Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
martes 01 diciembre |
San Nahún
home iconEspiritualidad
line break icon

Si Dios te dijera "pídeme lo que quieras", ¿qué pedirías?

depressed

Pixel-Shot | Shutterstock

Carlos Padilla Esteban - publicado el 25/07/20

Salomón o la sabiduría de saber lo que realmente necesitas

Me gusta la petición que escucho en labios de Dios: «En aquellos días, el Señor se apareció en sueños a Salomón y le dijo: – Pídeme lo que quieras».

Dios se le manifiesta a Salomón porque quiere saber lo que hay en su corazón. En la respuesta que surge espontáneamente del alma me doy cuenta de la calidad de mi corazón.

¿Qué le quiero pedir a Dios en este momento? Me dice que le pida lo que quiera. ¿Ocurrirá el milagro que le pida?

No es Dios como esa máquina que dispensa bebidas obedeciendo mis órdenes. No es automático, al menos no de la manera como yo lo espero.


MAN,REFLECTING,PRAYING

Te puede interesar:
¿Por qué Dios no me da lo que le pido tanto?

Esta pregunta rompe mis resistencias a pedir. ¿Qué necesito? ¿Qué sueño? ¿Qué desea mi corazón? Me adentro en mi interior buscando respuestas, o necesidades concretas. ¿Qué quiero pedirle a Dios?

MODLITWA
Ariwasabi | Shutterstock

Salomón es muy sensato en sus deseos:

«Señor, Dios mío, tu siervo se encuentra en medio de tu pueblo, un pueblo inmenso, incontable, innumerable. Da a tu siervo un corazón dócil para gobernar a tu pueblo, para discernir el mal del bien, pues, ¿quién sería capaz de gobernar a este pueblo tan numeroso?».

No deja de sorprenderme su respuesta. Podía haber pedido paz, riqueza, descendencia. Podía haber deseado una vida plena, sin fracasos, sin angustias, sin sobresaltos. Una vida pacífica y acomodada. Podía haber pedido logros incomparables que superaran los de su padre David.

Pero no lo hace. Pide sólo sabiduría. Pide un corazón dócil para gobernar, un corazón capaz de discernir el mal del bien. ¿Es eso bastante para vivir tranquilo?

Salomón pide lo que necesita para gobernar a un pueblo inmenso. Se siente pequeño y necesitado. Sabe que, sin sabiduría, sin docilidad, no podrá ser un buen gobernante.


SALOMON SABA

Te puede interesar:
El día en que la sabiduría del rey Salomón convirtió a la reina de Saba

Me sorprende cuando veo hoy a los políticos que gobiernan la tierra. No suelen pedirle sabiduría a Dios, ni docilidad. No suele ser su petición más corriente.

Han dejado de ver el poder como un servicio y lo ven más como una oportunidad para medrar, para crecer ellos, para tener más. Y retienen el poder en sus manos.

Salomón sabe que tiene ante sus ojos una misión imposible. Gobernar con paz a un pueblo difícil, rebelde, inmenso. Y pide docilidad, no pide tener una mano fuerte.

Pide sabiduría para distinguir el mal del bien, no pide que su forma de gobierno infunda el temor en los que lo siguen. Docilidad y sabiduría. Sólo son posibles cuando vivo anclado en el corazón de Dios.


SALOMON

Te puede interesar:
La decisión salomónica y los conflictos políticos: una enseñanza

Dios le agradece a Salomón su petición:

«Por haber pedido esto y no haber pedido para ti vida larga ni riquezas ni la vida de tus enemigos, sino que pediste discernimiento para escuchar y gobernar, te cumplo tu petición: te doy un corazón sabio e inteligente, como no lo ha habido antes ni lo habrá después de ti».

Le regala un corazón sabio e inteligente. Eso me sorprende y me alegra. ¿Seré feliz siempre con un corazón así? ¿Viviré largos años en la abundancia con un corazón sabio?

No necesariamente. Ser sabio no me traerá la paz de forma natural. Pero sí me permitirá vivir tranquilo y agradecido a Dios.

Un corazón sabio busca en todo hacer la voluntad de Dios. Y distinguir el bien del mal es necesario para descansar en Él.


woman walks in the park in autumn

Te puede interesar:
¿Qué quiere Dios de mí?

Sólo el que busca la verdad en Dios no se altera con las contrariedades del camino. Sabe en quién descansa y no teme el futuro. Esa libertad interior me gusta. Quiero ser sabio, como leía el otro día:

«Hablar es de necios, callar de cobardes y escuchar de sabios«[1].

El que es sabio sabe escuchar antes de hacerse un juicio. Sabe callar y no decir más de lo que es necesario. Sabe esperar su momento antes de tomar una decisión precipitada.

El hombre sabio vive con «eloído en el corazón de Dios y la mano en el pulso del tiempo», como decía el Padre Kentenich.

Quiero vivir buscando en Dios el siguiente paso a dar y percibiendo en mi entorno esa voz que palpita en la sangre, en lo que sucede.

Mother, Child, Girl, Secret, Problem, Confidence
© fizkes

El hombre necio busca las respuestas sólo dentro de él. No pide ayuda. No busca a Dios. El hombre sabio es un hombre arraigado en Dios.

En Él encuentra las respuestas que busca. En Él puede descansar y sabe en cada caso lo que tiene que hacer, decir, callar, juzgar.

Esa sabiduría de los hombres de Dios es la que quiero. No quiero hablar por mí mismo, sino que Dios ponga sus palabras en mi corazón.

Quiero ser el instrumento dócil en sus manos y dejar que escuchen la Palabra de Dios en las mías. Y sigan sus pasos en mis pasos torpes. Eso es lo que de verdad deseo.

No me importa ser necio a los ojos del mundo mientras siga siendo sabio para Dios. No le pido entonces la realización de mis deseos. Sino que se haga siempre su voluntad en todos mis planes.

Esa sabiduría que Dios me regala me hace paciente, manso, humilde, alegre, confiado y fiel. Esa sabiduría para vivir es la que le pido a Dios cada mañana.

Que sepa descansar en Él sin temer que no se hagan realidad todos los caminos que emprendo, todos los sueños que sueño.




Te puede interesar:
La sabiduría del silencio

[1] Carlos Ruiz Zafón, La sombra del viento

Tags:
oracionsabiduría
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia hoy se publica diariamente en ocho idiomas: francés, inglés, árabe, italiano, español, portugués, polaco y esloveno.
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
COVID
Rodrigo Houdin
COVID-19: Murió aferrado a su rosario y con u...
WEB2-IRAN-CAPTURE
Zoe Romanovsky
Cineasta de 20 años gana premio por la podero...
corazones.org
Reza hoy a la Virgen de la Medalla Milagrosa
EMANUELLE CUETO RAMOS
Jesús V. Picón
Sacerdote con cáncer terminal: Pierde los ojo...
Philip Kosloski
Cuando sientas que todos conspiran contra ti,...
READING
Gelsomino del Guercio
Las tres reglas fundamentales para los lector...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.