Aleteia logoAleteia logoAleteia
domingo 05 diciembre |
San Juan Damasceno
Aleteia logo
Estilo de vida
separateurCreated with Sketch.

Compartir la mesa es salud y cohesión para la familia

TALKING

Shutterstock | Dusan Petkovic

Ignasi de Bofarull - publicado el 31/10/21

¿Hemos pensado alguna vez en la trascendencia que tiene comer en familia? Para los padres es vital organizarse y lograr que esto suceda a diario

Comer juntos los fines de semana, intentar cenar siempre juntos, incluso desayunar, son momentos familiares de vital importancia. En el mundo anglófono, elfamily mealtimeno es solo la descripción de una situación, es ya un concepto acuñado de uso corriente que además es objeto de investigación por dietistas, pedagogos, pediatras, educadores, etc. 

En estas reuniones, sentados alrededor de la mesa, se fijan ideas, conductas, se escucha y se habla, se solucionan problemas y se resuelven dudas. Son reuniones informales en las que se transmiten muchos conocimientos. Consecuentemente son reuniones en sentido fuerte: la familia se reúne para comer y hablar.

Han de ser momentos llenos de gozo en el placer de comer, verse, charlar y reírse juntos y esa satisfacción da sentido a la cohesión familiar.

No hay un orden del día, pero mentalmente los padres deberían tenerlo en su cabeza. Sin embargo, apuntemos a su vertiente festiva: han de ser momentos llenos de gozo en el placer de comer, verse, charlar y reírse juntos y esa satisfacción da sentido a la cohesión familiar. Y los resultados llegan en forma de mejores dietas, más salud, trasmisión de fortalezas de carácter a los hijos y una mejora en el lenguaje, etc. Lo iremos desmenuzando en estas líneas.

El enemigo es la dispersión y el caos horario que supone picar en la nevera cada uno a su aire y andar comiendo cada uno en su habitación en silencio, leyendo, o hablando por teléfono o focalizado en una pantalla cualquiera. “¡Es que así, si ceno y estudio a la vez, puedo preparar mejor mis exámenes durante más tiempo, mami!”. Respuesta de la madre: “Organízate mejor y cenemos juntos: que si no nos vemos en todo el día”.

TALKING
La familia se reúne para comer y hablar.

Ante esta posibilidad son los padres los que deben organizarse mejor y superar el ritmo frenético de cada jornada para que todo converja en esa cena diaria (también comidas y desayunos el fin de semana) en la que las relaciones familiares ponen al día muchos temas.

Requisitos

Esta cena ha de ser una reunión sin prisas y con unas condiciones básicas. Hay que otorgarle una cierta solemnidad y un buen menú. Las pantallas, como es lógico, apagadas. Ni la televisión compartida por todos ni algunos móviles dispuestos encima de la mesa con sus notificaciones. “Ahora estamos la familia y nosotros mismos, y nada ni nadie nos interrumpe pues hemos de contarnos muchas cosas”: este es el espíritu.

“Ahora estamos la familia y nosotros mismos, y nada ni nadie nos interrumpe pues hemos de contarnos muchas cosas”: este es el espíritu.

Sin pantallas y con buen humor.  Empezar y acabar dando gracias. Y asignar encargos para proveerlo todo y también, y muy importante, respetar los turnos a la hora de hablar. Ese respeto de los turnos se debe convertir en un hábito de autorregulación (fortaleza de carácter) para todos, que se traducirá en la condición de posibilidad de que se cumplan los objetivos que los padres tienen en la cabeza. Y por supuesto hay que cultivar la urbanidad y las buenas maneras al comer.

Comer bien y sano

El  sobrepeso y la obesidad infantil están creciendo aceleradamente. La respuesta desde el hogar es una mejor organización familiar de horarios y rutinas racionales añadidas a las mejor dieta posible. Calibrar las mejores porciones y la presencia de frutas y verduras. Lograr que se sirvan los hijos a sí mismos y que ponderen que lo mejor es servirse poco para repetir si se quedan aún con apetito. Evitar por consiguiente dejar platos inacabados. Reflexionar sobre el malbaratamiento de comida y el necesario ahorro familiar en alimentos y en la energía para cocinarlos.

A partir de una edad es bueno que ellos se aventuren a guisar. Este es un capítulo propio de los tranquilos fines de semana que puede convertirse en un tiempo familiar muy divertido y a la vez educativo. Este ambiente distendido y festivo será el camino para introducir las dietas más sanas y evitar el fast food, la comida rápida, y los ingredientes y productos más calóricos, etc. Y educar también el paladar ante sabores nuevos.

Los fines de semana son un buen momento para cocinar en familia.

Los padres son ejemplo sutil que debe evitar el “ordeno y mando” para generar una autonomía responsable en cada hijo. Lo que está claro es que en casa no se come a la carta. Las investigaciones señalan que con este proceder se está evitando la obesidad, los trastornos alimentarios.

