Aleteia

Cuatro consejos para una vuelta al cole inédita

SCHOOL
Shutterstock | Halfpoint
Comparte

Este regreso a la escuela es tan atípico que los niños necesitan estar preparados. Así podrás ayudarles

Son miles los niños que este septiembre pisarán su colegio por primera vez en meses. La pandemia del coronavirus provocó la suspensión de las clases presenciales, semanas de confinamiento en casa, un final de curso extraño, las clases on line  y unas vacaciones bastante extrañas. Los niños llevan meses sin entrar en una clase, sin disfrutar en el recreo de sus compañeros, sin preparar la mochila con lápices y cuadernos, sin colgársela a la espalda… 

Pese a los nuevos brotes que amenazan esta vuelta al cole tan atípica, padres y niños ya tienen en mente el comienzo del nuevo curso escolar. Las familias comienzan a prepararse como pueden pese a la incertidumbre tan característica de esta nueva normalidad que ha venido para quedarse por más tiempo del que nos esperábamos allá por el mes de marzo.

Seis meses después parece que comenzará la escuela. Todavía hay muchas dudas. Las autoridades en colaboración con la comunidad educativa están trabajando para que el regreso a las aulas sea lo más segura posible. Se establecerán medidas para evitar la propagación del virus a través de la limitación de contactos, la prevención personal, la limpieza y ventilación del colegio y la gestión de posibles casos positivos. 

Por ello se abogará, entre otras cuestiones, por mantener una distancia de 1,5 metros, por conformar grupos estables de convivencia, por la higiene de manos y la higiene respiratoria, por la ventilación frecuente de los espacios y la limpieza del centro y por la detección precoz ante la posible aparición de un caso.  

Los cambios son muchos, la incertidumbre es grande y los niños necesitan estar preparados para regresar al colegio en estas condiciones excepcionales. Por eso, desde Aleteia, en nuestro intento de ayudar, hemos consultado a un equipo de psicólogos para ofrecer a las familias algunas ideas a aplicar para que esta vuelta al cole sea lo más ilusionante posible. 

MOTHER
Shutterstock | FamVeld

Tranquilizar al niño

«La actitud de los padres juega un papel muy importante», comenta la psicóloga y psicoterapeuta Bernadette Lemoine. Asegura que «será más fácil para los niños volver a clase si los padres están dispuestos a hacerlo» pues encontrarán en ellos confianza y la intención de no transmitir a priori preocupaciones a sus hijos.

Pero es cierto que la situación epidemiológica y la gestión para evitar la propagación de la COVID-19 preocupa a muchos padres y dudan sobre la conveniencia de comenzar el curso de forma presencial. Por otra parte son muchísimos los que se ven obligados a llevar a sus hijos a la escuela por motivos profesionales o económicos o por la falta de alternativas educativas.

Aún así, si se encuentran en una situación preocupante y el niño ha de ir al colegio, es importante explicarle con claridad y sosiego las medidas que han de tomar. Si el niño tiene miedo a la enfermedad pueden también tranquilizarle al comentarle que el virus hasta ahora no está siendo peligroso para los niños, que la sociedad está preocupada sobre todo en no transmitirlo a la población más vulnerable. Por eso, para evitar contagiarles es importante no contagiarse y se ha de ir con mucho cuidado.

MASK
Shutterstock | Melinda Nagy

Simplificar las pautas a seguir

Para que el niño adopte un comportamiento seguro con respecto a la prevención del virus, no conviene leerle al completo el protocolo de medidas a tomar, ni repetírselas todas cincuenta veces al día. Bernadette Lemoine recomienda simplificar al máximo las recomendaciones sanitarias: «Los niños registran una serie limitada de información», explica. Por eso, es mejor centrarse en enseñarle a aplicar dos recomendaciones como por ejemplo, no tocar a los compañeros y toser en el codo.

DESINFECTION
Shutterstock | Halfpoint

Entrenar las medidas de prevención

Para evitar contagiarse, es necesario aplicar las medidas de prevención que, como casi todo en la vida, requieren un proceso de aprendizaje. Y como todo aprendizaje, no se puede adquirir de la noche a la mañana. Si a los adultos les resulta difícil no besar a sus seres queridos que no han visto en semanas o mantener la distancia de seguridad, ¿cómo podemos exigir este esfuerzo a un niño que suele relacionarse de forma espontánea y a través del contacto físico?

Bernadette Lemoine invita a los padres a formar a sus hijos en casa antes de la vuelta al colegio. Sugiere realizar un juegos de rol para enseñar a los niños a evitar el contacto en distintas situaciones que seguramente viva en el colegio. Por ejemplo, podemos preguntarle: ¿Qué harás cuando encuentres a tu mejor amiga el primer día de clase? o ¿Cómo reaccionarás si necesitas un lápiz y lo olvidaste en casa? ¿Puedes pedirlo prestado a tu vecino? ¿Qué haces después de estornudar?

Incluso podemos organizar un pequeño concurso con premios para quienes se han acordado de aplicar las recomendaciones sanitarias. También conviene animar a los niños a pensar en los juegos que podrá hacer con sus compañeros de clase durante el recreo. El objetivo es que interioricen las medidas de seguridad y transformen espontáneamente su comportamiento en pro de su seguridad.

MOTHER
Shutterstock | VCoscaron

Educarle en el respeto

Inculcar este comportamiento a nuestros hijos es también una cuestión de respeto. Esta pandemia ofrece «una oportunidad para pedirle al hijo que preste atención a los demás», dice Bernadette Lemoine. Por ejemplo, puedes comentarle que “se nos pide a todos que tengamos cuidado para evitar que las personas mayores se pongan enfermas. No es fácil pero has de saber que si tú evitas contagiarte, evitarás contagiar a los demás y eso es muy importante». Ese es el principal motivo para que vayan con cuidado. 

 

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.