Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
domingo 24 octubre |
San Antonio María Claret
Aleteia logo
home iconEstilo de vida
line break icon

Rezar entre llantos, pañales y fichas de Lego®

CHILD

Tomsickova Tatyana | Shutterstock

Mar Dorrio - publicado el 06/03/21

Confesiones de una madre que lleva años tratando a Dios con niños de por medio

¿Has ido a Misa y tu bebé se ha puesto a llorar? ¿Has intentado rezar en el rato previsto para ello, pero las peleas de los pequeños han conseguido que sólo seas capaz de sentirte identificada con un personaje del Evangelio…? Sí, con Herodes. ¿Has rezado 20 avemarías en un mismo misterio del Rosario de tantas veces que perdiste la cuenta? Si es así, creo que este artículo te puede interesar.

Y es que ir a Misa, intentar rezar, acudir a alguno de los medios de formación o a los grupos de oración habituales con uno, dos o más niños puede hacerte llegar a dar por válidas las sensaciones que te provoca el estrés, y a creer que los siguientes espejismos son ciertos:

– No voy a acudir a Misa porque no me voy a enterar de nada.
– Soy una molestia para los demás (siento mucho darte la triste noticia de que todavía no se han inventado los chalecos anti-miradas-inquisidoras).

La respuesta de un sacerdote

Pero, para que te animes y tengas una perspectiva diferente, quiero contarte lo que un sacerdote le dijo a una madre de familia numerosa sobre este asunto.

San Josemaría Escrivárecibió la siguiente pregunta de una supernumeraria del Opus Dei: ¿Cómo se puede rezar cuando los niños lloran y gritan?

San Josemaría le respondió que, para el Cielo, el llanto de los niños suena como la música de órgano que se toca en una catedral. Así que, “voilà”, intenta transformar en tu cabeza los gritos, las peleas y los berrinches en acordes de órgano, porque así es como llega al Cielo el ruido de tu sala de estar durante los tiempos en que procuras ejercitar tu alma (aprovecho, Señor, para pedirte que ese ruido le suene también a música de órgano… a mi vecino de abajo).

Y, con esta nueva paz de saber que el grito “¡Mamá, Álvaro me está chinchando!” suena a do mayor en el Cielo, enfréntate al propósito que tenías programado de rezar 10 ó 20 minutos.

Rezar entre pañales y fichas de lego

Y rézalos aunque, en esos minutos, el órgano suene en todo su esplendor, aunque tengas que cambiar pañales, aunque tengas que desviar la trayectoria de balones de fútbol, aunque tengas que recoger más de 300 fichas de Lego, o aunque estés intentando que tu bebé se acostumbre a la papa de frutas.

PLAYING
Shutterstock | Tomsickova Tatyana
¿Será posible rezar entre niños y juguetes? Sí, lo es.

Ya vendrán tiempos mejores, en los que podrás rezar con calma, sin más distracciones que las que te ofrezca tu propia cabeza. Pero creo firmemente, y probablemente tú también, que estos ratos de oración entre biberones, pañales y balones son los que más sonrisas desatan en el Cielo.

En mi caso, fueron muchos los años de acudir a misa con uno, dos o tres bebés. Durante la última fase, antes de que mi pequeña fuese al colegio toda la mañana, yo estaba muy contenta pensando que por fin podía ir a misa sin estar moviendo la sillita, sin estar recogiendo los juguetes que lanzaban mis bebés al suelo 500 veces…

Un sacrificio que se une a la misa

Pero, en un instante, me di cuenta de que en ninguna de las futuras misas podría añadir en la Consagración el sabor de ese esfuerzo, de ese sacrificio; un sabor que, unido a la música del órgano, es muy querido en el Cielo. Y también me di cuenta de que, por mucho que molestara al resto de los mortales, el Señor echaría de menos el beso que la mano regordeta de mi pequeñaja le mandaba por el aire.

CHURCH
Rawpixel.com | Shutterstock
Confía en que esta etapa de tu vida tiene un valor único a los ojos de Dios.

Así que, desde aquí, quiero animarte a mantener las metas que querías alcanzar en este terreno: misa, ratos de oración, lecturas espirituales, rosario, etc. Sabiendo que habrá días en los que, con no pegar unos cuantos gritos durante ese rato, ya estarás dando gloria a Dios.

En misa, con sentido común, superarás cualquier berrinche o situación pintoresca y, con toda la paz del mundo, o mejor, con toda la paz del Cielo, sacarás al niño de la iglesia, lo calmarás y volverás a entrar con él.

Y, con respecto al tan necesario chaleco anti-miradas-inquisitorias, todavía no he encontrado nada en internet, pero sonreír a esas “santas mujeres” con humildad y buena cara sacará, sin lugar a dudas, a muchas almas del purgatorio bajo los acordes del órgano.

¿Has ido a Misa y tu bebé se ha puesto a llorar? Ni tan mal…




Te puede interesar:
Cómo estimular el cerebro del bebé desde el primer día


Child; Mother; Scream; Obedience

Te puede interesar:
Si quieres que tus hijos te escuchen, empieza por aprender a escucharles…


RADIO ENZO

Te puede interesar:
«Radio Enzo», el podcast de unos hijos para su papá aislado por COVID-19

Tags:
bebédomingomaternidadmisa
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
Aleteia Brasil
¡Cuidado con las oraciones de sanación y liberación!
2
Ary Waldir Ramos Díaz
Un niño le da una lección al Papa Francisco en plena audiencia ge...
3
Francisco Vêneto
Los pasajeros aplauden a los pilotos después de un vuelo de 36 ho...
4
PAPIEŻ BENEDYKT XVI
I.Media
Emocionante carta de Benedicto XVI ante la muerte de su mejor ami...
5
PRAY
Philip Kosloski
Oración al beato Carlo Acutis para pedir un milagro
6
newborn
Mathilde De Robien
15 nombres de niña cuyo significado conecta con Dios
7
PEPE RODRIGUEZ
Revista Misión
El chef Pepe Rodríguez: «Nunca me he emocionado al comer. Al comu...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.