Recibe Aleteia gratis directamente por email

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

5 oraciones de san Francisco de Asís para alcanzar la gloria de Dios

SAINT FRANCIS
K505 - Shutterstock
Comparte

"Señor mío Jesucristo dos gracias te ruego me concedas antes de morirme..."

San Francisco es un santo que logró asemejarse muchísimo a Cristo. El pobrecito de Asís, como le llamaban, fue un gran místico y enamorado del crucificado, con quien compartía los estigmas, un gran hombre de paz que no olvidaba nunca de alabar al Señor en la oración.

Son muchas las oraciones a la que por fortuna podemos acceder hoy gracias a varios de sus escritos, por ejemplo la que recitó Francisco en 1206, durante su período de discernimiento vocacional, en la pequeña iglesia de San Damián delante del famoso crucifijo de estilo bizantino, tan querido por los franciscanos; o Déjanos llegar a Ti que fue extraída de la Carta a los fieles.

A estas oraciones hemos adjuntado otras tres más, para que al rezarlas, todas muy bonitas, no solo recordemos la santidad del poverello sino también podamos estar más cerca de Jesucristo.

 

Oración ante el crucifijo de San Damián

¡Oh alto y glorioso Dios!

ilumina las tinieblas de mi corazón.

y dame fe recta,

esperanza cierta y caridad perfecta,

sentido y conocimiento, Señor,

para que cumpla tu santo y veraz mandamiento.

Amén

 

Alabanzas al Dios altísimo

Tú eres el santo Señor Dios único, el que hace maravillas.

Tú eres el fuerte, tu eres el grande, tú eres el altísimo,

tú eres el rey omnipotente; tú Padre santo, rey del cielo y de la tierra.

Tú eres el trino y uno, Señor Dios de los dioses;

tú eres el bien, el todo bien, el sumo bien,

Señor Dios vivo y verdadero.

Tú eres el amor, la caridad; tú eres la sabiduría,

tú eres la humildad, tú eres la paciencia,

tú eres la belleza, tú eres la mansedumbre;

tú eres la seguridad, tú eres el descanso,

tú eres el gozo, tú eres nuestra esperanza y alegría,

tú eres la justicia, tú eres la templanza,

tú eres toda nuestra riqueza a satisfacción.

Tú eres la belleza, tú eres la mansedumbre,

tú eres el protector, tú eres nuestro custodio y defensor;

tú eres la fortaleza, tú eres el refrigerio.

Tú eres nuestra esperanza, tú eres nuestra fe,

tú eres nuestra caridad, tú eres toda nuestra dulzura,

tú eres nuestra vida eterna,

grande y admirable Señor,

Dios omnipotente, misericordioso Salvador.

Amén

 

Déjanos llegar a Ti

Omnipotente, eterno, justo y misericordioso Dios,

danos a nosotros miserables hacer por ti mismo lo que sabemos que tú quieres,

y siempre querer lo que te place, para que interiormente limpiados,

interiormente iluminados y por el fuego del Espíritu Santo

abrasados podamos seguir la huellas de tu amado Hijo,

nuestro Señor Jesucristo, y a ti, Altísimo, llegar por sola tu gracia,

que en Trinidad perfecta y en simple Unidad vives y reinas y eres glorificado,

Dios omnipotente, por todos los siglos de los siglos.

Amén.

 

Mi Dios y mi todo

Mi Dios y mi todo,

¿Quién eres Tú,

dulcísimo Señor mío?

Y ¿quién soy yo, gusanillo

tu servidor? ¡Cuánto quisiera

amarte, santísimo Señor mío!

¡Cuánto quisiera amarte,

Señor mío dulcísimo!

¡Señor mío y Dios mío,

te entregué todo mi

corazón y todo mi cuerpo,

y ardientemente anhelo darte más,

si supiera qué más darte!

Amén.

 

Dos gracias te ruego

Señor mío Jesucristo

dos gracias te ruego me

concedas antes de morirme;

la primera, que sienta yo

en cuerpo y alma, en cuanto

sea posible, el dolor que Tú,

dulcísimo Jesús;

sufriste en tu dolorosísima Pasión;

la segunda, que sienta yo

en mi corazón, en cuanto

sea posible, aquel amor

sin medida que te abrasaba

y te llevó, Hijo de Dios,

a sufrir gustoso por nosotros pecadores esta misma

dolorosísima pasión.

Amén

 

Fuente: vatican.va; Le più belle preghiere dei santi, Francesco Maria Nocelli

 

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.