Aleteia

San Francisco, el pobrecito de Asís

SAINT FRANCIS
Public domain
Comparte

El imitador por excelencia de Jesús pobre y humilde

Francisco era un joven despreocupado, llevaba una vida mundana y soñaba con ser un gran caballero militar lleno de glorias, y por eso aprovechando su bienestar económico no dudó en intentarlo, solo que Dios tenía una gran misión para él: lo necesitaba para “reconstruir su Iglesia”.

Era hijo de un conocido comerciante de la pequeña ciudad de Asís, Pedro de Bernardone. Su madre se llamaba Pica Bourlemont.

Al nacer -algunas fuentes aseguran que fue en 1182- fue bautizado con el nombre de Juan, pero como su padre solía ir a Francia por trabajo, lo llamaron Francisco (el francés).

Su padre esperaba que su hijo continuara con la empresa de familia, pero Francisco había decidido ser pobre entre los pobres y vivir sólo para predicar el amor de Dios.

Este “llamado” lo tuvo después de enfermarse gravemente, cuando cayó prisionero tras haber participado en la batalla entre Asís y Perugia. Convaleciente en su lecho, oyó una voz celestial que le exhortaba a “servir al amo y no al siervo”.

La desilusión de un ideal al que aspiraba y la visión que tuvo al estar enfermo, provocaron en el joven Francisco una gran crisis.

De regreso a su ciudad comenzó a buscar refugio en el silencio del bosque, se volvió más reservado, solitario y taciturno, pero también más atento a las necesidades de los demás y más generoso con los pobres.

Un día vagando por el campo en busca de tranquilidad interior, se encontró con un leproso y superando el rechazo instintivo  provocado por el fuerte olor de las llagas, lo abrazó, lo besó y le entregó el dinero que poseía.

El fin de su crisis la encontró a los pies de la Cruz en la iglesia de San Damián. Allí nuevamente escuchó una voz que le decía: “repara mi casa que está en ruinas”.

ST FRANCIS,SAN DAMIANO CROSS
Julie Mayfeng | Shutterstock Editorial

Francisco con una alegría indescriptible en el corazón, se puso manos a la obra para reparar la capilla, sin comprender que Dios le pedía de cumplir una obra más grande: reparar su Casa, la Iglesia.

Pero no tardó en comprenderlo. Del año 1209 al 1224, Francisco se dedicó a predicar el Evangelio. A él se unieron varios discípulos a los que llamaba “frailes”, es decir, “hermanos”, iniciando la Orden Franciscana.

Luego dio la bienvenida a la joven Clara y con ella nació la Segunda Orden Franciscana.

Más tarde fundó una Tercera Orden para aquellos que deseaban vivir como penitentes, con reglas adecuadas para los laicos.

Murió reposado en como él quiso, en la tierra desnuda, la noche del 3 de octubre de 1226 en la iglesia de Santa Maria de los Ángeles en Asís.

Fue canonizado por el papa Gregorio IX el 16 de julio de 1228, siendo uno de los procesos de canonización más rápidos de la historia. El papa Pío XII lo proclamó a él y a santa Catalina de Siena patronos primarios de Italia el 18 de junio de 1939.

Los restos del “Pobrecito de Asís” se veneran en la basílica dedicada a él en Asís.

Vivió el Evangelio en cuerpo el alma. Todo a su paso tenía aroma a luz nueva, renovada en el amor a Cristo. Sin duda con Francisco se renueva no solo la Iglesia, sino que comienza un nuevo mundo, un mundo en continuo diálogo con el Creador, un mundo de eterna fraternidad, que es solidaridad y generosidad con el más pobre.

Patronazgo

San Francisco es patrono de Italia, de los animales, del medio ambiente, de los comerciantes, de los poetas y de las órdenes franciscanas.

Lugares de culto

Son innumerables los lugares dedicados al culto de san Francisco. Mencionamos algunos de los más importantes, donde el mismo santo alojó:

Basílica de San Francisco en Asís

Basílica de Santa Maria de los Ángeles en Asís, que contiene la Porciúncula y la Capilla del Transito donde murió el santo.

San Damián en Asís.

Eremo delle Carceri, Asís.

Santuario de Rivotorto, que contiene el Sacro Tugurio, una de las primeras residencias de San Francisco

Iglesia de San Francisco en Gubbio, donde ocurrió el famoso milagro con el lobo.

Iglesia de San Francisco a Ripa, lugar donde residía en Roma durante las visitas que realizaba al papa.

Eremo de Valdisasso.

Santuario della Verna.

Santuario de Greccio, dónde crea el primer pesebre.

Curiosidades

¿Sabías que la Iglesia ha reconocido más de 40 milagros atribuidos al “pobrecito de Asís”, quien en todo veía la imagen de Dios creador?

Estos son algunos:

San Francisco también tenía una estrecha relación con sus ángeles custodios:

Oración

Alabanzas al Dios Altísimo

Tú eres santo, Señor Dios único, que haces maravillas.

Tú eres fuerte, tú eres grande, tú eres Altísimo.

Tú eres Rey omnipotente.

Tú eres Padre santo, Rey del cielo y de la tierra.

Tú eres Trino y Uno, Señor Dios de los dioses.

Tú eres el Bien, todo el Bien, el sumo Bien, Señor Dios vivo y verdadero.

Tú eres Amor, tú eres Caridad.

Tú eres Sabiduría, tú eres Humildad, tú eres Paciencia.

Tú eres belleza, tú eres Seguridad, tú eres Paz.

Tú eres Gozo y Alegría, tú eres nuestra Esperanza.

Tú eres Justicia, tú eres Templanza, tú eres toda nuestra Riqueza.

Tú eres Belleza, tú eres Mansedumbre.

Tú eres Protector, tú eres nuestro Custodio y Defensor.

Tú eres Fortaleza, tú eres Refugio.

Tú eres nuestra Esperanza, tú eres nuestra Fe.

Tú eres Caridad, tú eres nuestra Dulzura.

Tú eres nuestra Vida eterna, grande y admirable Señor,

Dios Omnipotente, misericordioso Salvador».

Aquí tienes otras oraciones de san Francisco de Asís.

 

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.