Aleteia logoAleteia logoAleteia
jueves 18 abril |
San Simeón, obispo de Seleucia y mártir
Aleteia logo
Desde Roma
separateurCreated with Sketch.

El Papa Francisco comparte cómo vencer la envidia y vanidad

Pope Francis blesses faithful at the end of his weekly general audience in Paul VI Hall

Antoine Mekary | ALETEIA

I.Media - publicado el 28/02/24

En su catequesis, el Papa Francisco habló sobre los dos vicios de la persona que "aspira a ser el centro del mundo" y compartió cómo librarse de ellos. Declarando que aún estaba un poco resfriado, confió la lectura de su reflexión a Mons. Filippo Ciampanelli. Al finalizar, acudió al hospital para realizarse exámenes de control

Los vicios de la envidia y la vanidad son “característicos de la persona que aspira a ser el centro del mundo, libre de aprovecharse de todo y de todos, objeto de toda alabanza y amor”, dice el Papa Francisco en su enseñanza, leída por un tercero durante la audiencia general del 28 de febrero de 2024.

El Pontífice continuó su ciclo de enseñanzas sobre los vicios y las virtudes, iniciado en diciembre, ofreciendo esta vez una meditación sobre dos vicios: la envidia y la vanagloria. Declarando que todavía estaba “un poco resfriado”, confió la lectura de su reflexión a Mons. Filippo Ciampanelli, funcionario de la Secretaría de Estado.

La meditación del Papa comienza con el vicio de la envidia, recordando cómo los celos de Caín por Abel en el Génesis le llevaron finalmente a cometer el primer crimen. “Si no se controla, la envidia lleva al odio de los demás”, advierte.

En la raíz de la envidia, señala el Pontífice, hay una “relación entre odio y amor” por la que “uno quiere el mal del otro, pero en secreto desea ser como él”. La envidia se basa también en una “falsa idea de Dios”, porque el envidioso no acepta que Dios “tiene sus propias matemáticas, distintas de las nuestras”.

El Papa Francisco recomienda un “remedio” contra la envidia: compartir. Nos recuerda que los bienes que Dios nos ha dado “están hechos para ser compartidos”.

Poner vanidad en nuestras debilidades

El segundo vicio, el de la vanagloria, corresponde a una “autoestima exagerada e infundada”, explica el pontífice. Describe al vanidoso y su “ego engorroso” como una persona “sin empatía” y que cultiva relaciones “instrumentales”, incapaz de darse cuenta “de que hay otras personas en el mundo”.

La vanidad, señala el Papa, convierte a las personas en “mendigos perpetuos de atención”, y también conduce a la ira hacia los demás. Señala que los padres espirituales ofrecen pocos remedios, porque “el mal de la vanidad tiene su remedio en sí mismo”: para el pontífice, las “alabanzas que el orgulloso esperaba cosechar del mundo pronto se volverán contra él”.

Sin embargo, el Papa cuenta que san Pablo ofrece un hermoso testimonio de su lucha contra la vanidad en su segunda carta a los Corintios. El apóstol de los gentiles pide a Dios con fuerza e insistencia que le libre de este mal, pero no obtiene respuesta. Dios le dijo que su gracia era “suficiente” y que su poder “encuentra su plena medida en la debilidad”. Por eso Pablo dijo: “De buena gana pondré mi orgullo en mis debilidades, para que el poder de Cristo habite en mí”.

Las imágenes de la audiencia:

Tags:
audiencia generalenvidiapapa franciscovanidad
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Oración del día
Hoy celebramos a...




Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.