Aleteia

Lo primero que muchos profesores harán al recibir a sus alumnos

school mask
Drazen Zigic / Shutterstock
Comparte

El cole ha de contar con un botiquín emocional para ayudar a los niños a afrontar los retos que les plantea la COVID-19

 Mascarillas, distancia social, higiene, grupos reducidos…. Medidas sanitarias que se han repetido una y otra vez para hacer una “vuelta al cole segura”. Familias, equipos directivos, claustros de profesores han trabajado todas las medidas que han indicado las autoridades sanitarias. Pero no basta solo eso.  Es necesario también la educación emocional y el acompañamiento en este curso académico marcado por la pandemia del coronavirus.

Por ello, son muchos los docentes que se han preparado a lo largo de las últimas semanas para tratar a sus alumnos lo mejor posible para ayudarles a gestionar las secuelas emocionales y psicológicas que estos tiempos difíciles les haya podido acarrear.

Beatriz Montañés ha estado este tiempo trabajando en formar a docentes de educación infantil y primaria, entre otros, a los de los Centros Salesianos de toda España. Esta experta en educación emocional explica a los profersores que  “las familias son nuestros aliados, tenemos que establecer vínculos y sentido de pertenencia. Están viviendo la misma situación de incertidumbre que nosotros, tenemos que ofrecer
seguridad”.

Una oportunidad para aprender algo importante

La incertidumbre ha centrado nuestros comportamientos en los últimos meses. Un clima complicado para tomar decisiones y para actuar pero que, según Montañés, puede ser ahora vivido como una oportunidad para aprovechar «el momento y enseñar a los niños todo lo que pasa en la orquesta de nuestro cerebro y cómo contribuir a que viva en armonía”, afirmaba.

La maestra, que coordina la implantación del Programa de Educación emocional y para la Creatividad en el Centro Salesiano La Orotava de Tenerife (España),  considera además que es crucial apostar por inculcar a todos la búsqueda común de un equilibrio entre la razón y el corazón que ayude a empoderar a alumnos, familias y docentes de cara a este curso tan especial.

Tres claves deberían ser la base de las estrategias que ayudarán a crear y mantener el bienestar emocional de los alumnos y sus familias, y también del profesorado: la información, la confianza y el contacto (reinventado) con miradas, abrazos imaginarios, gestos a distancia…

“Ahora cobra más sentido que nunca nuestra máxima ‘Educar es cosa del corazón`, afirmaba Beatriz al final de su intervención, cuidarnos, cuidar a nuestros chicos y chicas, trabajar con las familias, conocernos nosotros y aprender a reconocer nuestras emociones y gestionarlas”.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.