Recibe Aleteia gratis directamente por email
Cada día, noticias que dan esperanza: ¡recibe Aleteia por email!
¡Inscribete!

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

¿Cómo sobrevive una pareja al dolor de la pérdida de un hijo?

RELATIONSHIP
Shutterstock
Comparte

Perder a un hijo es un dolor inmenso para la pareja, pero ¿es posible evitar que el luto se convierta en una piedra entre los dos?

La pérdida de un hijo es, sin duda, una de las peores situaciones que una pareja puede enfrentar. No hay dolor más profundo. Y puede convertirse en un torbellino de emociones negativas que a menudo destruye el matrimonio tras la tragedia. Sempre Família decidió tocar esta herida abierta para muchas familias y fue tras un especialista que habló de las condiciones necesarias para que la pareja sobreviva a esta difícil situación.

Dave Willis es columnista del sitio estadounidense Marriage Today, que ofrece consejos sobre la familia y el matrimonio. En una publicación el sobre luto, decidió contar la historia de una pareja muy cercana a él que vivió esta triste y dolorosa experiencia. “Jay y Mandra son el tipo de pareja que a cualquiera le gustaría ser. Cuando nos mudamos a nuestra ciudad hace unos años, Jay fue el primero en aparecer para ayudarnos con el cambio. También fue el último en irse después de cargar la mayoría de las cosas más pesadas por sí solo ”, escribió Dave. Sin embargo, un día, una tragedia golpeó el hogar de esta increíble pareja y los sacudió profundamente.

Pasar por el sufrimiento al lado del otro

Dave dice que Jay estaba en casa con sus tres hijos mientras Mandra se había ido. Se fue a su casa a cambiar al bebé y su hija Jayden, de 4 años, jugaba en el patio trasero. Unos minutos más tarde, el padre regresó, pero Jayden ya no estaba allí. Luego comenzó a caminar por la casa buscando a la niña, sin éxito. En ese momento, entró en pánico y caminó por la calle preguntando a sus vecinos si habían visto a su hija. Durante unos angustiosos segundos, Jay decidió mirar a la piscina.

No lo había pensado antes, porque ella siempre tuvo cuidado de mantenerse alejada del agua. Cuando llegó allí, Jay vio a su hija yaciendo en el fondo de la piscina. Instintivamente, se zambulló y sacó a la niña del agua. Con su hija en brazos, corrió a la casa de una vecina que es enfermera y juntas intentaron revivir a la niña hasta que llegó la ambulancia. Los siguientes momentos fueron muy confusos para todos.

“Llegué al hospital poco después de recibir las noticias y me senté con ellos en una sala de espera. Los tres lloramos, rezamos y esperamos. Esperábamos lo mejor tratando de prepararnos para lo peor. El médico finalmente entró en la habitación con el capellán del hospital para darno la noticia de que esperábamos no oír”, dice el amigo.

La linda niña Jayden se mantenía viva con la ayuda de respiración artificial, y no había nada más que los médicos pudieran hacer. Unas horas más tarde, con su madre acostada a su lado en la cama del hospital, la niña fue declarada muerta. “Fue la hora más oscura que vi enfrentar a una pareja”, dice Dave.

Pero en medio de tanto dolor, algo llamó la atención de Dave: mientras Jay estaba reviviendo la escena todo el tiempo en su mente y culpándose a sí mismo por la muerte de la niña, Mandra lo acarició tranquilamente diciendo: “Amor, no es tu culpa. Eres un padre maravilloso, hiciste todo lo que se podía hacer. Te amo mucho. Eres un buen padre.

Esto se convirtió en un punto de inflexión en su matrimonio. “Jay y Mandra decidieron pasar por el sufrimiento lado a lado. A través de su dolor, continuaron enamorados el uno del otro y sus hijos, Chloe y Austin. El legado de Jayden vive en sus corazones y las muchas vidas que ha tocado en los cortos años que ha estado aquí. Esta familia continúa inspirando a todos los que lo saben ”, dice Dave en su texto.

Sin culpa

Para la psicóloga Thereza Cristina Arruda Salomé D’Espíndula, especializada en Tanatología (el campo de la psicología que estudia la muerte y el duelo), muchas parejas terminan permitiendo, en una situación como la de la pareja Jay y Mandra, que el duelo ponga una piedra entre ellos. “Es bastante predecible que esto suceda. Dependerá mucho de cómo interactúa esta pareja, y especialmente si hay un sentimiento de culpa por la muerte “, explica. Por ello, según la experta, “si se culpan mutuamente, existe una gran posibilidad de que este matrimonio termine o sufra una gran sacudida”.

La psicóloga afirma que, en tales casos, el deseo es que toda la familia se sostenga a sí misma y que no haya ningún reproche, ya sea sobre “quién tiene la culpa” o sobre la intensidad del sufrimiento de cada persona. “No sirve de nada decirle a una madre que deje de llorar en las esquinas, que han pasado tantos meses y que debería estar mejor ahora. Podemos imaginar el alcance del sufrimiento y no dejará de llorar a corto plazo. Deben respetar el dolor y el tiempo de duelo de cada uno para que el matrimonio sobreviva a tal impacto ”, concluyó.

Boletín de Noticias
Recibe gratis Aleteia.