordia de Dios. Cuando la gente me pregunta cómo estoy, me gusta responder: “Soy bendecido por ser un pecador”.

Sé que el secreto de confesión es sacrosanto. ¿A veces le gustaría poder compartir lo que ha escuchado con alguien más, o procesar lo que ha oído?

La prohibición no es tan absoluta que no se pueda nunca hablar de ello; no se pueden compartir detalles o cualquier información que permita identificar a la persona, pero puedo hablar con un hermano siempre y cuando no se entre en particulares. Cada tanto puedo usar algo en una homilía, pero siempre de manera general.

Pienso que todos los sacerdotes experimentan este hecho, pero cuando fui ordenado, Dios me bendijo con muy poca memoria. Como sacerdote, oyes tantas cosas que es muy difícil recordar qué te ha dicho la gente, y hay muchas cosas que se tienen que mantener de manera reservada: los consejos que das, la ayuda a las personas en crisis,…

Después de algunos años de sacerdocio, generalmente al final del día no es posible acordarse lo que se escuchó en confesión. La falta de memoria es una gracia que nos ofrece Dios.

¿Cómo ha cambiado su vida espiritual el hecho de ser confesor?

Para mí es un don inmenso. La palabra que me viene a la mente es humildad. Es notable el hecho que yo esté ahí sentado obrando lo que san Pablo llamaba el

“ministerio de la reconciliación”.

En realidad no soy yo quien actúa, sino el Señor. Jesús asume la persona del sacerdote, la humanidad del sacerdote es el pan del sacramento de las Órdenes Sagradas. Jesús nos asume y nos usa. Esto me hace preguntarme qué hay en mí para haber sido escogido para hacer esto. En el fondo existe una humildad casi impresionante.

¿Escuchar confesiones influye en la manera como usted se aproxima al sacramento y viceversa?

Sí: por ejemplo, si interrumpo rápidamente a alguien, intento recordar que no me gusta que me interrumpan durante la confesión. A veces es necesario hacerlo, obviamente, pero intento escuchar bien.

En general voy al mismo confesor, pero a veces puedo encontrarme en un ambiente distinto y soy conciente de la belleza de tener a alguien que me escucha. Hay algo poderoso en la escucha, le permite a la persona desahogarse.

Lo que digo como confesor es una pequeña parte. He aprendido también como director espiritual. Al dejar hablar a la persona, se produce una curación. Espero poder transmitir mi alegría por el hecho de que la persona esté ahí. Quisiera que se sintiera cómoda al hablar.

¿Qué es lo que hace a un gran confesor?

La capacidad de escuchar. Digo a los jóvenes sacerdotes con los que trabajo que el 90% es la escucha: no se debe dar un sabio consejo en cada momento, este no es el objetivo de la confesión. Al final del día, el don de haber escuchado con misericordia es suficiente.

Tags:
confesionperdonsacerdotesacramentos
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
Kathleen Hattrup
El hombre que besó la frente del Papa dice que la Virgen lo curó ...
2
MEXICO
Pablo Cesio
México: El hombre que llegó a su propia misa de cuerpo presente
3
BABY
Aleteia Team
El bebé que nació agarrado al DIU
4
DEMANDE EN MARIAGE
Edifa
No te cases sin haberte hecho estas tres preguntas
5
SINDONE 3D
Lucandrea Massaro
El Hombre de la Sindone, reconstruido en 3D: ¡Son verdad los Evan...
6
Redacción de Aleteia
El cuerpo intacto de Santa Bernardita: Lo que dijeron los médicos...
7
ALICE BATTENBERG
Adriana Bello
La monja de la realeza
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.