Aleteia logoAleteia logoAleteia
viernes 19 agosto |
San Ezequiel Moreno
Aleteia logo
Espiritualidad
separateurCreated with Sketch.

“Hazme humilde Señor” (una oración nacida del alma)

shutterstock_243686524.jpg

Jacob_09 | Shutterstock

Claudio de Castro - publicado el 10/01/22

La Biblia tiene más de 72 versículos que hablan sobre la humildad, pero hay uno en particular que lo resume todo

«Desplegó la fuerza de su brazo, dispersó a los que son soberbios en su propio corazón. Derribó a los potentados de sus tronos y exaltó a los humildes.»

Lucas 1, 51-52

La humildad agrada a Dios, los humildes lo complacen. Me parece que era san Agustín quien aseguraba:

“Si quieres ser santo, sé humilde. Si quieres ser muy santo, sé muy humilde. Si quieres ser más santo, sé más humilde”.

Santa Teresa de Ávila como muchos otros santos, reflexionó sobre la humildad:

“El corazón humilde desea sinceramente ser tenido en poco y desea ser perseguido y condenado sin culpa, aun en cosas graves. Pues el verdadero humilde, al compararse con Jesús que fue condenado sin culpa, ve claramente que personalmente merece todo eso y mucho más”.

La Biblia tiene más de 72 versículos que hablan sobre la humildad, pero hay uno en particular que lo resume todo:

«Humíllense ante el Señor y él los ensalzará»

Santiago 4

El ejemplo de san José

Hace poco leí en Twitter a una joven cuya cuenta sigo. Ella contaba la maravillosa homilía del sacerdote en la Misa, hablando de san José cuando les notificaron por el censo.

«Sucedió que por aquellos días salió un edicto de César Augusto ordenando que se empadronase todo el mundo»

Lucas 2, 1

Él sabía que custodiaba al Hijo del Dios Vivo, bien pudo decir: “mi esposa es la Madre de Dios, no iré al censo”. En lugar de eso, guardó humilde silencio, y obedeció con mansedumbre y serenidad.

Emprendió una travesía larga, sabiendo que no sería fácil, y con la Virgen María encinta, a punto de dar a luz, cansada, viajando sobre un asno. Ya puedes imaginar las incomodidades que vivieron.

Humilde hasta en lo pequeño

Llegó a Belén y no exigió posada, humildemente la pidió. Y cuando todos se la negaron no enfureció, como habría hecho yo y quién sabe cuántos más. Es una reacción natural de desesperación y molestia.

Él siguió adelante sabiendo que todo lo que estaba viviendo era la voluntad de Dios. Y aceptó guarecerse en un pequeño pesebre, donde nacería nuestro Salvador.

Aprenderé de la humildad del buen san José.

Ahora haré contigo esta breve oración que me brota del alma, adolorido por mis ofensas a un Dios tan bueno y tierno, que no merece lo que le hacemos.

Oración

Señor, sabes que soy orgulloso.
Perdóname.
Sabes que no he hecho todo lo que me has pedido.
Perdóname.
Sabes que no soy todo lo bueno que podría.
Perdóname.


Ayúdame a ser mejor cada día.
Muéstrame tus caminos.
Enséñame lo que quieres de mí.
Hazme humilde, Señor.
Hazme santo y misericordioso.
Que todos mis actos sean conforme a tu voluntad,
que es Santa y  perfecta.

Amén

Compártenos tu experiencia con Dios.¿Te animas? Te anoto mi email personal. cv2decastro@hotmail.com

Tags:
humildadoraciónsan josesantos
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Oración del día
Hoy celebramos a...





Envía tu intención a la red de 550 monasterios


Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.