Aleteia logoAleteia logoAleteia
jueves 18 agosto |
Santa Elena
Aleteia logo
Historias que inspiran
separateurCreated with Sketch.

45 segundos de emoción. Un joven sacerdote recién ordenado se abrazó a su madre [VIDEO]

mlody_ksiadz_przytula_mame_po_swieceniach.jpg

@Sachinettiyil | Twitter

La cámara captó el momento en que el joven sacerdote brasileño abrazaba a su madre tras ser ordenado.

Maria Ziółkowska - publicado el 29/06/22

Cuando vi este video por primera vez, sentí un nudo en la garganta y el corazón, aunque no pronuncian ni una sola palabra. No tenían que hacerlo. Aquí, los gestos y las emociones hablan más fuerte y más alto. Es el vínculo entre madre e hijo. Sacerdote recién ordenado y madre de ese sacerdote. Los verás a continuación.

Recuerdo mi sorpresa cuando, después de decir la fórmula de la boda, me di cuenta de que me convertí en esposa, que tenía un marido. El juramento en sí duró tal vez dos minutos. Eso fue todo, fue suficiente. Unas frases que cambiaron toda mi vida futura. No solo la mía. ¡El poder del sacramento!

Este fue el caso de este chico que en pocos minutos, tras unas frases del obispo, se convirtió en sacerdote. Cambió toda su vida futura. Y no solo la suya.

Lo que sucedió a continuación se registró en esta breve grabación. 45 segundos llenos de contenido. No puedo pasar por esta grabación con indiferencia. Me toca mucho el corazón.

Aquí está la grabación mencionada:

Madre

En la grabación vemos a un joven. Está muy emocionado, acaba de ser ordenado sacerdote. Frente a él está su madre, una cabeza más baja que él. Se acerca con gran entusiasmo para bendecirla, por primera vez en su vida. Pero su madre le toma las manos, lo besa, lo limpia con un pañuelo, como si quisiera llevarse esta bendición para más tarde. Finalmente, las manos libres del hijo llegan a la bendición, y la madre hace la señal de la cruz. Después de eso, el chico inesperadamente emocionado rápidamente abraza a su madre. Y así ambos quedan fundidos en el abrazo, el tiempo se congela.

Me da un escalofrío cuando lo miro. Los momentos en que mi pequeña hija necesitaba abrazarse, esconderse en mis brazos, llorar ante mis ojos. No puedo describir lo que sentía mi corazón de madre entonces. Quizás diré demasiado emocionada que esto es para lo que fui creada…

Pero volvamos al vídeo. ¿Hay un diálogo entre nuestros héroes? No lo sabemos. Tal vez un corto «mamá», «hijo»… Ya no es para nuestros oídos. Y también lo que estos dos corazones están experimentando actualmente: orgullo, alegría, miedo a lo desconocido… ¿Confianza en Dios? El amor está ahí seguro. El amor de un hijo por su madre. Entre la madre y su hijo, quien, a pesar de que hace tiempo que se ha independizado, todavía encuentra consuelo en sus brazos.

Tags:
hijosmaternidadordenaciónsacerdote
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Oración del día
Hoy celebramos a...





Envía tu intención a la red de 550 monasterios


Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.