Aleteia logoAleteia logoAleteia
domingo 21 abril |
Domingo del Buen Pastor
Aleteia logo
Espiritualidad
separateurCreated with Sketch.

¿Pedir la intercesión de los santos es invocar muertos?

sesión de espiritismo

Everett Collection - Shutterstock

Morgane Afif - publicado el 05/03/24

Los entusiastas de la peligrosa práctica del espiritismo dicen que se comunican con los muertos, pero ¿es lo mismo que pedir la intercesión de los santos?

“No se hallará entre ustedes a nadie que haga pasar a su hijo o a su hija por el fuego; a nadie que escudriñe presagios, o practique la astrología, el encantamiento o la hechicería; a nadie que use la magia, interrogue a espectros y espíritus, o consulte a los muertos”. (Dt 18, 11).

La Iglesia es muy clara a este respecto y prohíbe firmemente el ocultismo, el espiritismo y la nigromancia, que, según nos enseña en su Catecismo, son prerrogativa del demonio.

“Todas las formas de adivinación deben rechazarse: el recurso a Satán o a los demonios, la evocación de los muertos, y otras prácticas que equivocadamente se supone ‘desvelan’ el porvenir (cf Dt 18, 10; Jr 29, 8). La consulta de horóscopos, la astrología, la quiromancia, la interpretación de presagios y de suertes, los fenómenos de visión, el recurso a ‘mediums’ encierran una voluntad de poder sobre el tiempo, la historia y, finalmente, los hombres, a la vez que un deseo de granjearse la protección de poderes ocultos. Están en contradicción con el honor y el respeto, mezclados de temor amoroso, que debemos solamente a Dios”. (CIC §2116).

La Iglesia, por tanto, solo permite el culto público a los santos que ha canonizado o beatificado. Si los santos del calendario son personas que existieron realmente y que, en la misma medida, pasaron por la muerte para renacer a la vida eterna, ¿podemos decir que pedir la intercesión de los santos es lo mismo que invocar a los muertos?

Deben rechazarse todas las formas de adivinación: el recurso a Satanás o a los demonios, la evocación de los muertos u otras prácticas que erróneamente se supone que revelan el futuro”.

De la sombra a la luz

Invocar a los difuntos no es lo mismo que implorar su intercesión. Sin embargo, la Iglesia nos exhorta a ser muy prudentes cuando se trata de nuestros difuntos: solo se pronuncia sobre la salvación de los santos, aunque haya muchos en el cielo a los que no ha canonizado.

Podemos, pues, implorar en nuestras oraciones personales la intercesión de aquellos cuyo proceso de beatificación está abierto y que son reconocidos como “Siervos de Dios”.

En su carta a los Romanos, san Pablo nos dice que la muerte no es más que un estado transitorio que marca el paso de la vida terrena a la vida celestial, mientras esperamos el día en que todos resucitaremos.

“Si, pues, por el bautismo, que nos une a su muerte, fuimos sepultados con él, es para que también nosotros llevemos una vida nueva, como Cristo que, por la omnipotencia del Padre, resucitó de entre los muertos. En efecto, si hemos estado unidos a Él en una muerte semejante a la suya, también estaremos unidos a Él en una resurrección semejante a la suya” (Rm 6,4-5).

modlitwa kobiety

No confundir comunión con comunicación

Tampoco hay que confundir la invocación a los difuntos con la devoción a las almas del purgatorio. Ya en los primeros tiempos de la Iglesia, los cristianos se dirigían a los difuntos como a personas vivas en presencia de Dios. Mientras rezamos por su salvación, una vez que están con Dios, interceden por nosotros.

Este es el sentido de la devoción a las almas del Purgatorio, iluminada por el misterio de la comunión de los santos, que permite a los cristianos ayudarse mutuamente: a los que aún están en la tierra, a los que cantan el Gloria en el Cielo y a los que esperan en el Purgatorio para saborear por fin las delicias de la bienaventuranza eterna.

Así lo explicó la Sierva de Dios Anne-Gabrielle Caron al dibujar una cruz en cuya base hay una multitud de la que emanan rayos rojos que llegan a una segunda asamblea, esta vez en lo alto, que lanza rayos amarillos a la multitud de abajo.

“Abajo”, explicó, “está el pueblo. Con sus oraciones y sacrificios, pueden liberar a las almas del purgatorio, que están allí (y señala al grupo de arriba) y, a cambio, las almas les protegen. Esto es lo que representan los rayos que suben y bajan”.

A través de sus oraciones y sacrificios, los hombres pueden liberar a las almas del Purgatorio y, a cambio, las almas les protegen” (Anne-Gabrielle Caron).

Sin embargo, no debemos confundir comunión con comunicación, ya que la muerte, incluso desde la perspectiva cristiana de la vida eterna, sigue siendo una separación. Quienes invocan a los muertos no hacen más que invocarlos, para sí mismos o para los demás.

En cambio, quien invoca la intercesión de las almas del purgatorio, una vez liberadas por su oración, o de los santos, pide su mediación para presentar sus intenciones a Dios, de quien es amigo íntimo en el Cielo.

De este modo, no espera la respuesta de los muertos, sino la de Dios. Mientras que invocar a los muertos es un camino hacia la muerte y abre la puerta a lo que el cristiano no desea recibir, la intercesión de los santos es un camino de vida que conduce a Dios.

Tags:
comunionIntercesiónmuertesantos
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Oración del día
Hoy celebramos a...




Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.