Aleteia logoAleteia logoAleteia
viernes 09 diciembre |
La Inmaculada Concepción
Aleteia logo
Actualidad
separateurCreated with Sketch.

Haití ya no puede esperar más: el país, al borde del colapso

haiti

AFP

Periodistas lloran y piden ayuda cerca del cuerpo de Romelo Vilsaint, asesinado cuando se reunían en la comisaría de Delmas 33 exigiendo la liberación de su colega Robest Dimanche. Haití, 30 de octubre de 2022

Jaime Septién - publicado el 31/10/22

El derrumbe del Estado, bajo el interinato titubeante de Ariel Henry, es inminente: las bandas delincuentes se han hecho con el control del país

Los misioneros, las agencias de ayuda internacional, las iglesias y los pocos hombres y mujeres que quedan en Haití con la capacidad de ayudar a sus coterráneos, ya han llegado al límite. El grito desgarrado de un pueblo que sufre todas las carencias tiene que ser escuchado por el mundo.

La crisis política, desatada desde mucho antes del asesinato del primer ministro Jovenel Moïse (el 7 de julio de 2021) ha hecho que el Estado no tenga la menor capacidad de frenar la escalada de violencia que atenaza al país más pobre de América.

El derrumbe del Estado, bajo el interinato titubeante de Ariel Henry, es inminente. De hecho, las bandas de delincuentes que se habían apoderado de las calles de Puerto Príncipe y de otras ciudades importantes del país antillano, ahora se han hecho con una importante terminal de combustible.

Con ello, han puesto de rodillas al Estado, que ya no tendrá posibilidad de aprovisionarse de combustible en sus vehículos policiacos ni en los del ejército. Con la industria paralizada, la gente atemorizada y un nuevo brote de cólera, Haití lanza una señal de auxilio por todos los medios a su alcance.

¿Qué hacer ante el caos?

En el Consejo de Seguridad de la ONU, México y Estados Unidos han hecho una propuesta para garantizar que llegue la ayuda humanitaria al pueblo haitiano; postrado por la enfermedad, la pobreza, la violencia, el hambre y los desastres naturales (ciclones, terremotos) que la han azotado desde 2010.

El apoyo consistiría en el envío de fuerzas militares de interposición que garanticen el flujo de alimentos, agua potable, medicinas e insumos de higiene a la población. Haití es uno de los países que mayor cantidad de ayuda humanitaria recibe; sin embargo, los delincuentes se apropian de ella.

La politización y el control mundial se ceban sobre esta propuesta. Naciones Unidas se encuentra dividida sobre el envío de la fuerza militar multinacional que proponen México y Estados Unidos. En el Consejo de Seguridad Rusia y China expresaron su recelo ante esta medida.

El ministro de asuntos exteriores de Haití, Jean Victor Geneus, ante el Consejo de Seguridad de la ONU, ha pedido esta intervención de manera urgente al señalar ante esta instancia «la llamada de socorro de todo el pueblo, que está sufriendo».

Más adelante, Geneus le dijo al Consejo de Seguridad «alto y claro que el pueblo de Haití no está viviendo. Está sobreviviendo». Y terminó su mensaje: «Me dirijo a ustedes en nombre de cuatro millones de niños que no han podido ir a la escuela a causa de la violencia de las bandas».

La voz de los obispos debe escucharse

El pasado 29 de julio, una semana después de los disturbios que llegaron, incluso, a incendiar la catedral provisional de Puerto Príncipe; la Conferencia de Obispos de Haití emitió un doloroso comunicado en el que queda claro que su voz no se ha escuchado, y que se debe escuchar:

«Hemos alzado la voz muchas veces para interpelar a cada hijo e hija de la patria común, para alertarlos y hacerlos conscientes sobre las grandes cuestiones del día. El miedo, además, ha sumido a algunos en un profundo sopor, mientras otros siguen siendo cómplices de las desgracias de nuestro pueblo: la corrupción, la pobreza extrema, la inseguridad generalizada, los secuestros y la desconfianza interpersonal son los males a los que se ha sumado la violencia sistémica de las bandas armadas que se declaran la guerra aquí y allá».

Por ello, con un grito muy fuerte –que debería resonar en los pasillos de la ONU y de muchos gobiernos empeñados en el cálculo geopolítico—los obispos haitianos, dirigiéndose a su pueblo, exclamaron:

«Ya es tiempo de despertarnos de nuestro sopor, de decir con todas nuestras fuerzas: ¡No a la inseguridad! ¡No al secuestro! ¡No a la legalización, mediante la complicidad, de las actividades de las bandas armadas! Y no a cualquier plan de destrucción del Estado para facilitar cualquier programa contra este pueblo al que se ha dejado en herencia esta tierra».

Tags:
corrupcionhaitiviolencia
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Oración del día
Hoy celebramos a...





Envía tu intención a la red de 550 monasterios


Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.