Ganar en cultura y en lenguaje

Las comidas compartidas son el momento de contar historias de años o décadas anteriores para cultivar la memoria y la cultura familiar. No debe ser un monólogo de los padres, sino que se debe incentivar la curiosidad por la vida de los abuelos y los bisabuelos. ¿De dónde proceden los antepasados, a qué se dedicaban? En esa dirección en las comidas deben salir temas importantes del pasado que marcaron la vida del país y también temas de actualidad.

Los padres sacan temas y los hijos primero escuchan, luego preguntan, y en tercer lugar se les encarga, en función de la edad, preparar algún tema para explicarlo. Hay que tratar divulgativamente temas variados: historia, arte, política, cultura, música, deportes, etc. Y hay que lograr que todos puedan intervenir aportando datos o preguntando. “Míralo en la enciclopedia –en papel o digital-  y el próximo día nos lo explicas”. Siempre respetando los turnos.

Con mano izquierda: más que corregir la palabra mal expresada, proponer la palabra bien dicha sin interrumpir mucho el ritmo de la conversación.

En ese clima los padres, o algún hermano mayor, deben velar por la corrección del lenguaje, del vocabulario, de la pronunciación. Con mano izquierda: más que corregir la palabra mal expresada, proponer la palabra bien dicha sin interrumpir mucho el ritmo de la conversación. Cultura y lenguaje son dos herramientas para alcanzar el éxito escolar. Cuanto más rico sea el vocabulario y los temas que se tocan en la mesa familiar, mejor se está apoyando a la escuela. La escuela se expresa con vocabularios exigentes y trata temas de cultura, naturaleza y sociedad.

La investigación lo señala: la instrucción informal (cultural, social, en lenguaje) del hogar es un predictor de éxito escolar. Y beneficia indudablemente a las familias pudientes que además tienen más tiempo y formación universitaria. Hay que buscar soluciones para todos. ¿Quizá oír grabaciones breves de temas en podcast? Igual que los monjes que, en silencio, escuchan a un lector en el refectorio. No es fácil.

Ganar en diálogo, apertura personal, gestión de las propias emociones

Las comidas familiares son también la plataforma ideal para conocer a los hijos, para lograr que estos desplieguen su personalidad, para que se expresen y se explayen exponiendo qué les sucede por dentro. A veces surgirán comentarios que inclinarán a los padres a tratar esos temas con más intimidad: es decir, en un encuentro hijo-padre, o con la madre. Desde ese encuentro personal conocerán mejor al hijo y se resolverán problemas que, de alguna forma, lejos de la mesa, habría sido muy difícil descubrir.

family praying
Dar gracias en familia nos ayuda a vivir la gratitud en todos los momentos de la vida.

En este trato abierto y respetuoso no dejan de quedar en evidencia conflictos: temas escolares, rencillas entre hermanos, o un dolor de cabeza que puede tener que ver con la necesidad de unas gafas adecuadas.

La mesa familiar es como un consultorio psicológico, médico y de autogestión personal: pura comunicación.

Estirando mucho la metáfora, se podría decir que la mesa familiar es como un consultorio psicológico, médico y de autogestión personal: pura comunicación. Donde se enseña también a andar por la vida: a ser más cauto, más prudente y a veces un poco más abierto y audaz: según hijos, edades, temperamentos y personalidades. “¡Esta maestra me tiene tirria!” dice el pequeño. Quizá sea verdad o quizá no. Si lo repite muchas veces habrá que poner patas al asunto. Y para que todo esto suceda se debe alcanzar un clima de confianza y respeto que permita a todos expresarse sin trabas. Incluso para señalar a los padres que algo no están haciendo bien.

Insisto: hay que respetar los turnos de palabra, aunque sea con un pequeño reloj de arena. Y salvo que se haga una broma, cuando algún comensal habla en serio todos permanecen serios y ni se ríen ni hacen comentarios que podrían ser hirientes y, por ende, paralizadores.

¡Ah! Un termómetro del buen funcionamiento de las comidas familiares es que se prolongan en largas sobremesas. Sucede cuando los hijos son mayores, pero cuanto más pronto dé inicio el ciclo de sobremesas, mejor.

Un termómetro del buen funcionamiento de las comidas familiares es que se prolongan en largas sobremesas.

Los beneficios de las comidas familiares compartidas

Nos vamos a poner un poco serios: la investigación señala que la cohesión familiar, el modelo paterno, genera dinámicas que impiden, o atenúan mucho, las conductas de riesgo como el tabaquismo, el consumo de alcohol, de drogas, la ansiedad, la depresión, etc.

En positivo, se alcanza mayor integración escolar pues la mesa es además un ensayo del mejor ambiente en el aula. El niño en el aula entonces aprende a escuchar, a esperar y así logra aprender. Y también a practicar el respeto, la apertura, y la capacidad de preguntar al profesor aquello que no entiende. Si los tiempos de comidas son caóticos nada se resuelve y equilibra.

Y a la inversa: los mejores y prolongados tiempos de comida equilibran y ofrecen bienestar a todos: unidad. Y si estas mesas funcionan luego todo facilita un ilimitado ocio familiar compartido que vuelve a ser un predictor de éxito en muchos planos.

Tags:
como criar a los niñoseducaciónfamiliafamilia numerosapadres-hijosvalores
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.