Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
domingo 29 noviembre |
San Saturnino
home iconEspiritualidad
line break icon

Cómo esta vida imperfecta te lleva a la plenitud

KROK

pixpoetry/Unsplash | CC0

Carlos Padilla Esteban - publicado el 28/10/20

Si un Dios escondido hubiera eliminado la resistencia del capullo, la mariposa no habría podido volar

La casualidad en la vida no existe. Las cosas no suceden por casualidad. Hay un Dios que me ama y guía mi vida en lo oculto. Sin que yo lo entienda. Hay una ley en la espiritualidad india que dice:

«Lo que sucede es la única cosa que podía haber sucedido».

Nada de lo que me sucede en la vida es accidental. No podría haber sido de otra manera. Ni siquiera el detalle más insignificante.

A menudo me quedo pensando en lo que podía haber sido de mi vida si yo hubiera dicho otra cosa en aquel momento.

Nathan Cowley/Pexels

O hubiera hecho algo diferente, o elegido otro camino. O simplemente si yo no hubiera estado allí, sino en otro lugar. De nada sirven esas conjeturas.

¿Qué hubiera sido de mí si hubiera dicho que no a lo que Dios me pedía? ¿Qué camino hubiera seguido si aquella persona hubiera actuado de otra manera? ¿Cómo hubiera sido mi familia con otros padres, o diferentes hermanos?




Te puede interesar:
¿Y si me equivoqué en mi vocación?

Nada de eso es pensable. Las cosas han sido de una determinada manera querida o permitida por Dios.

A veces pretendo encontrarle un sentido a todo. Trato de entender los caminos de Dios y quiero que todo encaje dentro de lo razonable.

Ha sido buena esta enfermedad para educarme en la paciencia. Ha sido buena la ausencia para valorar lo que tengo. Ha sido buena la pérdida para amar lo que sí poseo.

No creo en un Dios que me quite la vista para desarrollar el oído. No creo en un Dios que me mande un mal para que yo crezca y madure.

Las cosas son lo que son y podría llegar a decir que mi vida ha sido perfecta. Aunque vea con claridad que no es así. Pero para mí sí lo ha sido.

Photo by Gabriel Baranski on Unsplash

Ha sido perfecto dentro del dolor, la soledad y la pérdida. Y tengo la oportunidad de verlo todo o como una ganancia o como una derrota.

Creo en un Dios que me enseña a sacar un bien de cada mal que sufro. No me deja solo después de mi naufragio. Se aferra a mi tabla para sujetar mis miedos. Y sostiene mi vida en medio de temblores.

Y me enseña a salir adelante. Me abre horizontes amplios. Y me permite valorar lo que tengo, sin pensar demasiado en lo que he perdido.


PRAYING

Te puede interesar:
¿Es la pandemia una lección que Dios ha enviado a los hombres?

No todo habrá tenido un sentido en mi historia. No lo pretendo. No quiero racionalizar las desgracias buscando ganancias posibles en pérdidas muy duras.

La vida es como es, no como yo quisiera pintarla. Por mucho que la reinvente cada mañana no puedo maquillar mis heridas detrás de una apariencia festiva.

Vendo en mis imágenes el que quiero ser. Disimulo mis profundos vacíos. Y me invento una vida mejor que la que nunca había soñado. Una vida digna de ser admirada. Lista para ser presentada como impecable a los ojos del mundo.

Ryan Hyde-CC

¿Acallo entonces las batallas perdidas? ¿Omito los dolores y los perdones que no logro dar? ¿Silencio las mentiras que me envenenaron y el dolor de las pérdidas?




Te puede interesar:
¿No te cansas de fingir que todo está bien?

No necesito ir por la vida desnudando mis miserias. Dios las conoce y me ama en mi pudor, en lo más íntimo. Y los que me aman conocen todo mi pasado, toda mi verdad.

Ante ellos vivo despierto, con paz, abierto en canal con todo lo que tengo. Y agradecido por ese Dios que en ningún momento de mi camino tomó un rumbo diferente al mío.

Wedding of the Sea
Jeffrey Bruno

En mis decisiones equivocadas acompañó paciente mis pasos. Y sostuvo mi llanto cuando no soporté tantas injusticias. Y me enseñó a pescar en río revuelto. Y me ayudó a confiar cuando todo lo había perdido.

Ese Dios de mi providencia. Ese ángel custodio que puso en mi camino. Esa sonrisa sincera y ese abrazo dado, recibido.

Me enseñó a vivirlo todo, lo bueno y lo malo. Valorando agradecido todo lo que tengo. La vida es la que es. Es la mejor vida que jamás pude haber soñado. Puedo decir lo que hoy escucho en el salmo:

«Yo te amo, Señor; tú eres mi fortaleza; Señor, mi roca, mi alcázar, mi libertador. Dios mío, peña mía, refugio mío, escudo mío, mi fuerza salvadora, mi baluarte».


Sad - Woman - Desperate

Te puede interesar:
6 salmos que leer para superar los momentos difíciles de la vida

Creo en ese Dios que no me enseña a fuerza de golpes del destino. No despliega su poder para hacer naufragar mi frágil barca. No se ausenta de mi ruta para que yo me pierda.

Es mi padre que me ayuda a sacar un bien de un mal. Una ganancia de una gran pérdida. No todo tiene sentido. Y no todo cuadra en mi vida.

Sólo sé que me gusta cómo es mi camino imperfecto, mis cimientos ruinosos. Acepto mis decisiones torpes. Y sé que quizás podría haber hecho las cosas de forma diferente.

Pero ese sentimiento no cambia nada. Los pasos son los que han sido y hoy soy el que soy gracias a todo lo vivido. Bueno y malo. Aciertos y errores.


ELDERLY MAN,

Te puede interesar:
Aceptar las cosas, qué elegante manera de vivir

Puede la mariposa volar porque al salir del capullo tuvo que hacer un esfuerzo que superaba su capacidad. Peleó contra la resistencia que retenía sus ansias de volar. Y venció, superando esa barrera que parecía infranqueable.

Y fruto del esfuerzo sus alas estaban fortalecidas. Podía volar. Si un Dios escondido hubiera eliminado la resistencia del capullo no habría podido volar. Mis alas no servirían para elevar el vuelo.

MONARCH
Anita Ritenour-(CC BY-NC 2.0)

Así es en la vida tantas veces. Las dificultades no son lo que más deseo. No está hecho mi corazón para la muerte, para el sufrimiento, sino para el bien y la vida.

Pero luego, cuando paso por momentos de dolor, algo en mí se fortalece. Algo así como un órgano interior que desconocía antes. Una capacidad oculta que me hace capaz de lo imposible, puedo volar.

Y logro así levantarme por encima de todos mis miedos y debilidades.

Tags:
aceptarsufrimiento
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia hoy se publica diariamente en ocho idiomas: francés, inglés, árabe, italiano, español, portugués, polaco y esloveno.
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
READING
Gelsomino del Guercio
Las tres reglas fundamentales para los lector...
EMANUELLE CUETO RAMOS
Jesús V. Picón
Sacerdote con cáncer terminal: Pierde los ojo...
COVID
Rodrigo Houdin
COVID-19: Murió aferrado a su rosario y con u...
APOKALIPSA
Vatican Media
El Papa: Está acabando una civilización que s...
Orfa Astorga
¿Hasta qué edad es sano vivir en casa de los ...
TRINIDAD Y TOBAGO
Ramón Antonio Pérez
¿Por qué Trinidad y Tobago “echa al mar” a 16...
Philip Kosloski
Cuando sientas que todos conspiran contra ti,...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.