Aleteia

7 cosas que hacer para tener éxito en la oración

WOMAN
Comparte

La oración es un corazón a corazón silencioso y libre con Dios, pero también una dura batalla de todos los días, ¡cuántos cristianos la comienzan con entusiasmo y la abandonan en el transcurso de la ruta! Aquí 7 claves que permiten practicar esta hermosa oración cotidianamente

La oración no es «hacer» sino «estar con». Esto no impide que esta cita, a veces seca, de la oración se motive y se construya. Pierre Descouvemont, sacerdote y teólogo, explica las siete cosas que hay que hacer para tener éxito en la práctica cotidiana de la oración.

Complacer a Dios

Roman Zaiets | Shutterstock

Es primeramente para agradar a Dios que debemos aceptar la invitación que Él nos envía todos los días en la oración. La Biblia no los afirma en efecto: tenemos la estupenda posibilidad de contribuir a la felicidad de nuestro Dios.

Él no nos necesita, ya que, desde siempre y hasta siempre, es infinitamente feliz en el seno de la vida trinitaria. Pero nos ama tanto que reclama nuestros pobres gestos de amor. Él los «mendiga», decía santa Teresa del Niño Jesús.

Uno no persevera en la oración solo para recibir los torrentes de amor que se desbordan del corazón de Cristo, sino por el placer de complacerle.

Por eso, aburrirse no es grave, ya que él está verdaderamente feliz de este tiempo dado. Y aún hay que pedir la gracia de creer.

«Hacer» el pleno

HAPPY
Evgeny Atamanenko - Shutterstock

Uno no hace la oración haciendo el vacío, sino haciendo el pleno.

Tomemos ejemplo de los monjes que alimentan su oración de la famosa lectio divina. Rezan partiendo de las Escrituras. Se toman el tiempo para escuchar al Señor decirles y repetirles su amor a través de su Palabra.

Muchos cristianos se quejan de que no logran hacer el vacío al comienzo de su oración, esto es normal: solo se suprime lo que se remplaza.

«Hacer» silencio

Hacer silencio no significa hacer el vacío en tu mente. Por el contrario, ten cuidado de no dejar que tu espíritu divague en consideraciones intempestivas sobre los textos bíblicos o el autor espiritual que acabamos de leer.

Dios no necesita escuchar un ejercicio retórico o una charla teológica. ¡Cuantas menos palabras, mejor! Ellas pueden ser simples como las palabras de un niño: “¡Gracias, Señor! ¡Perdón! ¡Por favor! Dios mío, te amo».

Sin embargo, no nos imaginemos que para hacerlo bien deberíamos callarnos absolutamente y no decir nada. Aquel que grita: «Señor, ¿por qué tantas pruebas en mi vida? ¡Me resulta difícil aceptar tu voluntad! “, agrada lo mismo que el que está recogido.

Nuestra conversación con el Señor -a veces escucho, a veces hablo, a veces me callo- debe ser tan simple como una cita de amor.

«Hacer» confianza

happy thoughtful woman
By wavebreakmedia/Shutterstock

Simple … ¡pero difícil! No nos sorprendamos de que sea difícil orar. San Pablo no duda en decir que «no sabemos orar correctamente» (Rom 8:26).

Cuando oramos, es el Espíritu Santo el que ora en nosotros. Incluso cuando no lo pensamos, es Él quien inspira nuestra oración. Él es el alma, el aliento que nos lleva al Padre y nos hace gritar, con Jesús y en él: “¡Abba, Padre!».

Él es quien nos hace gustar el Amor del Padre, quien hace resonar en el fondo de nuestros corazones: «¡Tú también eres mi hijo amado en quien me complazco!

Entonces podemos decirle con confianza a nuestro Dios: «Tu afecto por mí no tiene medida».

El Espíritu también es, y sobre todo, aquel que aumenta la capacidad respiratoria de nuestros pulmones espirituales a fin de que el Señor pueda colmarnos en la medida de nuestra esperanza en Él.

«Hacer» esfuerzo

young man praying
By Pixel-Shot|Shutterstock

Para orar, es necesario un esfuerzo indispensable de voluntad no solo para empezar sino para perseverar… y volver a la oración cuando uno la ha abandonada.

Este esfuerzo, lo hacemos como una oveja frágil, en las manos del Buen Pastor, bajo su mirada, para hacerlo sonreír más.

«Hacer» un rincón de oración

Marie-Alix B.

Instala en un rincón de tu casa imágenes y fotos frente a las cuales será más fácil reunirse y rezar en comunión con todos tus hermanos y hermanas del Cielo de la tierra. La existencia misma del rincón de oración nos recuerda que tenemos que preparar esta futura cita.

«Hacer» un retiro

WOMAN,CHURCH,MASS
Shutterstock

Es mucho más fácil perseverar en la oración cuando has tenido la humildad y el coraje de seguir una verdadera «escuela de oración».

Para esquiar bien, tomamos lecciones. Para hacer una buena oración, es normal dedicar unos días en la vida a aprender lo que nuestros antepasados descubrieron en la fe … ¡y ejercitándose! Aquí, como en otros lugares, los reciclajes y las inyecciones de estimulo son indispensables.

Por Emmanuel Pellat

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.