Aleteia

Explosión en Beirut: Las paredes de la iglesia caen sobre el sacerdote (VIDEO)

Comparte

Imágenes impactantes de la capital del Líbano: pedazos de yeso y paredes vuelan sobre un sacerdote que estaba celebrando misa

Una explosión de poder inimaginable ha llevado a la devastación y el pánico en todo Beirut y los suburbios. Al menos 100 muertos y 4000 heridos, según un presupuesto todavía provisional de la deflagración, que ocurrió a última hora de la tarde del 4 de agosto, en el puerto de la capital del Líbano, y sobre cuyas causas reina la incertidumbre.

 

 

Sin embargo, el número de víctimas podría aumentar, a juzgar también por las imágenes publicadas por las redes sociales y televisiones que muestran a personas atrapadas bajo los escombros de edificios derrumbados (Ansa, 4 de agosto).

Entre estas imágenes, las grabadas por una cámara de CCTV durante un rito religioso en una iglesia en la capital del Líbano son impactantes. La explosión destroza el edificio y pedazos de yeso y paredes vuelan sobre el sacerdote mientras intenta escapar.

El momento de la segunda explosión

Las escenas en Beirut son de devastación espantosa: muchos edificios gravemente dañados en un radio de kilómetros. Estos también incluyen el palacio presidencial y varias embajadas. El estado de emergencia fue declarado por dos semanas y duelo nacional.

La explosión fue causada por una carga de nitrato de amonio de más de 2700 toneladas que se almacenó en un almacén cerca del puerto después de ser confiscada hace seis años. El momento de la segunda explosión fue filmado en este video.

El padre que salva al hijo

Este video de un circuito cerrado muestra la sangre fría y en movimiento de un padre que, mientras la onda de choque hace temblar muchas cosas en casa, toma a su hijo y lo esconde debajo de una mesa para salvarle.

La oración del papa Francisco

«Rezamos por las víctimas y sus familias, y rezamos por el Líbano, para que con el compromiso de todos sus componentes sociales políticos y religiosos pueda enfrentar este momento trágico y doloroso», dijo el Papa Francisco, en la audiencia general.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.