Aleteia logoAleteia logoAleteia
miércoles 07 diciembre |
San Nicolás
Aleteia logo
Espiritualidad
separateurCreated with Sketch.

¿Ya no sabes qué intentar para mejorar? Cree

shutterstock_1994903132.jpg

My Ocean Production | Shutterstock

Carlos Padilla Esteban - publicado el 07/12/21

Deja que surja una obra de arte de tus cenizas, confía en un poder infinito que puede cambiarte

Quiero cambiar pero me asusto, tengo miedo de no conseguirlo y seguir siendo el mismo después de mil intentos fallidos por ser mejor. Escribe Mario Benedetti:

No te rindas, aún estas a tiempo de alcanzar y comenzar de nuevo,
aceptar tus sombras, enterrar tus miedos, liberar el lastre, retomar el vuelo.
No te rindas que la vida es eso,
continuar el viaje, perseguir tus sueños, destrabar el tiempo,
correr los escombros y destapar el cielo.
No te rindas por favor no cedas,
aunque el frío queme, aunque el miedo muerda, aunque el sol se ponga y se calle el viento, aún hay fuego en tu alma, aún hay vida en tus sueños,
porque cada día es un comienzo,
porque esta es la hora y el mejor momento,
porque no estás sola, porque yo te quiero».

Esa mirada positiva sobre la vida, sobre mí mismo me hace pensar en la conversión con una actitud positiva. No tengo miedo. Dios puede hacer grandes cosas conmigo.

Confiar en un cambio con humildad

No desfallezco, no tengo miedo, no me rindo y no dejo que el desánimo me pueda.

No quiero dejar de intentarlo. Siempre la humildad es el camino, dejarme hacer y no intentar hacerlo todo.

Dejar que surja una obra de arte dentro de mis cenizas, de mis escombros caídos.

Con mi fuerza genuina

No quiero convertirme en quien no soy, pegando a mi piel luchas que no son las mías y costumbres que no me pertenecen.

No deseo ser otro, porque no hay nadie que valga lo que yo valgo. Soy único y mi valor es de Dios.

Tengo dentro de mí una fuerza que ha puesto Dios. Él ha sembrado mis sueños para que no me acostumbre ni me conforme con lo que estoy viviendo.

Creo, vuelo, sueño

Me gusta una frase de Víctor Hugo que dice:

«Sé cómo el pájaro que, deteniendo su vuelo un rato en ramas demasiado débiles, siente cómo ceden bajo su peso, y sin embargo canta, sabiendo que tiene alas».

No me entristezco, no pierdo la paz. Porque puedo volar cuando sienta que mi mundo se hunde a mi alrededor.

No pierdo la alegría cuando siento que todo cae sin darme apenas cuenta. No me desaliento cuando la vida parezca más triste de lo que yo deseaba.

Me pongo en marcha. Creo, vuelo, sueño. Puedo ser mejor y más de lo que hoy soy. La conversión es posible. Es una obra de Dios en mí.

La transformación es posible

Me dejo hacer por Él en este adviento. Dejo que me toque con sus manos de niño recién nacido.

Mi cueva es ese corazón que no está limpio. Lo miro y pienso que puedo dar mucho más de mí. Puedo limpiar mi alma. Puedo dejar que Dios la llene de luz.

Me alegra comprender que la transformación es posible. Dejo a un lado todo lo que me impide cambiar.

Con más amor

Necesito tener más amor dentro de mí. Que mi amor crezca cada día más. Que sepa amar con más verdad, con más humildad, con más respeto, con más ternura. Con más pureza, con más generosidad, con más sencillez.

Un amor hondo y puro que brote de lo hondo del corazón de Dios en mí. Esa es la verdadera conversión que deseo.

Dios puede hacerlo posible si le dejo entrar en mi alma y me dejo cambiar por su amor firme.

Déjale hacer a Dios

No es tan sencillo cambiar. Menos aún convertirme de verdad. Hacer que las cosas que me importen sean las de Dios. Y lograr que mi prójimo esté en el centro de mi vida y sea mi prioridad.

Convertirme significa un cambio de prioridades, de amores, de opciones y elecciones. Quizás no depende tanto de mi esfuerzo y sí mucho más de mi docilidad.

Quiero dejarme convertir en lo que Dios quiere para mí. Quiero dejar que sea Dios el que me trabaje y cambie.

Creo contra toda esperanza. Confío en el poder de Dios, ese poder infinito que puede cambiarme.

Rompiendo los muros de mis resistencias. Venciendo los miedos que no me dejan abrir mi alma a su poder.

Creo en ese Dios que viene a mí a decirme en Navidad que ha decidido quedarse a comer en mi casa.

Nunca estoy listo para presentarme ante Él sin máscaras, sin mentiras, sin promesas. Así como soy en mi verdad más pura. En mi miseria más evidente.

Lo miro conmovido. No tengo nada que ocultar, mucho que cambiar. Confío en su poder.

Tags:
advientoautoestimacambioconfianzaconversionfe
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Oración del día
Hoy celebramos a...





Envía tu intención a la red de 550 monasterios


Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.