Aleteia logoAleteia logoAleteia
jueves 23 mayo |
Jesucristo Sumo y Eterno Sacerdote
Aleteia logo
Estilo de vida
separateurCreated with Sketch.

¿Es el boxeo compatible con un modo de vida católico?

Boxer doing pushups with boxing gloves

Platoo Studio | Shutterstock

Daniel Esparza - publicado el 08/04/24

Subir al ring no se trata solo de lanzar golpes: es un compromiso de autocontrol y respeto por uno mismo y por los demás

A menudo visto como nada más que una demostración brutal de poder puro, el boxeo puede ser mucho más que eso. Si se ve desde el punto de vista correcto, es un caldo de cultivo para una disciplina sólida, tanto física como espiritual.

Subir al ring no se trata sólo de lanzar golpes: es un compromiso de autocontrol y respeto por uno mismo y por los demás . Estos son valores que resuenan profundamente con una forma de vida católica.

El entrenamiento riguroso que requiere el boxeo es obviamente un testimonio de perseverancia. Se dedican muchas horas a perfeccionar la técnica, superar la fatiga y seguir un régimen estricto.

Esta dedicación refleja el pilar católico de la templanza, que nos insta a dominar nuestros deseos y cultivar la fuerza interior. Así como un boxeador no se entregaría a golosinas azucaradas antes de una pelea, una vida católica desalienta el exceso y fomenta la moderación y la concentración.

Mężczyzna owija taśmą swoje dłonie przed rozpoczęciem walki

Abrazando la calma y la razón

El boxeo, va más allá del control físico. Es una lucha constante contra el impulso primario de atacar. En el fragor de un combate, la adrenalina se dispara y el instinto de dominar al adversario puede apoderarse de uno. Pero un verdadero boxeador mantiene la calma y canaliza su agresividad en golpes calculados.

Esto se hace eco de la enseñanza católica fundamental sobre la superación de la ira. Estamos llamados a gestionar nuestras emociones, canalizando la ira hacia salidas productivas y eligiendo la razón frente a las reacciones impulsivas.

El respeto a las reglas en el ring de boxeo es igualmente profundo. Las peleas se rigen por códigos estrictos que exigen juego limpio y deportividad. Dar un golpe bajo o golpear después de la campana es tanto una falta moral como una violación de las reglas.

Este arraigado sentido de la competición leal encaja perfectamente con los conceptos católicos de justicia y misericordia. Estamos llamados a tratar a los demás con dignidad y equidad, reflejando la estructura y los límites del ring de boxeo.

Mira más allá del sudor

Así que la próxima vez que veas un combate de boxeo (o cualquier otro deporte de contacto), mira más allá del sudor y los golpes. Observa la dedicación, el autocontrol y el respeto por las reglas y los valores que no solo hacen que un boxeador triunfe, sino que también contribuyen a una vida guiada por la fe y la razón.

Después de todo, ¿no es la victoria final aquella en la que salimos más fuertes, más disciplinados y más conscientes, tanto dentro como fuera del cuadrilátero?

9 consejos para controlar la ira:

Tags:
deportedeportistas
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Oración del día
Hoy celebramos a...




Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.