Recibe Aleteia gratis directamente por email
Cada día, noticias que dan esperanza: ¡recibe Aleteia por email!
¡Inscribete!

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

El lugar donde san Francisco se alojaba en Roma

SAN FRANCESCO A RIPA
Maria Paola Daud-ALETEIA
Comparte

La Iglesia de San Francisco a Ripa guarda muchos secretos…

Haga click aquí para abrir el carrusel fotográfico

En el pintoresco barrio de Trastevere (detrás del Tíber) en Roma se encuentra un lugar muy importante para los franciscanos y para todos los que aman a este gran santo.

Aquí, en la Iglesia de San Francisco a Ripa, se alojaba el gran santo de Asís los días que permanecía en Roma para visitar al Papa.

Antiguamente era un hospicio, un hospital de los benedictinos dedicado a san Blas. Fue la gran amiga noble de Francisco, Jacopa de Settesoli, quien lo presentó ante los benedictinos para que lo alojaran, y el “pobrecito”, como podía, ayudaba a los leprosos del hospicio durante sus estadías.

Se cuenta que san Francisco, amaba tanto a Jacopa, que en su lecho de muerte hizo escribir una carta pidiendo a su amiga que fuera a verlo con un plato de mostaccioli (sus dulces preferidos). No hacía falta. Ni se llegó a enviar la carta porque Jacopa ya estaba allí con los dulces en mano para su gran amigo.

Te puede interesar: El último deseo de san Francisco: comer un dulce típico italiano

Quizá por eso los restos de Jacopa se encuentra frente a los de su gran amigo santo, en la basílica de san Francisco de Asís.

Más tarde, el hospicio fue reestructurado gracias a los buenos benefactores, su amiga Jacopa y el Conde Pandolfo dell’Anguillara, llegando a ser esta la primera casa franciscana en Roma.

Con el tiempo sufrió distintas reestructuraciones, debido a reformas para ampliar la iglesia o el convento, o porque sufrió ataques durante la época de la Revolución Francesa. Pasó de ser una iglesia de estilo medieval a una como se ve hasta nuestros días: una iglesia de estilo barroco.

De las primeras estructuras solo queda intacta la celda donde se alojaba san Francisco, que se encuentra detrás de la sacristía.

Una celda pequeña con muchos secretos

La pequeña celda hoy es un santuario con un pequeño altar enteramente de leño con cuadros de san Francisco, san Antonio de Padua y Ludovico de Tolosa, que al girar con un ingenioso mecanismo, permiten apreciar reliquias de diversos santos franciscanos.

Lo más importante que conserva la celda es la gran piedra que usaba el santo de Asís para apoyar su cabeza como almohada.

La iglesia de san Francisco, que lleva el nombre de Ripa por el puerto que se encontraba cerca -“Ripa Grande”-, conserva importantísimas obras de arte. La más destacada seguramente es una espectacular escultura del éxtasis de la Beata Ludovica Albertoni, obra de Bernini, que el gran artista realizó ya anciano, a los 71 años.

Ludovica Albertoni era otra noble viuda romana que fue terciaria franciscana, como Jacopa, en quien se inspiró san Francisco para su Tercera Orden.

En la iglesia también se conservan los restos del gran pintor y escritor Giorgio de Chirico.

P.D: Agradecemos inmensamente a los franciscanos por abrirnos amablemente las puertas del lugar y a Mario, por su dedicada atención y datos brindados para hacer este artículo.

Boletín de Noticias
Recibe gratis Aleteia.
Los lectores como usted contribuyen a la misión de Aleteia

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.