Aleteia

¿Es la pandemia una lección que Dios ha enviado a los hombres?

PRAYING
Shutterstock | Pasquale-Senatore
Comparte

El 86 % de los adultos estadounidenses piensan que sí hay alguna lección o un conjunto de lecciones que la humanidad debe aprender de la pandemia

El coronavirus, que ya ha matado a cerca de un 1.1 millones de seres humanos y se aproxima a los 37 millones de infectados en 188 países, ha hecho que las personas reflexionemos sobre cuestiones importantes, más allá de la vacuna y la vuelta a la normalidad.

“¿Es esto solo un acontecimiento aleatorio o hay algo más en juego? ¿Es todo parte del plan de Dios? O, a un nivel más mundano, ¿puede esta experiencia enseñarnos alguna verdad sobre la humanidad?”, son las preguntas que hizo el Pew Research Center en una encuesta realizada entre población adulta de Estados Unidos el pasado mes de julio.

Las preguntas que el Centro hizo a la gente fueron: “¿Cree que hay una lección o un conjunto de lecciones que la humanidad debe aprender del brote de coronavirus?” Si, es así, “¿Cree que estas lecciones fueron enviadas por Dios, o no?”

Si hay un mensaje de fondo

En general, 86 de cada 100 adultos estadounidenses piensan, según la encuesta del Pew, que sí hay alguna lección o un conjunto de lecciones que la humanidad debe aprender de la pandemia, mientras que poco más de un tercio de la población adulta (35 por ciento) cree que las lecciones que debemos aprender son mensajes de Dios.

El resto dice que las lecciones no fueron enviadas por Dios (37 por ciento), no creen en Dios (13 por ciento) o no hay lecciones que aprender (13 por ciento).

Las respuestas que dieron los estadounidenses sobre Dios y la religión, pueden reunirse en algunos testimonios recogidos durante esta encuesta nacional de julio pasado.

“Debemos humillarnos ante Dios. Debemos mirarlo a Él como Dios y arrepentirnos de nuestra arrogancia, ignorancia y desprecio por nuestro Santo Dios. Deberíamos clamar por nuestra salvación», expresó una mujer de 54 años, mientras que un joven de 19 años dijo: «Necesitamos orar más y orar más».

Por su parte, una mujer de 66 años de edad expresó lo siguiente: “Necesitamos aprender que la vida de cada persona es un regalo precioso de Dios. Debemos aprender a amarnos los unos a los otros. Si tu fe en nuestro Padre Celestial no te convence de amar a todas las razas, no estás realmente sirviéndole”

“Aprovecha este tiempo para conocer mejor a Dios. Recibe como regalo este tiempo de menor actividad y sumérgete en la contemplación tranquila para el crecimiento espiritual personal. Desarrolla gratitud en medio de la situación actual. Ora por los enfermos y los desempleados”, reflexiona un hombre de 57 años.

¿Una profecía cumplida?

Entre los que dicen que sí hay una lección sobre Dios dentro de la pandemia, algunos encuestados señalan el papel que Dios tiene en la vida de los seres humanos. Por ejemplo, una mujer de 53 años escribe que “lo crean o no, Dios tiene el control y debemos tener a Dios en el centro de nuestras vidas. Él es nuestro salvador».

Hay quienes, incluso, llegaron a precisar que la pandemia, la muerte, el dolor y la devastación que ha causado, es una señal de que se está cumpliendo “la profecía bíblica” de que el final del mundo se está anunciando.

Una mujer de 55 años subrayó: “Esta pandemia, así como otros eventos mundiales, son una llamada de atención y una confirmación de que el rapto está cerca, como se profetiza en el Libro de Apocalipsis».

Finalmente, un hombre de 58 años siente que Dios quiere que las personas reflexionen sobre sus vidas: “Dios nos está diciendo que debemos cambiar nuestras costumbres o enviará un virus que nos hará estar solos para que tengamos tiempo de pensar en cómo vivimos nuestras vidas”.

Y este mismo hombre dijo a los encuestadores del Pew: “Todos necesitamos vivir como uno, todos somos hijos de Dios. Dios no creó a la humanidad para vivir como nosotros. Y no permitirá que este virus termine hasta que sepa que hemos aprendido nuestra lección».

Webinar con el profesor Miguel Pastorino.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.