Aleteia logoAleteia logoAleteia
domingo 03 marzo |
Beata Concepción Cabrera de Armida
Aleteia logo
Espiritualidad
separateurCreated with Sketch.

La liturgia es una Epifanía

THREE KINGS DAY,EPIPHANY,NEW YORK,BROOKLYN

Jeffrey Bruno

The Three Kings approach the Nativity which is on the right side of the altar.

Peter Cameron, OP - publicado el 09/01/24

La Misa es el misterio de la Epifanía. Fíjate en estas siete maneras de vivir en cada Misa la experiencia de los Reyes Magos

El futuro de Aleteia depende de la generosidad de sus lectores.
Para garantizar que Aleteia siga siendo y para difundir la esperanza,
haz una donación a Aleteia

DONE AHORA

Si meditamos sobre el misterio de la Misa veremos cómo el misterio de la Epifanía que celebramos el domingo pasado es un reflejo de ella. La liturgia no es solo una celebración del misterio de la Epifanía, sino que es el misterio de la Epifanía en acto.

Una estrella y una procesión

El acontecimiento de la Epifanía comienza con una estrella milagrosa que brilla en el cielo e invita a los magos a seguirla. Ven en su luz una esperanza, una promesa radiante, el destello de un nuevo comienzo. Cuando vamos a Misa, una de las primeras cosas que notamos en la iglesia es que las velas del altar están encendidas (como también lo está la luz de la vigilia junto al sagrario).

Las velas encendidas son un signo de un acontecimiento piadoso que pronto ocurrirá en el santuario. Señalan que algo maravilloso está a punto de suceder en este lugar: el cielo se une a la tierra en el Sacramento del Altar, atrayéndonos a todos a la Presencia divina.

La primera acción litúrgica de la Misa -la procesión- se asemeja en cierto modo a los últimos momentos del largo viaje de los magos: su acercamiento final al Emmanuel en el pesebre. El Papa Benedicto XVI se refirió al viaje de los magos como «solo el comienzo de una gran procesión que continúa a lo largo de la historia». Con los magos comienza la peregrinación de la humanidad hacia Jesucristo».

Acto penitencial

Una vez llegados a Jerusalén, los magos experimentan su propia necesidad, su propia limitación. Su pregunta a quien quiera escucharla es un llamamiento a la misericordia: ¿Dónde está el recién nacido rey de los judíos? Hemos venido a rendirle homenaje. Lo que pedimos en el Rito Penitencial de la Misa es muy parecido: «Muéstranos, Señor, tu misericordia. Y concédenos tu salvación».

Talento-lector-servicio-Monica-Munoz

Proclamación de la Palabra de Dios

Cuando el rey Herodes se entera de lo que piden los magos, reúne a los sumos sacerdotes y a los escribas y les pregunta dónde va a nacer el Cristo. Ellos responden proclamando la Escritura:

Y tú, Belén, tierra de Judá, no eres en modo alguno la menor entre los jefes de Judá, pues de ti saldrá un jefe que pastoreará a mi pueblo Israel.

Dios revitaliza constantemente nuestra esperanza a través de la Palabra de Dios.

La entrega de los regalos

Se acercan al pesebre de Cristo los magos, abren sus tesoros y ofrecen a Jesús oro, incienso y mirra. Más que nada, los regalos simbolizan lo que el Salvador recién nacido hará por todos los hombres a través del milagro de su Encarnación.

Del mismo modo, los dones que presentamos en la Misa expresan nuestro deseo de servir a Jesús Rey (simbolizado en el don del oro), de adorar a Jesús, Hijo divino de Dios (simbolizado en el don del incienso), y de unirnos al sufrimiento y a la muerte de nuestro Redentor, que nos salva con su cruz y su resurrección (simbolizado en el don de la mirra).

Adoración

El relato evangélico se desvive por darnos este detalle clave: los Magos se postraron y le rindieron homenaje. ¿Por qué? Como enseña el Catecismo:

Nadie, ni pastor ni sabio, puede acercarse a Dios aquí abajo si no es arrodillándose ante el pesebre de Belén y adorándolo escondido en la debilidad de un recién nacido (563).

Así lo hacemos en cada Misa. Antes de recibir la Eucaristía en la Sagrada Comunión, nos arrodillamos y adoramos: en la Elevación de la Hostia, y en la invitación: «He aquí el Cordero de Dios, he aquí al que quita los pecados del mundo».

La Sagrada Comunión

Komunia święta

Los magos comienzan a vivir al instante una comunión que solo es posible gracias a la venida en la carne del Hijo de Dios. Está simbolizada en la forma en que encuentran al Niño Jesús: Al entrar en la casa, los Magos ven al Niño con María, su Madre. María, modelo de la Iglesia, encarna la comunión que estamos destinados a compartir y a llegar a ser, al acunar en sus brazos el Cuerpo de Cristo. «María es la Madre de la Vida de la que todos los hombres toman vida» (Beato Guerric de Igny).

Salir por otro camino

Los magos partieron hacia su país por otro camino. Optan, no solo por una nueva ruta, sino por una nueva forma de vivir. El milagro que experimentamos en la Misa nos llama a lo mismo. El sacerdote o el diácono nos despiden diciendo: «Id en paz, glorificando al Señor con vuestra vida».

El Papa Benedicto XVI reflexionó que los magos posteriores a Belén se convirtieron en «constelaciones de Dios que marcan el camino». En su testimonio se liberó «una explosión de luz, a través de la cual el resplandor de Dios brilla sobre nuestro mundo y nos muestra el camino.» Añade que también los santos «son verdaderas constelaciones de Dios que iluminan las noches de este mundo, sirviéndonos de guía. Queridos amigos, esto vale también para nosotros».

Tags:
epifanialiturgiareyes magos
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Oración del día
Hoy celebramos a...




Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.