Aleteia logoAleteia logoAleteia
miércoles 17 abril |
San Simeón, obispo de Seleucia y mártir
Aleteia logo
Espiritualidad
separateurCreated with Sketch.

¿En qué momentos debemos sentarnos en Misa?

MASS-SIT-GODONG-ASSEMBLY-FR510647A.jpg

Pascal Deloche / Godong

#image_title

Valdemar de Vaux - publicado el 16/02/24

Permanecer sentados es la posición más ordinaria en la vida cotidiana y en la que los fieles pasan menos tiempo en Misa. ¿Cuál es el significado litúrgico y espiritual?

En la vida cotidiana, estar sentados es tan corriente que poca gente le da importancia. En la Misa, sin embargo, solo ocupa un tercio del tiempo, y es bastante inusual. De hecho, la gente tiende a asociar la oración con estar de pie o de rodillas. Y con razón, ya que la primera es la actitud de la persona que sale al encuentro de Dios al comienzo de la Misa, le da gloria y, al final, emprende su misión.

Es también la actitud del Resucitado, que todo fiel es en virtud de su bautismo, en el momento del Evangelio. La segunda actitud es de adoración y humildad, por lo que el misal la atribuye a la plegaria eucarística.

“Escuchen “. Con este consejo paterno comienza san Benito su Regla. La fe nace de lo que oímos”, explica san Pablo, “y lo que oímos es la palabra de Cristo” (Rm 10,17).

La posición sentada que se adopta durante la primera lectura, el salmo y la segunda lectura tiene este objetivo: permitir que cada uno escuche lo que el Padre quiere decirle. En las Escrituras, Dios se revela a las criaturas con las que ha decidido aliarse.

Sentarse para escuchar mejor

La escucha es también central en el salmo. Si el hombre responde a Dios que le habla, lo hace con las mismas palabras que el Creador le inspira a través del autor de estos poemas bíblicos. De este modo, el fiel acepta recibirlo todo de Dios, y sobre todo la gracia de dirigirse al Padre para contarle sus penas y alegrías, la acción de gracias y el lamento, que no es sino nostalgia del Cielo (Sal 137): “Junto a los ríos de Babilonia nos sentamos y lloramos, acordándonos de Sión”.

El segundo momento en que toda la asamblea se sienta es la homilía. Del mismo modo, el Evangelio cuenta cómo Jesús hizo sentarse a la multitud para enseñarles. El sacerdote no es Cristo, pero como la homilía es sacramental, habla como un Buen Pastor para apacentar a sus ovejas, atento al camino de aquel que les ha sido dado para hacer inteligible la palabra del Hijo.

Atención renovada

Un episodio de los Hechos de los Apóstoles (cf. capítulo 8) deja perfectamente clara esta función apostólica. El Espíritu Santo pide al diácono Felipe que vaya a buscar al eunuco de la reina Candace, que estaba leyendo el libro de Isaías a solas y apenas lo entendía (como seguramente hacemos muchos de nosotros). Investido del ministerio de la palabra, el diácono acude en ayuda del etíope (Hch 8,30-31):

Felipe echó a correr y oyó que el hombre leía al profeta Isaías, así que le preguntó: “¿Entiendes lo que lees?” El hombre respondió: “¿Y cómo voy a entenderlo si no hay nadie que me guíe?” Entonces invitó a Felipe a subir y sentarse a su lado.

Tags:
escuchahomiliamisa
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Oración del día
Hoy celebramos a...




Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.