Aleteia logoAleteia logoAleteia
miércoles 28 septiembre |
San Wenceslao
Aleteia logo
Historias que inspiran
separateurCreated with Sketch.

Esposo va a un monasterio para descansar y se convierte

Marc-Sophie-famille-P1080048.jpg

Marc Rossi

Marc y Sophie con sus hijos.

Raphaëlle Coquebert - publicado el 27/08/22

"De repente, me di cuenta de que la Iglesia Católica había existido durante 2000 años y que era mi ancla"

Marc siempre ha preferido una vida materialmente austera, aunque rica en posibilidades. Arraigado en la zona rural francesa de Cantal desde 2012, todavía viaja por Francia para realizar los espectáculos de sombras chinescas en los que ha trabajado durante 17 años, a veces con la ayuda de su esposa, Sophie, y sus cinco hijos de 12 a 17 años.

Tras el nacimiento de su segundo hijo, la pareja —ingenieros de formación pero apasionados del teatro— decidió romper con las costumbres consumistas y vivir de sus sueños: los espectáculos en directo.

Olvídese de planes de carrera y libros de contabilidad para realizar un seguimiento de los ahorros; para ellos, la vida sería arte, inventiva, viajes por carretera… y pagar las facturas con dificultad a fin de mes. Crearon su compañía de teatro familiar itinerante en 2007 y viajaron por Francia durante tres años en una caravana. Disfrutaron la unión como pareja y su vida familiar fue alegre y colorida. 

Nómadas «out of the box» 

¿Y dónde estaba Dios en todo esto? Estaba allí, al fondo, una sombra discreta entre las demás.

Marc creció en una familia protestante, mientras asistía regularmente a la Iglesia Católica dentro de los SUF (Scouts Unitarios de Francia) o a través de su círculo social, hasta los 30 años. “Mi práctica religiosa estaba llena de formalismo”, recuerda. “Pero no me di cuenta hasta mucho después: no sabía que podíamos tener una relación [con Dios]”.

Cuando conoció a Sophie en 2001, se desprendió de todo, por lo que no pensó en casarse en la Iglesia. “Acudimos al alcalde” para una boda civil “después del nacimiento de nuestro tercer hijo, una forma de oficializar nuestra estructura familiar”, recuerda.

Fue la llegada de los gemelos en 2010 lo que hizo sonar el toque de difuntos de una vida errante y sin preocupaciones. Marc estaba agotado y sentía la necesidad de recuperar fuerzas y dar un paso atrás. Oyó hablar del Priorato de Murat, no lejos de Saint-Flour (Cantal), donde reside una comunidad de Hermanos de San Juan:

“No estaba particularmente en busca de espiritualidad, solo necesitaba recuperarme en paz y tranquilidad… Una vez allí, fue por pura cortesía que elegí asistir a los servicios”.

Una certeza pacífica

Entonces, ¿qué pasó durante esta corta estancia?

“Nada espectacular”, admite. “Fue una combinación de eventos que me abrió el corazón. La calidad de la acogida y la presencia de los religiosos, su sentido de servicio, las lecturas que me recomendaron… De repente me di cuenta de que la Iglesia católica tenía 2.000 años y que era mi ancla. Yo, protestante, me sentí como en casa, seguro de que a partir de entonces tenía que vivir mi fe a diario, sin importar lo que pensara mi familia”.

Su determinación sorprendió a su esposa, que anteriormente había sido bastante indiferente a la espiritualidad. Ella no se interpuso en el camino. Tres meses después, accedió a ir a Misa a Murat, y fragmentos de oraciones que había recitado de niña volvieron a la superficie. 

“Para ella fue más intenso que para mí: lloró a mares y sintió de repente el amor de Dios por ella”.

En retrospectiva, Marc reconoce que su forma de vida anterior a la conversión era muy parecida a los valores cristianos, por lo que hubo más continuidad que ruptura. Aún así, este renacimiento se tradujo concretamente en decisiones importantes: matrimonio en la Iglesia, bautismo de los niños, regreso a la práctica religiosa regular.

“Y luego, estructuró a nuestra familia, a la que le faltaba un poco de marco. Con el pretexto de confiar en la vida, nos creíamos los capitanes de la nave. Nos dejamos llevar, pero sin guía. Hoy sabemos que hay un guía incomparable al que tratamos de escuchar: Cristo”.

Tags:
familiafesalud mentalteletrabajotrabajo
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Oración del día
Hoy celebramos a...





Envía tu intención a la red de 550 monasterios


Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.