Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
lunes 14 junio |
San Eliseo
home iconEstilo de vida
line break icon

5 comidas y bebidas que le debemos a religiosos

medieval monks

Thomas Mucha - Shutterstock

Adriana Bello - publicado el 04/06/21

Muchos de los placeres que hoy disfrutamos en la mesa, se los debemos a los monjes y monjas de la antigüedad

1Café

El origen del café no es de todo claro, pero hay dos razones para agradecerle a los eclesiásticos por él. Primero, hay una leyenda bastante popular que afirma que el café es de Abisinia (África).

Un día, un pastor vio que sus cabras se comportaban de una manera muy extraña luego de comer unos pequeños frutos rojos, así que agarró varios de ellos y se los llevó a los monjes del monasterio más cercano.

Ellos los cocinaron e hicieron una bebida para ver su efecto, pero sabía tan mal, que arrojaron el resto de los frutos a la hoguera. Cuando los granos se empezaron a quemar, desprendieron un olor delicioso, así que decidieron hacer la bebida nuevamente, pero con los granos tostados. 

beer

Otra historia es que, cuando el café llegó a Europa, no fue muy bien recibido por ser “la bebida de los musulmanes”, con quienes los cristianos habían batallado por siglos. Cuando el café llegó al Vaticano, le pidieron al Papa Clemente VIII que lo prohibiera porque era una bebida satánica. Sin embargo, el Pontífice decidió probarlo primero.

Pidió una taza caliente de café y al primer sorbo dijo: “Esta bebida del demonio es tan deliciosa que deberíamos engañar al diablo bautizándola”. Y así lo hizo, permitiendo a los europeos cristianos tomarlo sin remordimiento. 

2Queso Munster

munster cheese

Son muchos los quesos y vinos que le debemos a los monasterios. Uno de ellos es este famoso queso amarillo con corteza naranja, que fue creado por unos monjes benedictinos que migraron a la región de Alsacia en Francia; específicamente a las montañas de Vosgos (otra leyenda dice que fue un monje irlandés que le dio la receta a los campesinos de la zona). De hecho, por eso se cree que su nombre deriva de la palabra monasterio. 

3Crema catalana

Es uno de los postres más famosos de España (es algo parecido a la crème brûlée para quienes no la conozcan) y se dice que fue producto de un “error” de unas monjas en la región de Cataluña.

crema catalana

Ellas esperaban la visita de un obispo en su convento, así que pensaron en prepararle un flan de bienvenida. Pero la receta no les salió bien, nunca les cuajó, así que para resolver y no hacer esperar al obispo, caramelizaron la superficie y se lo sirvieron así, dando origen a la también llamada crema quemada.   

4Champaña

Seguramente el nombre Dom Pérignon te suena familiar, y es que es una de las mejores champañas del mundo.

¿Pero sabes quién era Dom Pierre Pérignon? Pues era un monje benedictino que se encargaba de custodiar el sótano de la abadía de Hautvilliers, donde se guardaba la producción de vino del lugar.

champagne

Allí, no se sabe si por conocimiento o azar, él dio con el método champenoise, logrando transformar el vino en champaña. Además, introdujo el uso del corcho sujetado a la botella por un cordón y aconsejó usar un vidrio más grueso para que las botellas no explotaran.

5Cerveza

Se acerca el verano y muchos van a disfrutar de una cerveza bien fría. Pues esta bebida se la debemos a los monjes trapenses del norte de Europa, quienes perfeccionaron su proceso de elaboración, primero para consumo propio y donar a los más pobres (en aquella época, la cerveza a veces tenía mejores condiciones sanitarias que el agua, y se podía hacer con menor porcentaje de alcohol), y luego la vendían como fuente de ingreso para mantener sus monasterios. 

Y como si esto fuera poco, Santa Hildegarda de Bingen fue quien definió las cualidades del lúpulo que se incorporó a la cerveza en la Edad Media, haciéndola más amarga y promoviendo su consumo moderado (la de los primeros monjes era bastante dulce y eso invitaba a los excesos).

Tags:
alimentaciónedad mediamonasterioreligiosos
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
Histórias com Valor
Después del coma, un niño asustó a su madre al decirle que conoci...
2
PASSION OF THE CHRIST
Cerith Gardiner
7 pruebas y tribulaciones que Jim Caviezel enfrentó al interpreta...
3
SOS DESAPARECIDOS
Alvaro Real
Olivia, Anna y el mal: ¿Por qué? Nos queda llorar y rezar
4
Ramón Antonio Pérez
María de San José y su ayuno total: “Durante diez años solo consu...
5
MIRACLE
Maria Paola Daud
Mateo se perdió en el mar… ¡y apareció en brazos de papá!
6
MOTHER AND LITTLE DAUGHTER,
Silvia Lucchetti
Él se suicida tras matar a sus hijas: ella vuelve a vivir gracias...
7
Lucía Chamat
Una curiosa foto de «Jesús» que conmueve a Colombia
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.