Recibe Aleteia gratis directamente por email

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

El día en que la sabiduría del rey Salomón convirtió a la reina de Saba

SALOMON SABA
Domaine Public
Comparte

La hermosa reina de Saba gobernaba sobre uno de los reinos más ricos, pero envidiaba un bien más precioso, la sabiduría proverbial del rey Salomón… Este fabuloso relato evocado por tres religiones monoteístas nunca dejará de avivar nuestra curiosidad y fascinación

La reina de Arabia al encuentro del rey de Israel

El reino de Saba en el siglo X a. C. se corresponde más o menos con el actual Yemen en Arabia del Sur, con el norte de Etiopía y con Eritrea.  La riqueza de estas tierras confería un inmenso poder a quien conocemos como la reina de Saba o Sabá, Melket Hava en el Antiguo Testamento (1 Reyes 10,1-13), la “Reina del Sur” en el Evangelio de Lucas (11,31) y Balkis en el Corán.

Es una mujer joven, hermosa y seductora, pero tan autoritaria como caprichosa. No le falta de nada: oro, especias, piedras preciosas, incienso… Sin embargo, ha llegado hasta sus oídos la reputación de la sabiduría del rey Salomón e, intrigada, decide satisfacer su curiosidad emprendiendo una expedición sin parangón, según cuenta la Biblia.

A través de dunas y desiertos, desfiló una línea interminable de camellos cargados de oro y piedras preciosas en cantidades increíbles. Su llegada a Jerusalén no podía pasar desapercibida.

SALOMON SABA
Domaine Public

La sabiduría de Salomón

Nada más llegar, la reina de Saba sometió a Salomón a una multitud de preguntas y enigmas que, por desgracia, la Biblia no detalla. Había de ser un momento inolvidable el encuentro con quien, desde muy joven, no dudó en pedir a Yahvé: Concede entonces a tu servidor un corazón comprensivo, para juzgar a tu pueblo, para discernir entre el bien y el mal”, en vez de riquezas o victorias.

La maravillada reina confesó: “¡Realmente era verdad lo que había oído decir en mi país acerca de ti y de tu sabiduría! Yo no lo quería creer, sin venir antes a verlo con mis propios ojos. Pero ahora compruebo que no me habían contado ni siquiera la mitad: tu sabiduría y tus riquezas superan la fama que llegó a mis oídos.

Visto que el Dios de Israel sobrepasaba a todos los demás dioses que había venerado hasta ese momento, la Reina deslumbrada depositó entonces a los pies de Salomón ciento veinte talentos de oro, piedras preciosas y perfumes desconocidos en Jerusalén.

La leyenda de un amor

¿Se mantuvo Salomón insensible al encanto de la joven reina deslumbrada por su personalidad? Aunque la Biblia se mantiene discreta al respecto, un texto de tradición etíope –La Gloria de los Reyes– que data del siglo XIV nos cuenta que ella rechazó la propuesta de matrimonio de Salomón. Gran caballero, tomó nota de su rechazo, pero le planteó una extraña condición a la reina: no debía tomar nada de su palacio durante su estancia.

La leyenda aclara este curioso subterfugio: Salomón sirve en honor de la reina una cena picante, a ella le entra sed y no puede evitar beber agua del palacio, rompiendo así el pacto… De su unión nacería Menelik, el primer emperador de una larga dinastía que perviviría hasta el siglo XX.

La reina, venida de Oriente en su suntuosidad, regresó a su reino convertida al Dios de Israel. Inspirada por Dios, la sabiduría de Salomón había convertido a la rica y pagana Reina de Saba.

Una fuente de inspiración para las artes

REINE SABA
Domaine Public

La fascinación ejercida por esta reina ha nutrido la alimentación de muchos artistas durante siglos.

Claude Gellée, conocido como Claudio de Lorena, dejó en su pintura Puerto con el embarque de la Reina de Saba (1648) una representación memorable muy diferente de la de Nicolas Vleughels, Salomón y la Reina de Saba (1728), que evoca el famoso encuentro en un templo ¡de estilo veneciano!

La literatura no se iba a quedar atrás, con La tentación de san Antonio de Flaubert o con Gérard de Nerval. Más cerca de nuestro tiempo, André Malraux escribió su expedición en avión arriesgando su vida en Yemen en 1934 en busca del palacio.

Y no olvidemos la obra de Romain Gary. La música también ha legado composiciones famosas, como el oratorio Salomón de Händel en 1748, que reserva una llegada triunfal para la reina de Saba.

El cine ha asociado para la eternidad a la reina de Saba con la actriz Gina Lollobrigida, junto al actor Yul Brynner en la película del director King Vidor. La leyenda no ha terminado aún de alimentar la imaginación…

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.