Aleteia logoAleteia logoAleteia
jueves 06 octubre |
Santa Faustina Kowalska
Aleteia logo
Cultura e Historia
separateurCreated with Sketch.

Los cristianos, llamados al «combate espiritual» en la sociedad

VALLADOLID

archivalladolid

El arzobispo de Valladolid, monseñor Luis Argüello.

Vidal Arranz - publicado el 13/08/22

El Arzobispo de Valladolid, Luis Argüello, inició su ministerio el pasado sábado invitando a los fieles a librar una batalla espiritual frente a los “extraordinarios desafíos” de nuestro tiempo.

Argüello, que es también secretario general de la Conferencia Episcopal Española, compatibilizó esta condición con la de obispo auxiliar de Ricardo Blázquez hasta que el papa Francisco aceptó el pasado 17 de junio la renuncia de este y decidió que Argüello lo sustituyera al frente del Arzobispado vallisoletano.

“Somos llamados a un combate espiritual para crecer en genuina espiritualidad de encarnación, de comunión y misionera, que llene nuestra existencia y se derrame en los ambientes e instituciones sociales, económicas y políticas en las que participamos”, aseguró en la homilía de la misa con la que inició su ministerio el sábado 30 de julio, en la catedral de Valladolid.

«Vivir y edificar la Iglesia es la mejor manera de humanizar a cada persona»

“Estamos convocados a un coloquio en favor del bien común”, recalcó. “Los desafíos de este tiempo son extraordinarios y queremos ofrecer nuestra colaboración de palabra y de obra desde una convicción: vivir y edificar la Iglesia es la mejor manera de humanizar a cada persona, desde la afirmación de su sagrada dignidad, y de hacer sociedad en servicio a los demás, desde el reconocimiento de Cristo en los empobrecidos, allí donde Él juzga la historia”.

Doble vida moral

En esa misma intervención, alertó contra el peligro de que la vida cristiana caiga en el dualismo, en la separación radical entre las distintas dimensiones del hombre creyente.

“El dualismo, más aún que la ‘doble vida moral’, es el gran riesgo de nuestra forma de ser cristianos en este cambio de época”, admitió Luis Argüello. Y concretó su advertencia: “El grave riesgo de la Iglesia de nuestro tiempo es la escisión entre fe y vida; libertad y gracia; realidad y Dios; vida privada y vida eclesial o pública; sociedad civil e Iglesia; historia y vida eterna”.

Frente a ello, apeló al desafío de una santidad que es el único modo de salir al paso de estas contradicciones interiores pues “la santidad es el resultado de la unidad de vida guiada por el Espíritu”.

“Salgamos a los caminos sin que nos escandalicen y desanimen las dificultades, pues la mesa de la Comunión está definitivamente puesta y la senda de la Misión está definitivamente abierta”, recalcó en su homilía.

No es la primera vez que Argüello sustituye la expresión guerra cultural tan en boga hoy, incluso en ambientes eclesiásticos, por la alternativa de labatalla espiritual.

VALLADOLID
Luis Argüello entra de lleno en la propuesta de «batalla espiritual» para hacer frente a los problemas contemporáneos.

Ya lo hizo el año pasado en su aportación al libro colectivo ¿Librar la batalla cultural? (CEU Ediciones) con un elaborado artículo titulado justamente ‘El combate cultural es un combate espiritual’ en el que desgrana y desarrolla los perfiles y escenarios de esa lucha.

El «mal aliento» del tentador

En aquel texto, Argüello nos recuerda que el combate es entre el ‘buen aliento’ insuflado por Dios en la creación y “que nos convoca a la vida”, y el ‘mal aliento’ del tentador, “que nos ofrece sucedáneos de lo que el corazón desea a cambio de la entrega del alma”.

El combate es, por tanto, “un combate espiritual” y es, además, “inevitable, connatural a la vida cristiana en el siglo”, añade en su colaboración para el libro de CEU Ediciones.

Ahora bien, ¿cuál es el campo de batalla de ese combate? Y ¿cuáles son los marcos que lo definen? Como primera aproximación, Argüello advierte contra un “paradigma tecnocrático” en el que la Economía reivindica una autonomía casi absoluta, frente a la política o la ética, y que proclama la “eficiencia económica” como el máximo valor social.

