Aleteia logoAleteia logoAleteia
lunes 22 abril |
Santos Sotero y Cayo, papas
Aleteia logo
A Fondo
separateurCreated with Sketch.

¿En realidad podemos hablar de un “derecho al aborto”?

Este artículo está reservado a los miembros de Aleteia Family
derecho aborto

aslysun | Shutterstock

Jaime Septién - publicado el 03/04/24

¿Existe un "derecho" a abortar? ¿Cuál es el sentido pleno de cada término jurídico? ¿Por qué esto importa al momento de legislar y hablar sobre aborto? En esta entrevista, una experta resuelve todas estas dudas

Abogada y maestra en Derecho Constitucional, Diana Gamboa Aguirre se ha atrevido a desafiar, desde su práctica profesional a quienes consideran al aborto como un derecho de la mujer. La autora del libro El pretendido “derecho” al aborto, responde con precisión el cuestionamiento sobre este tema.

¿Cómo se puede llamar “derecho” al aborto?

Es inadecuado afirmar que el aborto tenga la calidad de “derecho”. Es una realidad innegable y compleja, que exige una aproximación adecuada desde el orden jurídico. ¿Terminar con la vida humana en su etapa más vulnerable es un “derecho”? Es decir, ¿es una conducta amparada por el orden jurídico? No. Nuestros ordenamientos supremos, que son la Constitución y los Tratados Internacionales que protegen Derechos Humanos, no afirman la calidad de “derecho” de esta conducta y, de manera correlativa, sí que reconocen diversos derechos del concebido, entre ellos, el respeto a la vida y la salud.

¿Qué pregunta tendríamos que responder sobre este tema?

La pregunta sobre la naturaleza jurídica de esta conducta que es una pregunta definitoria. Un delito se previene, se inhibe y se busca evitar que suceda. Un derecho se promueve, fomenta y se hace lo posible por facilitarlo. ¿Queremos promover y fomentar el aborto en las jóvenes? No lo creo.

¿Se debe criminalizar a quien aborta?

Negar que el aborto tenga la calidad de derecho no implica que uno considere que las mujeres deben ir presas por abortar. Pero el hecho de reconocer la calidad reprochable y, por ende, delictiva de la conducta tiene un efecto pedagógico importantísimo en una sociedad democrática: hacerle saber al ciudadano de a pie que socialmente reprochamos esa conducta y, por ende, que pretendemos inhibirla.

En términos jurídicos, ¿cómo se demuestra el estatus de persona del no nacido?

La desprotección absoluta de la vida humana en gestación por parte de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (de México) en aquel trágico septiembre de 2021, se basó esencialmente en un argumento que he denominado en otras ocasiones como la “artimaña lingüística”. Si se le expusiera directamente al concebido no nacido esta trampa argumentativa, se expresaría de la siguiente manera: sí eres humano, pero no eres “persona” y, por ende, no eres titular de derechos.

derecho

¿El Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos incluye al concebido dentro de la categoría de “persona humana”?

Así es, pues en su artículo 16 dispone que: “todo ser humano tiene derecho en todas partes, al reconocimiento de su personalidad jurídica”, es decir, al carácter de persona. Al respecto, es fundamental tener presente que, el hecho demostrable de que el concebido tiene calidad de ser humano, se fortalece con lo dispuesto en la Declaración Universal sobre el Genoma Humano y los Derechos Humanos de la UNESCO que, si bien carece de fuerza vinculante, permite observar que las premisas científicas que individualizan al concebido han sido reconocidas en el ámbito internacional.

¿Es posible dialogar con quienes consideran el aborto un derecho?

En mi opinión, desde el respeto, es posible y necesario establecer rutas de diálogo con todo aquel que esté dispuesto a reconocer que la realidad del aborto es un tema fundamental que lastima y divide a nuestra sociedad. Y, en esa medida, que exige ser ampliamente discutido, bajo la premisa de su inherente complejidad y teniendo en cuenta a todos los sujetos involucrados, especialmente a las mujeres que, en situación de vulnerabilidad ante una maternidad inesperada, consideran el aborto como su única salida.

¿Estamos ante un problema delicado, universal, si aceptamos como sociedad el pretendido derecho?

Creo que las premisas que subyacen a la afirmación del aborto como un derecho son y han sido el problema más grande que puede enfrentar la humanidad. La negación de la dignidad intrínseca de todos los miembros de la familia humana, mediante el establecimiento de categorías arbitrarias de desvalor, con el fin de descartar o vejar a un colectivo de individuos.

Hoy la pretendida justificación para desconocer la dignidad humana es la etapa de desarrollo, ayer fue el color de piel y, en otro momento de la historia, la religión o comunidad a la que pertenecían ciertos individuos. Pretextos habrá muchos, pero dignidad humana solo hay una y su reconocimiento no debería ser nunca una graciosa concesión desde el poder. 

Este artículo está reservado a los miembros de Aleteia Family

¿Ya eres miembro?

¡Gratis! - Sin ningún compromiso
Puedes cancelar en cualquier momento

Descubre los beneficios:

Aucun engagement : vous pouvez résilier à tout moment

1.

Acceso ilimitado a todo el nuevo contenido de Aleteia Family

2.

Publicidad limitada

3.

Acceso exclusivo a publicar comentarios

Apoya a medios que promueven los valores católicos
Apoya a medios que promueven los valores católicos

Tags:
abortobioeticaley
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Oración del día
Hoy celebramos a...




Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.