Aleteia logoAleteia logoAleteia
sábado 01 octubre |
Santa Teresa de Lisieux
Aleteia logo
Curiosidades
separateurCreated with Sketch.

Los orígenes (algo) católicos de un indispensable del verano: el gazpacho

shutterstock_248887882.jpg

Seqoya | Shutterstock

Daniel Esparza - publicado el 20/08/22

La humilde pero sabrosa sopa fría puede haber jugado un papel importante en la limosna

Gazpacho es el nombre que recibe todo un universo de sopas diferentes en toda España. Aunque el más popular de todos ellos es el gazpacho andaluz (la sopa fría hecha de verduras crudas mezcladas que probablemente conozcas); otros gazpachos (como el manchego) son densos, sustanciosos y se sirven calientes y, por lo tanto, no necesariamente adecuados para el verano ibérico.

Muy consumido en España (y Portugal), las variantes frías del gazpacho andaluz (cojondongo, ajoblanco, salmorejo, pipirrana) nacieron en el sur, desde donde se extendieron al resto de la Península.

Pero si hay tantas variantes, ¿cómo es que un solo nombre general puede referirse a todas ellas? Sorprendentemente, la razón podría estar relacionada con la práctica católica de dar limosna.

Se especula sobre el origen del gazpacho. Algunos afirman que originalmente era una sopa romana (o incluso una salsa ligera); hecha de pan duro, aceite de oliva, ajo, sal, vinagre y un poco de agua, una manera perfecta de usar pan viejo endurecido.

gazpacho

No fue hasta la expansión del imperio español en América cuando se creó el gazpacho rojo, ya que los tomates son originarios de los bajos Andes peruanos. Esta versión roja es la que comúnmente se conoce internacionalmente; pero las variaciones modernas incluso han cambiado los pepinos por melón y los tomates por arándanos.

Una sopa solidaria

Según el famoso Diccionario Etimológico de Joan Coromines, la palabra gazpacho deriva del latín caspela, que significa «fragmento». La teoría de Coromines se refiere a los trozos («fragmentos») de pan y vegetales sumergidos en agua, aceite y vinagre que son los ingredientes principales de este plato.

La Real Academia Española (RAE, Real Academia Española), sin embargo, cuenta una historia diferente. Según su diccionario, el gazpacho castellano deriva en última instancia del griego gazophylákion, palabra que hace referencia a un depositario de un tesoro público.

La palabra se usa en los Evangelios de Marcos, Lucas y Juan:

Jesús se sentó frente a la sala del tesoro del Templo y miraba cómo la gente depositaba (gazophylákion) su limosna. Muchos ricos daban en abundancia.

Marcos 12, 41

«Porque todos han dado de lo que les sobraba, pero ella, de su indigencia, dio (gazophylákion) todo lo que poseía, todo lo que tenía para vivir»

Marcos 12, 43

Vio también a una viuda de condición muy humilde, que ponía (gazophylákion) dos pequeñas monedas de cobre

Lucas 21, 2

Él pronunció estas palabras en la sala del Tesoro (gazophylákion), cuando enseñaba en el Templo. Y nadie lo detuvo, porque aún no había llegado su hora.

Juan 8, 20

En los Evangelios, la palabra se refiere claramente a los aposentos construidos en los patios del templo en los que se guardaban las ofrendas sagradas y las cosas necesarias para el servicio. Aquí se depositaba el tesoro sagrado, los registros públicos e incluso los bienes de las viudas y los huérfanos.

En definitiva, estos apartamentos también se utilizaron para almacenar obras de caridad.

En un contexto católico, el “tesoro” del que hablan los Evangelios es simplemente la bolsa de la colecta en la que los fieles depositan sus limosnas durante el ofertorio.

Aunque las ofrendas de hoy se hacen en moneda, hubo un tiempo en que no era así. La gente traía consigo a la iglesia lo que quisiera dar a la caridad y depositaba estas donaciones en cajas para pobres o en las mismas bolsas de recolección. La mayoría de las veces traían pan duro, aceite, vinagre y algunas verduras maduras, los ingredientes fundamentales del gazpacho, un plato humilde (pero sabroso y saludable).

Visita esta galería a continuación para descubrir siete alimentos saludables que el mismo Jesús comió.

Tags:
alimentaciónbibliaespañagastronomíahistoria
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Oración del día
Hoy celebramos a...





Envía tu intención a la red de 550 monasterios


Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.