Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
domingo 24 enero |
San Ildefonso
home iconEstilo de vida
line break icon

Las vacaciones, un tiempo para aprender a vivir juntos

TALKING

Shutterstock | Jack Frog

Edifa - publicado el 01/08/20

La familia constituye para los niños uno de los primeros ámbitos de experimentación de la convivencia. ¿Por qué no aprovechar las vacaciones para mostrar a nuestros hijos qué significa la ayuda mutua, el respeto y la concordia? ¡A continuación tenéis unos cuantos consejos para lograrlo!

Las vacaciones son un tiempo privilegiado para aprender a vivir juntos en familia o entre amigos. Y todos sabemos que eso puede ser especialmente exigente.

No es fácil compartir la vida cotidiana con unos primos que tienen ritmos muy distintos de los nuestros o lograr que cohabiten en armonía unas familias con estilos muy diversos. Sin embargo, en esta situación es donde nos espera el Señor, donde nos llama a amar.

Amar es acoger

CONVERSATION
Rido - Shutterstock

Acoger al otro tal y como es y no como quisiéramos que fuera. Recibirlo con una mirada nueva, sin ideas preconcebidas, sin juicios irrevocables.

El sobrino que se mostró particularmente insoportable el año pasado quizás haya cambiado, madurado… pero ¿cómo podría mostrarlo si, desde el primer día, se siente catalogado como “mocoso”?

Y qué decir de esa prima que nos irrita siempre… Sin embargo, es ella quien nos da el Señor como nuestra “prójima” y nos invita a amarla como Él la ama.

La manera en que recibimos a los demás –que se traduce normalmente en nuestra actitud y nuestras palabras– es muy contagiosa: cuanto más abiertos y bondadosos seamos, más lo serán nuestros hijos también.




Te puede interesar:
¡Déjate contagiar! La generosidad es pegadiza

Amar es compartir

sharing
Purino | Shutterstock

Compartir nuestro dormitorio o nuestra comida, prestar nuestra bici, nuestra pelota o nuestra toalla de baño… Estas son maneras muy concretas de vivir la caridad en el día a día.

Es fantástico que los niños se vean animados a compartir, porque no haya bastantes bicis para todos los primos o porque unos invitados de último minuto obliguen a cortar el pastel en porciones más pequeñas.

Pero a compartir se aprende: prestar la bici refunfuñando “porque papá lo ha dicho” es, sin duda, un acto de obediencia, probablemente no un acto de amor (aunque hay que ser muy prudentes con este tipo de valoraciones, porque los niños que gruñen más no son necesariamente los que tienen peor corazón).

Dicho esto, podemos obligar a un niño a prestar su bici, no podemos obligarle a amar: por eso la educación en el saber compartir es ante todo una cuestión de atmósfera familiar.

Ahí precisamente, los niños aprenden por imitación. Cuanto menos tengamos que intervenir los adultos, mejor.

Pero cuidado con los “buenazos” que prestan siempre y que resultan fácilmente explotados por los demás. ¡A veces conviene restablecer con firmeza algunas nociones de justicia elemental!

Cuidado también con las razones profundas que conducen a un niño a conservar celosamente sus cosas y a otro a darlas sin vacilar nunca.

No siempre se trata de egoísmo en un caso y generosidad en el otro. La ansiedad o el deseo de complacer pueden explicar también muchas situaciones.

Revelarle al otro su belleza

CONVERSATION
Fizkes - Shutterstock

Amar también en escuchar. En vacaciones, tenemos tiempo (o podemos tenerlo, si lo decidimos así): tiempo para escuchar a nuestros hijos o a la vecina anciana que desvaría un poco.

Escuchar –no solamente con las orejas, sino con el corazón, con todo nuestro ser– es sin duda uno de los regalos más hermosos que podemos hacerle al prójimo, además de ser también una manera de ayudarlo tan discreta como eficaz.

A veces nos quejamos de que nuestros hijos (o nuestro/a cónyuge) no nos cuenta nada, no nos habla suficiente… pero ¿sabemos escucharles? Para escuchar bien, hay tres palabras clave indispensables:

  • Disponibilidad (no se hacen confidencias “por encargo”, sino que salen de manera imprevista durante un paseo, recogiendo el patio o después de una comida);

  • Benevolencia (¿cómo va a tener nadie ganas de abrirse a una persona de mala lengua y apresurada en juzgar al otro?);

  • Discreción (incluso los niños tienen derecho a la privacidad y que sus confidencias no se tomen a la ligera).

Amar es revelar al otro su belleza. Para revelar esta belleza hay que querer descubrirla. Dicho de otra forma, pidamos al Espíritu Santo que ilumine nuestra mirada para que sepamos maravillarnos ante el misterio de cada una de las personas que encontremos.

Pidámosle que nos enseñe a amar para que seamos como reflejos del Amor de Dios para todas las personas. ¡Así viviremos juntos unas vacaciones de lo más hermosas!


FAMILY,ROAD TRIP

Te puede interesar:
Las tres cosas para lograr unas buenas vacaciones en familia

Tags:
amorfamiliavacaciones
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia hoy se publica diariamente en ocho idiomas: francés, inglés, árabe, italiano, español, portugués, polaco y esloveno.
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
PADRE CEPEDA
Cecilia Zinicola
El beso de Jesús, la historia de un párroco bendecido con un pequ...
2
Rodrigo Houdin
Sacerdote tras la explosión: “Estoy atrapado en el quinto piso, r...
3
PADRE CEPEDA
Blanca de Ugarte
"El beso de Jesús", cuando una bella historia es convertida en "f...
4
TudoSobreMinhaMae.com
Cómo desarmar el berrinche de tu hijo con una pregunta
5
EUCHARIST
Philip Kosloski
Esta hostia eucarística fue filmada sangrando y latiendo como un ...
6
CHRISTIAN TOMBSTONE
Francisco Vêneto
Encuentran en Israel una losa de 1.400 años con una inscripción m...
7
COUPLE
Orfa Astorga
¿Qué hacen los matrimonios que quieren seguir queriéndose?
Ver más