Recibe Aleteia gratis directamente por email
Cada día, noticias que dan esperanza: ¡recibe Aleteia por email!
¡Inscribete!

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

Basílica de San Francisco de Asís: Del infierno al paraíso

Canadastock
Comparte

El lugar donde quiso ser sepultado el santo de los pobres

Haga click aquí para abrir el carrusel fotográfico

Visitar la Basílica de San Francisco de Asís, es una experiencia realmente inolvidable. Quizás sea porque se encuentra rodeada de paisajes espectaculares o quizás porque se siente al mismo santo en cada rincón de sus paredes.

La basílica declarada patrimonio de la humanidad por la Unesco, está construida en el lugar dónde quiso ser sepultado el santo, en una colina llamada en la época medieval “Collis Inferni” (colina del infierno) porque allí venían enterrados los condenados a muerte después de las ejecuciones públicas. Luego que se puso la primera piedra para construir la basílica, la colina fue renombrada “Collis Paradisi”

Se comenzó a construir en 1228 después de la proclamación de santidad de Francisco a sólo dos años de su muerte y se terminó en el 1253, gracias a las donaciones que llegaban de todo el mundo.

La basílica es una fusión de estilos arquitectónicos románico y gótico y tiene un nivel superior y otro inferior.

La basílica superior, la adorna en su fachada un gran rosetón con los símbolos de los cuatros evangelistas. Su interior es bastante iluminado y sobrio. En el lado izquierdo de se encuentra la Logia de las bendiciones, donde en un tiempo venía mostrado a los fieles el Velo santo de la Virgen que fue donado a la basílica por el príncipe Tomasso degli Orsini, en el siglo XIV.

Toda la basílica superior está enriquecida por magnificas vidrieras medievales e importantes frescos, entre ellas la 28 escenas que cuentan la vida de san Francisco, basadas en las “Leyendas Mayores” (la biografía del santo escrita por san Buenaventura) preciosísimas pinturas atribuidas al Giotto.

La basílica inferior al contrario de la superior, es más oscura y silenciosa. Quien entra puede sentir de inmediato una atmósfera de gran paz y espiritualidad, que invita a la meditación. No puede ser de otra manera, ya que aquí se encuentra la cripta con los restos de san Francisco.

Delante de la tumba se encuentra una lámpara que está encendida siempre, funciona con aceite. Este aceite viene donado cada 4 de octubre, día del santo, por una de las regiones de Italia. La lámpara tiene la siguiente “otro que no es, más que una luz de su rayo” refiriéndose a la gran bondad de Dios, que no es más que un pequeño rayo de su grandísima luz.

Quien visita la tumba puede encender una vela y escribir una oración al santo.Alrededor de la tumba también se encuentra los restos de sus discípulos, los beatos: fray Ángel, fray Maseo, fray Rufino, fray León.

También es importante visitar la Capilla de las reliquias, ahí podemos encontrar por ejemplo: el hábito del santo color ceniza, sus sandalias y la piel que evitaba que la sangre del costado manchara la túnica; el cuerno de marfil regalo de al-Malik al-Kamil, Sultán de Egipto, en 1219; el texto original de la Regla franciscana, considerada como la Carta Magna del movimiento franciscano.

Boletín de Noticias
Recibe gratis Aleteia.
Los lectores como usted contribuyen a la misión de Aleteia

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.