Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
jueves 05 agosto |
La Virgen de las Nieves
home iconCultura e Historia
line break icon

Los grandes libros, en la encrucijada de la civilización occidental

SOCRATES

Shutterstock | VanderWolf Images

Manuel Ballester - publicado el 20/06/21

Con el sugerente título de “El susurro al oído”, la Universidad de Valencia (España), en colaboración con el IECO (Instituto para la Ética en la Comunicación y las Organizaciones) y la Cátedra de Ética Empresarial IECO-UV, está llevando a cabo estos días la tercera edición de un programa de Grandes Libros

Una cultura es un ámbito vital que acoge y enseña a pensar y sentir el mundo de una manera determinada. La cultura educa al hombre, lo libera de la mera naturaleza abriéndole ese mundo de posibilidades, de libertad, que es la comunidad civil y política.

La cultura occidental echa a andar entre Atenas y Jerusalén, con Grecia y Roma por un lado y la aportación del cristianismo por otro. A lo largo de los últimos milenios ha ido desarrollándose esta matriz.

Lo que fue espíritu y acto se ha consolidado en hábito e institución; lo que fue impulso a veces se ha enriquecido, otras se ha perdido. Porque la civilización es obra humana. Racional y vital, por tanto; dinámica, en suma. En caso contrario será obra muerta.

La vitalidad experimenta tensiones en todos sus niveles, desde el vegetal hasta el espiritual. El equilibrio no consiste en suprimir los elementos en colisión. La armonía es la integración, entonces hay música, cultura, vida y progreso.

A partir de los años 20 del siglo XX se va produciendo en algunas universidades de EEUU un debate en torno a dos aspectos que, quizá, no sean tan distintos. Por una parte hay la preocupación sobre la excesiva especialización de los saberes; a ello alude lúcidamente Ortega y Gasset en La rebelión de las masas (1930) en el capítulo “La barbarie del especialismo”: el especialista, dice Ortega, sabe cada vez más de menos. Se corre el riesgo de que la universidad pierda su misión “universal”, su tarea de proporcionar a sus alumnos un conocimiento general, y acabe formando analfabetos manipulables con gran instrucción en el ámbito técnico de su especialidad.

No es que la barbarie de la superespecialización traicione el espíritu de la universidad. Es que quizá traicione también la esencia de nuestra civilización. Porque la cultura occidental se ha construido sobre la confianza en la mente humana para el conocimiento universal del mundo físico y del mundo humano. Si el saber técnico me convierte en un experto y me permite ganarme la vida, el saber sobre “lo bueno y lo malo” para el hombre me permite llevar una vida digna de ser vivida, una vida plenamente humana.

Todos somos ignorantes respecto a la multitud de ciencias; algunos ignoran todas las ciencias excepto la suya; pero todos ignoramos al menos la mayoría. Y eso es razonable y normal. Pero si ignoramos qué es noble y qué indigno, si no sabemos cómo enfocar las relaciones con la gente que nos rodea, si enfocamos mal la nuestra educación sentimental, si… entonces fracasamos como seres humanos.

Como decíamos, a partir de los años 20 del siglo XX se va produciendo en algunas universidades de EEUU un debate en torno a estas cuestiones. El motivo es el auge del llamado multiculturalismo, la crítica al etnocentrismo, la reivindicación de las minorías y otros aspectos relacionados.

En ese contexto surge un movimiento que subraya la importancia de profundizar en los pilares de nuestra cultura. En general. Y también en el ámbito de la formación universitaria.

Harold Bloom (1930-2019) es uno de los autores emblemáticos en ese sentido. En El Canon occidental (1994: The Western Canon: The Books and School of the Ages) propone un catálogo de libros preceptivos para entender nuestra tradición cultural.

Obviamente, la batalla cultural en la que estamos, se ha puesto de manifiesto acusando a Bloom (y a otras listas de Grandes libros que se han propuesto) de hacer una lista de dead white men, hombres (no mujeres) blancos (no otras etnias) muertos (no recientes). La batalla continúa.

Algunas universidades han puesto en marcha un programa basado en Los grandes libros. Puesto que este movimiento tiene su origen en EEUU, la mayoría de universidades que lo ofrecen están radicadas allí. Pero las hay también en otras partes del mundo occidental.

Con el sugerente título de “El susurro al oído”, la Universidad de Valencia (España), en colaboración con el IECO (Instituto para la Ética en la Comunicación y las Organizaciones) y la Cátedra de Ética Empresarial IECO-UV, está llevando a cabo estos días la tercera edición de su programa de Grandes Libros.

El lema elegido para esta edición alude a la necesidad de ejercitarse en el silencio y la apertura. Porque sin apertura a lo que viene de los otros podemos ser modernos pero caeremos en el solipsismo, en el empobrecimiento espiritual al que alude El cierre de la mente moderna (Allan Bloom, The Closing of the American Mind: How Higher Education Has Failed Democracy and Impoverished the Souls of Today’s Students, 1987).

Y sin silencio hecho de atención no podremos admirar la grandeza de nuestro interior, de nuestra conciencia. Porque es ahí donde suele hablar Dios con claridad y en susurro. Pero hay que discernir qué viene de fuera, qué de nuestro bullir interior y qué, finalmente, viene de lo alto. Hay que educar el oído para distinguir y disfrutar adecuadamente de las diversas músicas que la realidad nos regala.

El susurro al oído aprovecha la actual pandemia para brindar la posibilidad de asistir también mediante videoconferencia y participar en el coloquio posterior.

Más información: https://iecoinstitute.org/3o-curso-el-susurro-al-oido/

Tags:
culturafilosofíalibrouniversidad
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
MADELEINE PAULIAC
Sandra Ferrer
La doctora que ayudó a dar a luz a unas monjas violadas
2
Redacción de Aleteia
Explosión en Líbano: Encuentran el cuerpo de un joven agarrado a ...
3
FERMIN SOSA
Jesús V. Picón
Mexicano al otro lado del mundo, ciclista y dice que sin miedo al...
4
Gaudium Press
10 enseñanzas del cura de Ars tras sus combates con el demonio
5
VIRGIN
Ary Waldir Ramos Díaz
¿Por qué el Papa es tan devoto de la Virgen del Silencio?
6
ST IGNATIUS,LOYOLA
Philip Kosloski
Aquí están las 8 reglas de san Ignacio para el discernimiento
7
Chiara Santomiero
¿Qué es el «Perdón de Asís»?
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.