Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
domingo 18 abril |
Santa María de la Encarnación
home iconEstilo de vida
line break icon

Diálogo de consultorio: Hacer balance en plena crisis existencial

ELDER

Photo by Gus Moretta on Unsplash

Orfa Astorga - publicado el 01/12/20

Cómo un hombre puede aprovechar una crisis existencial para hacer balance y cambiar de un enfoque vital negativo a otro positivo

En el consultorio un señor de setenta años transmitía cierto pesimismo ante su vida. Así es como le animé a hacer un balance vital ante la crisis existencial en la que se encontraba y me compartió algunas de sus impresiones.

—Toda mi vida he vivido presionado por diferentes circunstancias desde la edad en la que tenía que casarme y alcanzar cierta posición socioeconómica; a la importancia de tener un patrimonio.

También está ese límite de los cuarenta que ciertas empresas establecen para contratar, sin valorar la experiencia o capacidad del candidato. Y ahora, cuando ya he envejecido, y se supone que tendría que estar tranquilo disfrutando de mi jubilación, resulta que no lo estoy. No logro vivir en paz.

Para ser franco, no me preocupan los achaques, las limitaciones o la tan cacareada discriminación cuando se van cumpliendo los años. Es algo que va más allá de eso. Mi esposa, que bien me conoce, dice que mi problema de la edad no es tanto las arrugas ni la inseguridad de mis rodillas, sino la expresión de mi rostro.

—Entonces… ¿Qué es lo que le preocupa? —le pregunté con especial interés.

—Me pasa que muchas cosas ya no me ilusionan, y para colmo, siento más que nunca la transitoriedad de la vida, y lo corta que es. —dijo denotando una tristeza cercana a la depresión.

—Bueno, permítame decirle que la suya puede ser una crisis existencial, de sentido de la existencia. Se trata de una crisis buena en la vida de las personas, por lo que le invito a que juntos reflexionemos y hagamos balance. Para ello podemos tomar lo escrito por algunos pensadores sobre el pasado, el presente y el posible futuro.

En cuanto al pasado

La vida es un camino que hacemos donde no lo había; un camino hecho y marcado por nuestros pasos. Escogemos el destino que tomará nuestra vida, para bien o para mal.
Y siendo un camino bueno, otros lo aprovecharan ensanchándolo.

Visto así, la vida es un cúmulo de experiencias únicas e irrepetibles en las que a cada paso sumamos alegrías, sufrimientos, éxitos, fracasos, familia, amistades, que finalmente nos dan un conocimiento sobre lo alcanzado.

Ciertamente no podemos volver los pasos atrás para repetir las experiencias con la misma intensidad, en cuanto a nuestra capacidad de asombro, emociones y/o ilusiones.

Por ello, si volvemos la vista hacia atrás, no debe ser para lamentarnos o sentir nostalgia, sino para seguir adelante con el mayor de los motivos: seguir amando más y mejor a Dios, al prójimo y a nosotros mismos.

En cuanto al presente.

Con frecuencia, el hombre solo observa el rastro dejado al abrir camino, pasando por alto las imborrables huellas de todo lo logrado con sus gozos y sufrimientos.

Significa que todo lo bueno que es posible hacer mientras caminamos, se hace realidad cuando lo llevamos a cabo, y todo lo real se guarda en el pasado, de donde se rescata preservándolo de la transitoriedad.

Es por ello, que podemos recuperar nuestro pasado, en vez de renunciar a él, pues nada bueno se pierde, sino que se conserva irrevocablemente.

De esa forma, la transitoriedad de la vida y su misma finitud adquieren sentido, y eso nos debe hacer responsables de vivir en el presente, y futuro posible, todas las oportunidades que se puedan presentar, para realizar el bien.

Un ejemplo:
El hombre pesimista observa con pasividad el tiempo de toda su vida en un voluminoso almanaque y al arrancar una hoja cada día, ve con miedo y tristeza cómo se reduce.

El optimista, en cambio, es un hombre activo, que, en la misma situación, no se fija en la reducción del volumen, sino que al arrancar cada hoja anota en su reverso: qué hice bien, qué hice mal y qué puedo hacer mejor, luego enmendando la plana cuando es necesario, las conserva con orgullo a lo largo de su vida.

Al optimista no le interesa saber que está envejeciendo, ni siente nostalgia de la juventud perdida, pues a diferencia de un joven, en lugar de posibilidades por hacer, cuenta con las realidades nobles de su pasado, incluyendo sus sufrimientos, aunque no susciten ninguna envidia.

En cuanto al futuro.

Existen y existirán siempre, los hechos que parecen quitarle sentido a la vida. No son solo el sufrimiento o la angustia, sino también el final de la misma. Sin embargo, mientras sigamos caminado con esfuerzo es posible cambiar de enfoque si conservamos y aumentamos la esperanza de que al final del camino está la casa del Padre.

Siendo así, ante las múltiples posibilidades que podemos encontrar mientras vivimos. debemos hacernos las siguientes preguntas:

  • ¿Qué posibilidad se volverá un tesoro rescatable?
  • ¿Con qué actitud o hecho dejará huella en el camino de mi vida? 
  • ¿Qué me ayudará a crecer en una radical esperanza de que no se vive para morir, sino para vivir más, tras el final?

Mi consultante se propuso reconocer que es lo que hace mal, que es lo que hace bien y en que puede mejorar en sus realidades tangibles e inmediatas, desde lo más pequeño, a lo menos pequeño.

Para descubrir lo nuevo en lo viejo, con la intensidad del amor. Fue su mejor terapia.

Consúltanos escribiendo a: consultorio@aleteia.org


THANK YOU

Te puede interesar:
¿Haciendo balance del año? Fíjate también en lo que no te gustó

Tags:
crisistiempo
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
Miriam Díez Bosch
¿Un santo en el Titanic?
2
PADRE PIO
Philip Kosloski
Cuando Padre Pío rezaba por alguien, decía esta poderosa oración
3
JORDAN PETERSON
Benito Rodríguez
El encuentro con Dios de un psicólogo best-seller
4
SANTI MARATEA
Esteban Pittaro
Santi Maratea: De la tragedia del aborto al máximo orgullo por el...
5
Kathleen Hattrup
El hombre que besó la frente del Papa dice que la Virgen lo curó ...
6
SAINT JOSEPH
Philip Kosloski
Esta antigua oración a san José es “conocida por no fallar nunca”
7
Redacción de Aleteia
El cuerpo intacto de Santa Bernardita: Lo que dijeron los médicos...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.