Aleteia logoAleteia logoAleteia
martes 04 octubre |
San Francisco de Borja
Aleteia logo
Historias que inspiran
separateurCreated with Sketch.

«Perdí a mi hija y mi fe en el mismo día»

Helene-MachelonUNE.jpg

Hélène Machelon

Hélène Machelon.

Mathilde De Robien - publicado el 08/08/22

¿Por qué no ha llegado el milagro tan esperado? Hélène Machelon, esposa y madre de familia, nos deja un testimonio tan sincero como conmovedor sobre la pérdida de su pequeña hija Jeanne, aquejada de inmunodeficiencia.

Cuarenta años, joven, atractiva y dinámica, Hélène Machelon, decoradora y formadora, vivió en cuatro rincones del mundo siguiendo los movimientos profesionales de su marido Gilles, antes de echar raíces en Francia. Argelia, México, Vietnam… Una gira mundial en la que los dos tuvieron la alegría de adoptar a tres niños: Paul, 17, Capucine, 13, y Olivia, 6. La familia, sin embargo, no estaría completa sin recordar a Jeanne, la pequeña hija que murió hace 18 años cuando no tenía ni un año. 

Hélène ha escrito, en forma de novela coral que toca la sinceridad, Envolée (Mame), la corta pero hermosa vida de Jeanne, una «bebé burbuja» que padeció el síndrome de inmunodeficiencia severa. Aleteia conoció a Hélène, quien se abrió sin filtros sobre la rebeldía y el dolor asociados a la pérdida de un hijo, así como sobre el retorno paulatino a la vida y la fe. 

Ambos portadores de una anomalía genética, Hélène y Gilles tienen una posibilidad entre cuatro de tener un hijo con defensas inmunitarias casi inexistentes. Su primera hija, Jeanne, nacida nueve meses después de su matrimonio, luchó contra esta enfermedad durante casi un año. La quimioterapia, los trasplantes de médula ósea… los tratamientos no lograron salvarla, y las oraciones tampoco. Una observación que en su momento llevó a Hélène a rebelarse. 

CLAVES
Jeanne, fotografiada por su mamá, Hélène.

Creyente, practicante, esta mujer recuerda las numerosas oraciones dirigidas a Dios para salvar a su hija, hasta las «postraciones en el suelo de las capillas» para implorar la misericordia del Señor. En todo el mundo se organizaban cadenas de oración, la madre estaba segura, muy segura del milagro. Lo esperaba, se lo merecían -se dijo entonces. Sería la recompensa por su fe cierta, por su esperanza inagotable.

A fuerza de rosarios desgranados, letanías de santos y adoración ardiente, fuimos los primeros en contender para merecer la curación. 

El milagro, sin embargo, fue más allá: «Perdí a Jeanne y mi fe el mismo día», confiesa hoy. Además del sufrimiento que atravesó el corazón de su madre, la invadió una rabia implacable: “Me lastimé mucho para perder la fe”. Dejó de orar y obstinadamente se mantuvo alejada de las iglesias. Durante un largo período de abandono rechazó la fe, sin poder, sin embargo, perderla. Hélène ya no tenía la alegría de antes, pero una mañana se despertó más liviana: se permitió reír nuevamente, alegrarse por las buenas noticias de los demás, incluso sus seres queridos pudieron respirar nuevamente. 

La espera y llegada de sus hijos adoptivos marcó también la reconciliación con Dios:

Tuvimos la gracia de adoptar a tres niños. ¡Aquí está el milagro! Gracias a esta nueva fecundidad hemos encontrado nuestro lugar, nuestra misión, y nos hemos convertido en abanderados de la adopción. 

Haití en estado de sitio tras el magnicidio de Moïse y la Iglesia que condena lo sucedido

Helena Machelon

«Llevar a los muertos a nuestro hogar es un poco como tener el cielo en la sala de estar» 

Fue en México donde Hélène encontró algo de alivio después de la desaparición de Jeanne: 

Los mexicanos tenemos una relación con la muerte muy diferente a la nuestra. Por Todos los Santos, por ejemplo, hay una desacralización de los cementerios: se deja entrar el color; cantamos, bailamos y rezamos hasta el amanecer. 

Haití en estado de sitio tras el magnicidio de Moïse; el Papa y la Iglesia condenan lo sucedido
Día de muertos en México

Kobby Dagan – Shutterstock

El cementerio. Un lugar adonde se obligó a ir, pero donde el dolor se volvió demasiado pesado: 

Siguiendo el ejemplo de los mexicanos, sacamos a Jeanne del cementerio. Allá la gente construye pequeños altares en sus casas con retratos de fallecidos, es un poco como tener el cielo en la sala. 

Un gesto consolador y reparador. Jeanne sigue presente entre ellos. Hélène tiene la impresión de que siempre se ha sentado sobre sus hombros: le habla, le dirige frases cortas, pensamientos. Sus hijos son particularmente vivaces y celosos para hacer lugar a Jeanne, así como atentos y rápidos para completar la lista de hijos cuando Hélène, en aras de la brevedad, dice que solo tiene tres hijos. Después del sufrimiento y la ira, poco a poco llegó la aceptación: «Ella no fue hecha para esta vida», concluye simplemente Hélène. 

Cediendo simbólicamente la palabra a su hija, en las últimas líneas de su libro, Hélène ilustra magníficamente cómo el amor nunca deja de transmitirse a través de la comunión de los santos: 

Me has mecido, me has sanado, has embellecido mi vida, me eres fiel, me amas con amor incondicional y eterno. No lo dudes: estoy contigo en cada paso del camino. 

WEB3-GLORIA-CECILIA-NARVAEZ-Hna_Gloria_Carta_2021-ACN.jpg
Hélène Machelon, Envolée , Mame, octubre 2021, 14,90 €
Tags:
adopcionconversionduelohijosmuerte
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Oración del día
Hoy celebramos a...





Envía tu intención a la red de 550 monasterios


Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.