A todo ello se añade un modelo de persona “adiestrado para el mercado a través de una atmósfera en la que se respira una especie de ‘mística del bienestar”. Es un modelo en el que la persona ha sido reducido a individuo, y donde el afán de colaboración es sustituido por la desconfianza.

En este campo de juego en el que se libra el combate espiritual, dos lados están protagonizados por el sistema económico dominante, explica el ahora Arzobispo de Valladolid, y los otros dos “por la izquierda cultural, el progresismo, que propone autonomía radical, derecho a decidir, diversidad de identidades y ataque frontal a las fuentes de los vínculos: Dios, matrimonio-familia abierto a la vida, nación”.

Reduccionismo de la persona

En este combate hay una verdadera guerra, recuerda el actual Arzobispo de Valladolid, “contra la dignidad y el concepto mismo de persona, a la que se reduce a individuo de una especie más entre las especies, y a la que se quiere desplazar del centro de la tierra y de la historia”. Pero es también una guerra contra la vida.

El panorama social al que nos enfrentamos es calificado por Luis Argüello como “totalitarismo emergente” y lo describe a partir de cuatro rasgos principales: un capitalismo de la vigilancia, para controlar la formación de la opinión pública; un paradigma tecnocrático, frente al humanista, que aspiraba a la sabiduría; una “dictadura del relativismo”, auspiciada por la corrección política; y un “capitalismo moralista” que presenta a los poderes económicos y políticos como garantes de nuestro bien.

En su ensayo, Argüello desarrolla también otro de los ejes del conflicto cultural de nuestro tiempo, que es nuestro peculiar modo de relacionarnos con la naturaleza de la que partimos.

Cinco rasgos del conflicto cultural que vivimos

Estamos instalados en una fase cultural que se caracteriza por cinco rasgos principales, según nos explica. El primero de ellos es justamente la minusvaloración de la naturaleza humana “que queda devorada por la cultura”. Y así nos hallamos con “sujeto sin cuerpo, valores sin bien, género sin sexo, interpretaciones sin hechos, e ideología sin realidad. Identidades sin rostro”.

El segundo rasgo tiene que ver con la usurpación por parte de la política de búsquedas y aspiraciones antaño vinculadas a la religión. Así “el progreso y el ‘imperio del bien’ sustituyen al Reino”. El primero, el progreso, proclama su voluntad de construir el paraíso en la tierra, mediante la acción política y social, mientras el segundo, el imperio del bien, “pone su acento en la nueva alianza entre el hombre y la máquina para superar lo humano”.

La tercera característica tiene que ver con la disolución del valor de la diferencia sexual, una polaridad “fecunda que genera familia y nación” y que es sustituida por una “diversidad de individuos que reclaman el derecho a tener derechos y afirman identidades cada vez más diversas y enfrentadas”.

Para todo este proyecto “supuestamente liberador” es imprescindible un control de los medios culturales e informativos “para generar una cultura uniformadora de lo humano”.

Volver a confiar en la gracia

El quinto rasgo de este tiempo es el apartamiento de la gracia, lo que llega a afectar a los propios creyentes, que desconfían de su capacidad transformadora. Por ello, “el combate cultural ha de descubrir la importancia de proponer una alternativa que ponga la confianza en la gracia encarnada más que en el poder”.

Una gracia encarnada que le lleva a una propuesta para que los católicos se impliquen activamente en la sociedad con su voz y para que la Iglesia recupere el protagonismo de Dios.

El libro ¿Librar la batalla cultural? que recoge la aportación de Luis Argüello, incluye también las de otros colaboradores: el historiador Fernando García de Cortázar, los filósofos Miguel Ángel Quintana Paz, y Mariona Gúmpert, políticas como Cayetana Álvarez de Toledo o Francisco J. Contreras, y escritores y profesores como Agustín Domingo Moratalla, Pablo Velasco o Esperanza Ruíz, entre otros.

Tags:
culturafelaicos
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Oración del día
Hoy celebramos a...





Envía tu intención a la red de 550 monasterios


Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.