Aleteia logoAleteia logoAleteia
sábado 18 mayo |
San Juan I, papa y mártir
Aleteia logo
Espiritualidad
separateurCreated with Sketch.

La imaginación en la oración católica: un método de san Ignacio

IGNATIUS LOYOLA

Public Domain

Daniel Esparza - publicado el 26/04/24

La próxima vez que hagas oración, considera la posibilidad de invitar a tu imaginación a participar sin intentar "controlarla". San Ignacio de Loyola nos comparte un método que, sin duda, mejorará tu relación con Dios

La oración, nos recuerdan todos los grandes santos y místicos, es la savia del alma católica. Pero el camino de la oración puede parecer a veces árido, difícil, incluso esquivo. Nuestras mentes se aceleran, las palabras se vuelven huecas, y el sentido de comunión que anhelamos parece flaquear. Aquí es donde la -a menudo olvidada- facultad de la imaginación se convierte en una fuerza vital, abriendo profundidades inesperadas en nuestra práctica espiritual.

Los grandes santos de nuestra tradición comprendieron el poder de la imaginación. Santa Teresa de Ávila, la gran Doctora de la Iglesia, llamó a la imaginación “la loca de la casa”. Reconocía su tendencia a tejer historias que nos distraen, pero también su potencial para guiarnos hacia una oración más profunda.

Sin embargo, fue san Ignacio de Loyola, fundador de los jesuitas, quien realmente codificó el uso de la imaginación en su “composición de lugar”, pero que también implica “situarse en la escena”. Ignacio comprendió el poder de la imaginación para tender puentes entre el pensamiento y el sentimiento, transformando la oración en un encuentro con Dios centrado en el corazón.

He aquí cómo

He aquí cómo funciona la oración ignaciana con imaginación (algunos la llaman “contemplación imaginativa”):

1
Elije un pasaje de las Escrituras

Selecciona una escena rica en detalles, como Jesús calmando la tormenta (Marcos 4,35-41) o la Última Cena (Juan 13,1-17).

2
Activa tus sentidos

Aquí es donde la imaginación desempeña el papel principal. El orante debe imaginar las imágenes: las olas, la habitación donde Jesús compartió su última cena. Ignacio recomienda “oír” los sonidos: el aullido del viento, el murmullo de los discípulos. Incluso se puede “sentir” el rocío de la tormenta, o el calor de la habitación.

3
Conviértete en participante

Ignacio recomienda no solo observar la escena, sino entrar en ella. Ponte al lado de los discípulos en la barca o siéntate con Pedro en la Última Cena. Una vez aquí, uno puede interactuar con Jesús o con cualquiera de los otros apóstoles o personas de la sala.

4
Reflexionar y responder

Ahora bien, no se trata solo de jugar con la imaginación. Después de detenerse en la escena, uno está llamado a reflexionar sobre las emociones que evoca. ¿Qué te enseñan las acciones de Jesús? ¿Cómo te afecta su presencia? Es, si se quiere, una versión imaginativa de la clásica Lectio Divina. La respuesta a este ejercicio suele ser una oración sincera y espontánea: una conversación suscitada por tu experiencia imaginativa.

¿Qué ocurrirá?

1. Personalizar las Escrituras: Al situarnos en las historias, conectamos con los personajes y las enseñanzas a un nivel más profundo. La lectura se convierte en una experiencia “vivida”.

2.Encuentro con Jesús: Utilizando nuestra imaginación, vamos más allá de los conceptos abstractos y la experiencia y fomentamos una relación más íntima con Dios.

3. Involucrar nuestras emociones: La imaginación llega a nuestros sentimientos, lo que hace que la oración sea más significativa e impactante.

Así que la próxima vez que reces, considera la posibilidad de invitar a tu imaginación a la mesa en lugar de tratar de “controlarla”. Deja que pinte un cuadro vívido, que te permita entrar en la narración y encontrarte con lo divino de un modo transformador. Recuerda que la oración no consiste solo en palabras, sino en construir tu relación con Dios. La imaginación puede ser un poderoso puente que nos lleve hasta allí.

Tags:
espiritualidadSan Ignacio de Loyolasantos
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Oración del día
Hoy celebramos a...




Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.