Aleteia logoAleteia logoAleteia
miércoles 28 septiembre |
San Wenceslao
Aleteia logo
Estilo de vida
separateurCreated with Sketch.

Las cartas de amor que encontró el nieto de un matrimonio

shutterstock_549510946.jpg

evaleenage - Shutterstock

Una mujer guarda las cartas de amor de su prometido.

Orfa Astorga - publicado el 09/08/22

La terapeuta de pareja Orfa Astorga recorre las etapas del amor de una pareja a través de las misivas que fueron dejándose a lo largo de los años

Para la elaboración de mi tesis, necesitaba investigar una concreta historia de amor conyugal, por lo que, entre otras iniciativas, recurrí a mi madre, que había heredado de mi abuela las cartas que se escribieron desde que se puso de novia con mi abuelo, y durante todo su matrimonio.

Mis abuelos, como suele decirse, “no la tuvieron fácil”, pues en su vida matrimonial les aconteció de todo, como lo propio de la contingencia humana, y, más que nada, por el fuerte temperamento de ambos.

Algo que, a su manera, iban resolviendo escribiéndose cortas misivas, aun estando juntos, y/o dejándose la carta en una mesilla.

Tal vez por ello, cuando celebraron sesenta años de matrimonio, y escuché decir a mi abuela que se volvería a casar con el mismo hombre, pensé que era un cumplido ante los demás; pero después de leer las cartas, tuve la certeza de que hablaba en serio. Resultaron ser un valioso legado.

Al leerlas, las separé en cinco etapas, en las que se puede apreciar cómo se fue configurando su enamoramiento, y fraguando ese amor que cubrió con su amorosa sombra a seis hijos y veinticuatro nietos.

Primera etapa

Cuando novios, mi abuelo viajaba con frecuencia por motivos de trabajo. Eran cartas que expresaban el disgusto de la separación, diciendo lo mucho que disfrutaban del estar juntos y el no querer separarse nunca.

manuscrito antiguo
Carta manuscrita a pluma.

El fuerte deseo de “estar juntos”, incubaba en ellos el deseo de “ser juntos” y plantaban la semilla de lo que sería su unión.

Segunda etapa

Más allá de un natural romanticismo, percibían en las cosas más ordinarias la novedad de sus sentimientos, que lo pintaba todo de colores. Deseaban que aquello que les “pasaba” nunca “se pasara”.

En su enamoramiento, sienten que todo parece renovarse, revivir, cobrar luz y vida inédita, como si por un inefable misterio, su amor editase para ellos el mundo, por primera vez.

“Nuestra luna, nuestra banca en el parque, nuestra canción”…

Creaban su propia dimensión. Una dimensión que el tiempo no podría erosionar, y ahí estarían las cosas que les irían perteneciendo. Así hablaban de “nuestra luna, nuestra banca en el parque, nuestra canción”.

La suya era una incitación a la perpetuidad de la relación amorosa, pues el amor verdadero permanece y vence el tiempo.

Tercera etapa

A letter for you – CC – es
La carta de amor que expresa lo que llevamos dentro.

Hay en sus expresiones el deseo de que no haya intromisiones de terceros, que puedan siquiera barruntar lo que ellos sienten. Los momentos de compartida soledad eran intensos.

Se dimensiona en su relación la tendencia a la exclusiva fidelidad: “Yo soy tuyo y tú eres mía”.

Cuarta etapa

Se intensifica un intercambio de mutuos dones, en el que cada uno se esmeraba por ser la mejor versión sí mismo. Cualquier forma de entrega, aun cuando costara, era poco para el amado.

“Yo soy el que tú me haces ser”.

Se intensifica el deseo de estar unidos en el ser, antes que en las obras, y lo expresan con sentidas las palabras: “Yo soy el que tú me haces ser”.

Quinta etapa

Se comprometen en matrimonio, y al llegarse la fecha, consienten en un vínculo de unidad en el ser, que expresan emocionados ante muchos testigos: “Prometo serte fiel en lo próspero y en lo adverso, en la salud y la enfermedad, amarte y…”.

Marriage ring
Matrimonio.

«Prometo serte fiel en la salud y en la enfermedad…»

Las cartas, a propósito de desavenencias cada vez más espaciadas, siguen hasta los últimos años, con un estilo cada vez más corto e incisivo, pero siempre con el tono de un amor cada vez más maduro.

Peticiones de perdón

Lo cierto es que fueron felices sin comer perdices, pues en sus cartas aparecen las contrariedades, los reclamos, promesas, peticiones de perdón, y… promesas de cambio, en ese humilde recomenzar tan lleno de humanidad, por parte de ambos.

shutterstock_358543520.jpg
«Te añoro»: en las misivas cabe todo, desde echarse de menos hasta pedir perdón o desearse los buenos días.

¿Cuál fue la profunda lección para mí?

Que muchos matrimonios se separan cuando descubren las diferencias con el otro, porque le habían aceptado solo en cuanto se acomodaba a sí mismo.

No fue así en la historia de amorarduamente construida por mis abuelos.

Por Orfa Astorga de Lira

En Aleteia te orientamos gratuitamente. Escríbenos a: consultorio@aleteia.org

Tags:
matrimonio
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Oración del día
Hoy celebramos a...





Envía tu intención a la red de 550 monasterios


Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.