Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
jueves 23 septiembre |
San Pío de Pietrelcina
home iconEstilo de vida
line break icon

Las condiciones para un diálogo exitoso

collègue au bureau travail

ESB Basic - Shutterstock

Pierre d’Elbée - publicado el 13/08/21

En la empresa, algunos debates se convierten en enfrentamientos que consolidan la decisión del más fuerte. Un diálogo próspero, que no oculta las oposiciones, se desarrolla en la inteligencia colectiva

¿La discusión es una renuncia a la violencia? Esta cuestión era uno de los temas de filosofía de bachillerato este año en Francia. En el mundo del trabajo, es una cuestión que merece la pena abordar, ya que no siempre es evidente.

A priori, una discusión es un remedio para la violencia. Por una simple razón: el mundo del trabajo se desmorona bajo las suposiciones de las cosas no dichas que envenenan las relaciones y son fuente de exasperación e incluso de crisis desastrosas.

Discutir, en el sentido de debatir, es atreverse a tomar la palabra para decir cosas que no son necesariamente agradables; es hacer de tripas corazón para señalar algo que no funciona y que necesita ser abordado; es mostrarse responsable y no padecer los acontecimientos.

Hacer como si nada puede ser suicida. Dichosos los que osan decir en voz alta lo que todo el mundo percibe por lo bajo.

Discutir es, en definitiva, esclarecer algo a través del debate, porque dos visiones opuestas encuentran cada una su defensor y la decisión resultante será generalmente más ajustada.

Las discusiones anticipadas

Sin embargo, ¿es esto cierto siempre? Todo el mundo sabe que la victoria pertenece al más hábil, al que domina mejor el verbo y que no es por lo general el más justo. O pertenece incluso al más fuerte, al que ocupa una posición de autoridad que puede hacer valer en todo momento, en el sentido que Jacques Chirac decía de Nicolas Sarkozy cuando era primer ministro de Francia: “Yo decido, él ejecuta”.

Las discusiones en la empresa se desarrollan de forma anticipada. Sucede incluso que las discusiones amplifican las violencias, bien porque algunas parecen monólogos o porque nadie escucha o porque los argumentos apestan a mala fe.

Asqueados por una discusión que no va a ningún sitio, quienes creían fielmente en una posible clarificación se encierran en un mutismo lleno de cólera, se desesperan y se vuelven herméticos perennes ante toda nueva discusión.

Cabe añadir también que algunas discusiones aumentan la violencia porque unos están furiosos por no haber convencido o los otros restriegan a los unos su victoria y eso es insoportable.

La verdadera discusión es escucha, reformulación, expresión mesurada de la opinión, concesión en los puntos indiscutibles del adversario…

El espíritu de diálogo

Entonces, ¿cómo se reduce la violencia al discutir? Primero, enfrentando al espíritu de dominación con el espíritu de diálogo. Aunque algunas discusiones son trifulcas poco disimuladas, estériles, que terminan por la decisión del más fuerte, siempre es posible que un responsable fomente una auténtica discusión, hecha de oposición y de convergencia. Eso implica un cierto número de condiciones previas, como la honradez de los participantes, limitaciones que no sean imperativas, con un margen de maniobra que definan los dialogantes.

La discusión puede transformarse entonces en negociación, en concertación. Los oponentes pueden desde entonces compartir una actitud relajada que evalúe y pondere, que privilegie los puntos de acuerdo. Es incluso probable que, si una persona puede expresar con claridad su desacuerdo, si es escuchada y no se caricaturiza su punto de vista, incluso si la decisión final no va en su sentido, la aceptará más.

El arte de la conversación

La verdadera discusión es escucha, reformulación, expresión mesurada de la opinión, concesión en los puntos indiscutibles del adversario… Una actitud así se fundamenta en la convicción de que vale la pena decir lo que se piensa y, en el mejor de los casos, saca a relucir la inteligencia colectiva.

Si la discusión es una vía privilegiada para una decisión más justa, la conversación constituye la cumbre de la civilización. En la conversación, el nivel sonoro decae, el tono se dulcifica, el espíritu partisano cede el paso al placer de intercambiar.

No se busca tanto el defender un punto de vista como el explorar juntos. La conversación se aleja más fácilmente incluso de la violencia que la discusión.

Tags:
dialogoempresamanagementtrabajovalores
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
JIM CAVIEZEL
J.P. Mauro
El impactante tributo de Jim Caviezel a la Virgen María
2
Ary Waldir Ramos Díaz
Papa Francisco: Puede que yo merezca insultos, pero la Iglesia no
3
Ary Waldir Ramos Díaz
El Papa Francisco afirma que la ideología de género es «diabólica...
4
crisis man
Marzena Wilkanowicz-Devoud
Los poderosos consejos de 3 monjes para vencer la desgana
5
ANMOL RODRIGUEZ
Domitille Farret d'Astiès
Atacada con ácido cuando era bebé, Anmol Rodriguez supera e inspi...
6
SINDONE 3D
Lucandrea Massaro
El Hombre de la Sindone, reconstruido en 3D: ¡Son verdad los Evan...
7
Christine Stoddard
5 pequeñas oraciones para disminuir el estrés y tener paz
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.