Aleteia logoAleteia logoAleteia
miércoles 01 diciembre |
Beato Carlos de Foucauld
Aleteia logo
separateurCreated with Sketch.

¿La verdadera libertad es hacer todo lo que queremos?

WEB2-HAPPINESS-LANDSCAPE-SERENITY-shutterstock_779057149.jpg

Shutterstock - oatawa

Edifa - publicado el 02/05/21

La fiesta de Pascua es la fiesta de la libertad. Cristo vino a liberarnos de la esclavitud de nuestros impulsos que nos impedían ir hacia el Padre. Aprovechemos esta oportunidad para discutir la libertad con nuestros hijos

¿Qué es la libertad? Haced esta pregunta a vuestro hijo adolescente sin que os extrañe la respuesta: “La libertad es hacer lo que yo quiera”, es decir ¿hacer tanto el bien como el mal? El mal comporta consecuencias pesadas, la libertad nos permite elegir entre los diferentes bienes que se ofrecen a la persona. Cómo haremos para que nuestros jóvenes tomen conciencia de esta verdad. No se trata de decirles: “Tú no puedes”, sino todo lo contrario: “Tú puedes todo, pero todo tiene consecuencias”.

Libre es quien construye la felicidad lejos de la tiranía del placer y de la mirada de los otros

Es importante que los jóvenes capten que la capacidad física no implica la capacidad moral, y que la moral no está para reclutar y constreñir, sino al contrario para liberar. Un caso concreto: nuestra hija ha empezado a fumar. Sin abrumarla, hagámosle reflexionar sobre aquello que la ha empujado a fumar. Su grupo de amigos fuma y se sentía excluida, ella ha tenido miedo de pasar por una rara a los ojos de los otros, ganas de adoptar una cierta pose… y después vendrá tal vez el momento de querer dejarlo. Y entonces comenzarán las dificultades. “Si no puedes decir a tu cuerpo: no tengo necesidad de esta substancia”, si no puedes abstenerte de fumar, es que te has hecho un poco dependiente, esclava de tu cuerpo. Has perdido una cierta libertad”. La droga, el alcohol, los videojuegos, las pulsiones sexuales nos hacen más esclavos todavía.

Señalaremos a nuestro adolescente que el alcohol, como la sexualidad, no son malos en sí mismos, la sexualidad es incluso particularmente bella y buena, es la expresión del amor a través del cuerpo. Es el cómo los usamos lo que puede convertirlos en malos. Es pues necesario que la persona, que no es solamente cuerpo, use su espíritu para guiar su cuerpo. Dejarse guiar únicamente por los deseos del cuerpo le hace perder su libertad.

Esta pérdida de libertad viene a menudo de la confusión entre placer y felicidad. Observemos que el placer es inmediato, lo que lo hace tan atractivo, pero se detiene rápido. La felicidad, por su parte, se construye, pero puede durar. En la felicidad, hay placeres, pero en el placer, no siempre hay felicidad… libre es aquél que construye la felicidad lejos de la tiranía del placer y de la mirada de los otros. Libre es aquél que elige seguir a Cristo que nos ha liberado de toda forma de tiranía.

Inès de Franclieu

Tags:
libertad
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
Ver más